Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Economía circular: ¿oportunidad de inversión?

  • 14-02-2020

  • 4 minutos

La economía circular, es regenerativa, en contraste con la economía lineal. La primera se basa en tres principios: diseñar residuos y contaminación, mantener productos y materiales en uso, y regenerar sistemas naturales, la segunda, en otros tres muy diferentes: adquirir- usar- eliminar. 

Se estima que la economía circular presente una oportunidad multimillonaria, al tiempo que aborda cuestiones mundiales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. Conocemos de la mano de Anna Tari, fundadora del Circular Economy Club y las gestoras BlackRock, La Française AM y RobecoSAM las perspectivas, oportunidades y propuestas de inversión de esta creciente tendencia.

economía circular

Anna Tari, Circular Economy Club

La economía circular se define como una alternativa a la economía lineal actual. En un modelo lineal, los recursos se extraen, fabrican y producen, se transportan al consumidor para su uso y luego se eliminan en forma de desechos. La alternativa circular aborda estos desafíos ambientales al ser un sistema de «ciclo cerrado». En una economía circular, los sistemas y productos están diseñados para eliminar el concepto de desperdicio, permitiendo la recuperación y reutilización de todos los materiales al mayor valor posible en todo momento.

Los inversores pueden apreciar el potencial de este modelo sabiendo que aproximadamente el 80% de los 3.2 billones de dólares de materiales utilizados anualmente por la industria de bienes de rápido consumo no se recupera (McKinsey, 2014). Estos materiales son un stock valioso que puede ser una fuente de valor si se reutilizara. Del mismo modo, este modelo brinda la oportunidad de invertir en nuevos biomateriales, diseño modular, nuevas tecnologías que permitan la trazabilidad de productos, así como invertir en nuevos modelos de negocio como el alquiler y las suscripciones. Todas estas soluciones circulares revelan un amplio abanico de oportunidades de generar valor.

Equipo de BlackRock

Como ya conocimos el pasado mes de noviembre, BlackRock lanzó BGF Circular Economy, en colaboración con la Fundación Ellen MacArthur. Esta fundación proporciona a BlackRock conocimientos especializados y orientación sobre los principios y prácticas de la economía circular, que BlackRock utiliza para sustentar la metodología de inversión del fondo.

El BGF Circular Economy invierte en acciones de empresas que se benefician de la economía circular y/o contribuyen al avance de la economía circular, excluyendo las inversiones en el sector del carbón y en los productores de petróleo y gas. Las empresas incluidas abarcan tres categorías:

  • Adoptantes: Empresas que están adoptando los principios de una economía circular en sus operaciones comerciales (por ejemplo, diseñando productos fácilmente reparables o utilizando más materiales reciclados), de una manera que tenga un impacto significativo y positivo en el valor de la empresa. Esto incluye a las empresas que ya han adoptado enfoques significativos de economía circular, así como a las que tienen una trayectoria significativa para hacerlo a lo largo del tiempo.
  • Habilitadores: Empresas que ofrecen soluciones innovadoras que permiten a otros convertirse en circulares (por ejemplo, ofreciendo plataformas de intercambio) o de reventa, o tecnologías innovadoras de clasificación y reciclaje.
  • Beneficiarios: Empresas que se benefician de la transición a una economía circular (por ejemplo, empresas que verán un aumento de la demanda de sus productos como resultado de la transición de ciertos plásticos difíciles de reciclar).

Nina Lagron, La Française AM

Invertir en empresas que adopten medidas firmes para promover la economía circular puede ser una opción que dé resultados a largo plazo. La economía circular cuenta con perspectivas de crecimiento favorables, ya que consumidores y reguladores de todo el mundo son cada vez más conscientes de las repercusiones ecológicas y económicas del modelo de economía lineal (eliminación de desechos y escasez de recursos) y esperan que las empresas adopten medidas inmediatas. Esto crea un clima favorable para la industria que no sólo crece más rápido que las basadas en el modelo de economía lineal, sino que también se beneficia de una ventaja de precio, ya que básicamente están utilizando «desechos» como input.

Nina Lagron, Head of Large Cap Equities

Un ejemplo de oportunidad de inversión en economía circular que destacan desde nuestros equipos de inversión y ESG totalmente integrados es la empresa noruega TOMRA. Esta compañía es líder mundial en soluciones de clasificación y reciclaje de botellas y latas de plástico. Cada año TOMRA facilita la recogida de más de 40.000 millones de latas y botellas vacías y proporciona a los consumidores minoristas y otros clientes una forma eficaz y eficiente de recoger, clasificar y procesar estos envases. Uno de sus clientes es Heineken -otra compañía en la que invertimos- la segunda cervecera más grande del mundo, que también es líder en materia de reciclaje, ya que tiene una tasa de reciclaje del 97% para coproductos, envases y residuos industriales. 

Holger Frey, RobecoSAM

El argumento para un cambio hacia la economía circular es claro: los humanos consumen más bienes y servicios de lo que es sostenible. Una estimación fiable afirma que el modelo de economía lineal consume recursos finitos a 1,75 veces la capacidad regenerativa anual del planeta. Las deficiencias del modelo lineal, a menudo resumidas como «adquirir-utilizar-tirar», se ven amplificadas por el creciente aumento global de las clases medias.

Holger Frey, Senior Portfolio Manager RobecoSAM Circular Economy Equities strategy

Desafíos como este también crean oportunidades. Los beneficios de asignar capital hacia un modelo de economía circular significa participar en un mercado con un valor estimado de USD 4.5 billones para 2030. Las fuerzas que impulsan esta transición incluyen una mayor concienciación del consumidor con la sostenibilidad, fortalecer la regulación, y la incorporación de nuevas empresas a la carrera para liderar productos y servicios circulares.

Se espera que el Plan de Acción de la Economía Circular de la Comisión Europea, que se presentará en marzo, intensifique significativamente las medidas para desacoplar el crecimiento de los recursos finitos. Del mismo modo, un proyecto de ley del gobierno alemán dirigido a restringir la destrucción del producto devuelto a los comercios minoristas online, es una muestra de ese inminente cambio.

Sin embargo, la circularidad no se limita al desperdicio. También se trata de preservar el valor. Tomando el ejemplo de los dispositivos electrónicos, el diseño modular podría aumentar la facilidad de desmontaje de productos y reutilización de componentes, para retener hasta el 90% del valor original del producto.

La estrategia RobecoSAM Circular Economy Equities ofrece a los inversores una oportunidad única de beneficiarse de esta historia de crecimiento, todavía incipiente, al invertir en empresas que crean valor en la cadena y están facilitando el cambio hacia un futuro más sostenible.