Economía Digital: 30 años del World Wide Web

  • 12-03-2019

  • 2 minutos

Hoy 12 de marzo se cumplen 30 años desde que Tim Berners-Lee propuso por primera vez una nueva forma de conectar y compartir información a través de Internet, creando el World Wide Web. Este hito sobre la manera de interactuar de las personas ha cambiado casi todas las facetas vitales y laborales, haciendo más fácil el acceso a la información, a los productos y -potencialmente- incluso al amor.

Esta efeméride refuerza el hecho de que hay toda una generación -los millennials- que ha crecido con Internet. Esta generación de nativos digitales ha enseñado a sus padres y a sus abuelos, por lo que los millennials y los baby boomers tienden a realizar casi el mismo número de transacciones online al año, 15 en ambos casos, según los datos del informe Global Online Consumer Report 2017, de KPMG.

Fuente: Haver Analytics, Bureau of Labor Statistics, Morgan Stanley Wealth Management GIC. Los datos son el gasto medio de los consumidores americanos en dólares nominales entre 1984 y 2014. Los últimos datos disponibles están actualizados a marzo de 2019.

Sin embargo, esta generación más joven se aproxima ahora a los que serán los años en que gasten más, y el importe de su consumo discrecional (que se realiza a través de canales digitales) no hará sino aumentar a medida que se incremente su renta disponible.

¿Qué supone esto para los inversores?

Este cambio demográfico y tecnológico es probable que tenga implicaciones significativas en la forma en que las compañías interactúan con unos consumidores cada vez más conectados. Pensamos que pueden ser una oportunidad de inversión las empresas que operan a través de toda la experiencia del cliente online, desde el descubrimiento inicial de productos y servicios de los clientes, hasta la decisión de compra, y posteriormente el pago final y la entrega.

También nos gustan los ‘faciltadores de datos’, compañías que proporcionan tecnología o servicios que ayudan a otros negocios a gestionar su transformación digital. Llamamos a estas etapas intangibles de la experiencia del usuario las 4 D (por sus siglas en inglés): descubrimiento, toma de decisiones, entrega y facilitadores de datos.

Perspectivas

Dada la rápida y amplia adopción de Internet en los últimos 30 años, desde que fue concebida la World Wide Web (casi mil millones de nuevos usuarios entre 2013 y 2017, según Bain), y la proliferación del acceso a los smartphones en los últimos años, es fácil asumir que todas las personas tienen acceso a Internet. Sin embargo, es probable que continuemos viendo un número significativo de nuevos usuarios en los mercados en desarrollo.

Bain también estima que, de los principales países que probablemente cuenten próximamente con mil millones de usuarios de Internet, estos países tendrán poblaciones que crecen, fuerte crecimiento del PIB, una floreciente clase media, una mejora de la cobertura 4G y con un descenso de los precios de Internet y de los smartphones, lo que podría ser un catalizador para las compañías que estén preparadas y hayan hecho evolucionar sus modelos de negocio en línea con las cambiantes preferencias de los consumidores.

Por tanto, además de que los consumidores de los países desarrollados vayan a alcanzar el máximo gasto, es probable que exista una base de consumidores potenciales más amplia en los próximos años, lo que permitirá que incluso más personas tomen decisiones de compra informadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.