¿Dónde podemos encontrar oportunidades de inversión?

  • 22-08-2018

  • 3 minutos

En EEUU el QE ha favorecido a todas las clases de activos

El QE ha hecho subir los precios de todas las clases de activos. La gestión activa y con foco en la protección de capital cobra aún más importancia en este entorno.

Se prevé que la reforma fiscal estimule el crecimiento de la economía estadounidense en 2018 y 2019 gracias al aumento del consumo y del gasto empresarial. El PIB podría crecer este año en torno al 3%.

El aumento del gasto en tecnología, equipos e instalaciones indicaría que las empresas del S&P 500 no han alcanzado aún su nivel más alto en lo que respecta al crecimiento de los beneficios. Además, podría continuar contribuyendo al crecimiento de la economía estadounidense, que se encuentra ya en su décimo año de expansión. Junto al aumento del gasto, el sólido mercado laboral, el aumento de los beneficios empresariales y la favorable producción industrial indican también que la economía podría continuar creciendo este año y posiblemente los siguientes.

Las valoraciones se acercan a sus niveles máximos en varias clases de activo. Pero un análisis más exhaustivo de las medias del mercado revela oportunidades de inversión para aquellos inversores que aplican un enfoque selectivo.

La renta variable europea resulta atractiva desde la perspectiva de las valoraciones

Tras registrar una aceleración en la segunda mitad de 2017, el índice PMI de la eurozona se ralentizó en la primera mitad de 2018. Todas las principales economías de la región se vieron afectadas, especialmente Francia e Italia. Las causas podemos encontrarlas en las malas condiciones meteorológicas, el fortalecimiento del euro y la ralentización de la actividad industrial en China.

No es sorprendente ver como los mercados de renta variable europea se han debilitado en el primer trimestre como respuesta a las preocupaciones sobre la actividad económica de la región, aunque después se han recuperado en el segundo trimestre en términos de euro. Pero la reacción de los mercados de renta variable a la ralentización de la eurozona ha sido exagerada. Las valoraciones europeas continúan siendo atractivas y, en lo que respecta al ratio precio-beneficio ajustado en función del ciclo, Estados Unidos resulta más caro que Europa. En la mayoría de los sectores del mercado europeo, las valoraciones son inferiores a sus medias a largo plazo.

Si el crecimiento se mantiene estable durante lo que queda de año y continúa la orientación expansiva de la política monetaria y la debilidad del euro, los mercados europeos tienen margen para registrar nuevas ganancias.

Los beneficios de las empresas japonesas continúan en la senda del crecimiento

Las cosas van bien para las empresas japonesas. Durante el año fiscal que finaliza en marzo, la industria japonesa registró un sólido crecimiento de los beneficios, gracias en gran medida a la recuperación de la economía mundial. También contribuyó a ello la estabilidad relativa del yen frente al dólar. Aun así, muchas empresas continúan siendo muy conservadoras en su previsión de beneficios, lo que se debe en gran medida a la presencia de ciertos riesgos.

Entre ellos destacan los conflictos comerciales y la inestabilidad política en Europa. La subida de los tipos de interés en Estados Unidos también podría afectar a los mercados emergentes, y también hay que tener en cuenta la inestabilidad política en el país. Cualquiera de estos riesgos podría impulsar el sentimiento de aversión al riesgo y hacer subir al yen, considerado divisa refugio. Dicho esto, las empresas se mostraron igualmente cautas en sus previsiones el año pasado y acabaron registrando un sólido crecimiento de sus beneficios. Esta situación podría repetirse, ante el crecimiento de las economías japonesa y mundial y la mejora de la rentabilidad.