¿Dónde merece la pena invertir en renta variable?

  • 15-08-2018

  • 3 minutos

La idea de un crecimiento global sincronizado está perdiendo su encanto progresivamente y esperamos mares agitados en los mercados en un futuro cercano. Aunque no anticipamos ni trastornos serios, ni una recesión en el segundo semestre del año, es probable que la previsión de “predominantemente soleado” pase a ser de “variable con chubascos ocasionales”. Esto es especialmente cierto para la eurozona. La administración del presidente Trump está contribuyendo significativamente a esta situación y no oculta que no le importa ocasionar un impacto negativo al resto del mundo si eso ayuda a Estados Unidos, o al menos a la popularidad del presidente entre su electorado principal. En su fase inicial, esto no solo afectó a China, sino también a Canadá y México.

Sin embargo, la eurozona, y Alemania en particular, también se han situado recientemente en el punto de mira presidencial. Para Europa, este hecho llega en un momento inoportuno. El Brexit, un gobierno populista en Italia, las disputas políticas en Alemania, y una reciente desaceleración moderada del crecimiento que ya están lastrando a la Unión Europea. Y una política monetaria menos acomodaticia del BCE tampoco ayuda a la situación. Esta creciente incertidumbre, donde en especial los acontecimientos en Italia son motivo de preocupación, pronto debería reflejarse en el comportamiento inversor de las compañías europeas. Esperamos que las incertidumbres políticas dentro de las eurozona, y la volatilidad asociada en los mercados de renta variable y de bonos aumenten significativamente antes de que se encuentre una solución constructiva para los conflictos de interés y veamos una creciente calma en los mercados.

China ha estado experimentando una desaceleración en la tasa de crecimiento desde hace algún tiempo. Sin embargo, las incertidumbres relacionadas con su extensión están teniendo un impacto especialmente fuerte en los mercados de capitales. Ya vimos cómo era esto a mediados de 2015 cuando, tras un rally masivo en la primera mitad de año, el principal índice de la bolsa de Shanghai perdió más de un 40% de su valor en unas pocas semanas en vista de la creciente incertidumbre.

La situación en Estados Unidos es bastante diferente. El sentimiento de los consumidores es muy positivo y el desempleo está en mínimos históricos. Los beneficios empresariales están creciendo y el gasto de capital se está incrementando. Se espera un crecimiento anualizado del PIB del 4% para el segundo trimestre. Compartimos las perspectivas optimistas para la economía estadounidense en la segunda mitad del año. La rebaja fiscal implementada por el presidente Trump, el gasto en infraestructura, y un menor carga regulatoria tendrán impacto a corto plazo y compensarán significativamente un limitado conflicto comercio. Esto se debe por ejemplo, al contrario que en Alemania o Japón, el crecimiento americano está impulsado por el consumo privado. Las exportaciones sólo suponen el 14% del PIB.

¿Dónde merece la pena invertir?

En el actual entorno, vemos un potencial limitado para la renta variable europea a nivel de los índices. En consecuencia, en nuestro fondo Ethna-AKTIV hemos reducido significativamente nuestras posiciones en esta área. Por otro lado, hemos incrementado nuestra asignación en la renta variable americana. Además de Estados Unidos, continuamos invirtiendo en renta variable china. En nuestra opinión, la reciente debilidad del precio de las acciones es temporal. El gobierno y el banco central chino cuentan con recursos considerables para intervenir y ya han mostrado en el pasado su compromiso para utilizarlos para mantener el crecimiento y estabilizar el sistema financiero.

A nivel de las acciones individuales, en Europa todavía hay compañías que están bien gestionadas, respaldadas por un sólido modelo de negocio, y que cuentan con unas buenas cifras financieras. En nuestra opinión, algunas de estas empresas tienen sólidas valoraciones. En consecuencia, dentro de Ethna-DYNAMISCH, todavía tenemos una amplia gama de compañías europeas en cartera que planeamos mantener en el futuro cercano.