¿Dónde merece la pena invertir en renta fija?

  • 30-10-2018

  • 4 minutos

Las políticas de los bancos centrales están condicionando las rentabilidades de la renta fija en los últimos años que, a día de hoy, son muy bajas e incluso negativas.

Un panorama poco alentador que ha provocado que, en las tres primeras semanas de octubre, los fondos de renta fija (incluidos los ETFs) hayan registrado reembolsos de 23.600 millones de dólares a nivel mundial, lo que significa la mayor salida de dinero en este tipo de productos desde diciembre de 2015, según los datos publicados por la consultora TrimTabs.

¿2018 está ofreciendo oportunidades de inversión dentro de la renta fija?

Para responder a esta pregunta, Mark Munro, director de inversiones de crédito de Aberdeen Standard Investments y gestor del fondo Standard Life Total Return Credit, cree que hay que hacer referencia a la situación macroeconómica global. Estamos asistiendo a una desaceleración en el crecimiento tanto en Estados Unidos, como en Europa y los países emergentes.

Quizá esta desaceleración pueda tener un efecto sobre los bancos centrales de algunos países desarrollados, que podrían verse obligados a retrasar el fin de las políticas monetarias extraordinarias. Por lo tanto, desde la gestora británica Aberdeen, sostienen que estamos en un entorno con más retos a nivel económico a los cuáles tendrán que hacer frente los inversores, también los de renta fija, ya que el futuro va a estar marcado por un aumento de la volatilidad.

“En un entorno dominado todavía por bajos tipos de interés, creemos que el crédito corporativo es una buena opción dentro del universo de renta fija. Hay que tener en cuenta que en estos momentos muchos bonos de gobierno están ofreciendo rentabilidades muy bajas y si se confirma nuestro escenario económico, no es muy probable que los tipos de interés vayan a subir mucho más en el medio plazo”.

Mark Munro, director de inversiones de crédito de Aberdeen Standard Investments y gestor del fondo Standard Life Total Return Credit

Los mercados de bonos son cada vez más complicados de comprender y ahora han entrado en una fase de transición dominada por la normalización de la política monetaria, sostienen en la gestora Edmond de Rothschild. Todavía existen algunas oportunidades, pero es necesaria una selección más rigurosa entre todos los instrumentos del mercado de bonos.

“El extenso periodo de incertidumbre política en Italia ciertamente impulsará la volatilidad de los mercados, pero también creará algunas oportunidades. Por esa razón, hemos mantenido la liquidez, para poder aprovechar cualquier oportunidad de compra”.

Guillaume Rigeade, Fund Manager of Edmond de Rothschild Fund Bond Allocation

Para Rigeade, los países periféricos de la Eurozona siguen siendo atractivos, pero solo si seguimos siendo altamente selectivos. Portugal, Grecia y Chipre, por ejemplo, son interesantes ya que podrán beneficiarse del momento de la mejora del impulso económico y la reducción del riesgo político. Los inversores también deberían considerar los bonos europeos indexados a la inflación y los bonos corporativos de alto rendimiento.

Nicolas Chaput, CEO y director de inversiones de ODDO BHF AM, comenta que dentro de la renta fija, han vuelto a posicionarse en bonos convertibles y bonos high yield tras la reciente reducción de la volatilidad y la ampliación de los diferenciales en los bonos de mayor riesgo.

“En cuanto a la deuda pública, mantenemos una opinión negativa, teniendo en cuenta el perfil de riesgo y rentabilidad desfavorable, destacando el caso de Italia, que sigue al borde del precipicio y el aterrizaje de los presupuestos el 15 de octubre podría ser accidentado, ya que los dos líderes populistas mantienen su fuerte discurso populista. Con un diferencial de 250 pb con respecto al bono alemán a diez años, hay más margen de ampliación que de lo contrario. Por ello, ¡reduzcan las posiciones en bonos italianos!”.

Nicolas Chaput, CEO y director de inversiones de ODDO BHF AM

Dadas las expectativas actuales de inflación y la actividad económica, el rendimiento de equilibrio sería significativamente más alto en Europa central que el que estamos experimentando actualmente, bajo el punto de vista de Guido Barthels, Senior Portfolio Manager en Ethenea.

“Los altos niveles de incertidumbre política con respecto al Brexit y al gobierno populista italiano actualmente están manteniendo los rendimientos bajo control. Los bonos y otros bonos soberanos básicos se consideran activos de refugio y, como tales, se negocian con una prima significativa”.

Guido Barthels, Senior Portfolio Manager en Ethenea

Como las «incertidumbres» tienden a no desaparecer de una vez, sino que se desvanecen, la probabilidad de que los rendimientos del Bund se ajusten a su nivel «justo» es pequeña, pero aumentarán, concluye Barthels.

Respecto al crédito, en estos momentos, para el gestor Mark Munro uno de los segmentos en los que ha encontrado más valor en los últimos tres o cuatro meses ha sido el High Yield:

“Dentro del segmento de High Yield, nos gusta más Europa que Estados Unidos, porque los bonos europeos comienzan a tener precios más razonables mientras que los estadounidenses nos siguen pareciendo caros. Además, porque no tenemos que contar con el coste inherente a la cobertura de la divisa”.

Mark Munro, director de inversiones de crédito de Aberdeen Standard Investments y gestor del fondo Standard Life Total Return Credit

Deuda emergente: ¿está atractiva o no?

En lo que respecta a la clase de activos de deuda de mercados emergentes en su conjunto, en Edmond de Rothschild se mantienen cautos. Hay que tener en cuenta que las valoraciones actuales no recompensan el riesgo asumido en muchos de estos países, a pesar de la mejora de factores fundamentales a nivel global.

“Una vez más, se trata de ser selectivo, ya que el mercado ahora es mucho más frágil ahora que hace un año. Las divisas emergentes deberían permanecer volátiles y luego nos centramos en deuda de divisas fuertes”.

Guillaume Rigeade, Fund Manager of Edmond de Rothschild Fund Bond Allocation

Si nos referimos al crédito de países emergentes, Munro apunta a que se va a estabilizar con el paso de los meses. Apunta, además, que el fondo que gestiona, el Total Return Credit, es un fondo idiosincrático. Su estrategia se basa en gran medida en la selección emisión a emisión para encontrar ideas de convicción, así que no están buscando realmente asignar activos a una zona geográfica concreta o una subclase de activos. Lo que busca son ideas de alta convicción cuyo precio no refleje su valor.

Con todo, en estos momentos el país que tiene más exposición en su cartera es Estados Unidos, cuyo peso en el portfolio supera el 30%, Europa (en conjunto), con una exposición de más del 20% del total y, posteriormente el Reino Unido con un 15% de la cartera. En los mercados emergentes, en general, tenemos alrededor de un 10% de los activos gestionados.