Economía en alerta: las curvas de rendimiento de EEUU y Reino Unido, invirtiéndose

  • 20-08-2019

  • 2 minutos

La curva de rendimiento ha sido un elemento de predicción fiable de las recesiones de EE.UU. en las últimas cuatro décadas. Con una sola excepción, cada vez que la curva de rendimiento se ha invertido, la economía de EE.UU. ha entrado en recesión en un plazo de 18 meses.

El hecho de que la curva se invierta puede indicar que, en el mejor de los casos, los inversores esperan que la economía se ralentice, en el peor de los casos indica que la recesión podría estar en camino.

La curva se ha invertido en EE.UU. y está a punto de hacerlo en Reino Unido. La curva de EE.UU. es un indicador fiable de la recesión, mientras que la del Reino Unido lo es menos. Sin embargo, si Estados Unidos entra en recesión, será difícil que otros países no sigan el mismo camino, dada su importancia como motor de la economía mundial. Así que la doble señal es importante. Normalmente hay un desfase de aproximadamente un año entre la inversión y la recesión, por lo que las curvas son una señal de problemas para 2020.

Dicho esto, Reino Unido tiene suficientes problemas a corto plazo, ya que ha experimentado una contracción de su economía en el segundo trimestre de 2019 y se enfrenta a la perspectiva de un Brexit sin acuerdo en el cuarto trimestre de 2019.

La curva de rendimiento está indicando que cualquier repunte en el crecimiento de Reino Unido posterior al Brexit es probable que sea de corta duración, lo que hace pensar en la estrategia de las elecciones generales del gobierno y en el Banco de Inglaterra, que sigue insinuando un aumento de los tipos.

El siguiente gráfico muestra la diferencia entre el rendimiento de la deuda pública a 2 y 10 años en EE.UU. y Reino Unido, lo que crea la curva de rendimiento. Las cifras que se muestran son de final de sesión. La curva de rendimiento de Reino Unido se invirtió durante el 14 de agosto de 2019.

Curva de rendimiento de EE.UU. y el Reino Unido

Fuente: Schroders. Datos de Refinitiv sobre los rendimientos de los bonos a 2 y 10 años de EE.UU. y Reino Unido son correctos a 14 de agosto de 2019. Las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras.