Economía mundial inestable- Informe de junio 2019 Shroders

  • 06-06-2019

  • 3 minutos

Actualización de previsiones: una economía mundial inestable 

El recrudecimiento de las tensiones comerciales y el incremento de los precios del petróleo nos han llevado a orientar en mayor medida nuestras previsiones hacia un escenario de estanflación en 2019, si bien se espera que los bancos centrales flexibilicen las políticas monetarias a medida que se centren en apuntalar el crecimiento mientras la inflación se mantenga en cotas reducidas.

Desde Schroders, nuestra proyección para el crecimiento del PIB mundial en 2019 se mantiene sin cambios en 2.8%, pero hemos recortado nuestra proyección para 2020 a 2.6% (anteriormente 2.7%). Aunque sin cambios, el pronóstico global para este año contiene mejoras a los EEUU y Japón, que se compensan con las rebajas en la zona euro y los mercados emergentes. En 2020, la cautela es general, con un recorte en el crecimiento de EEUU a 1,5% y China a 6% (ambos 0,1% más débiles).

Gráfico de actividad global

grafcio schroders
Fuente: Informe junio 2019 Schroders

Con una tasa de crecimiento subyacente relativamente reducida, la economía mundial es vulnerable a los envites, y nuestro análisis de las distintas hipótesis contempla una orientación a la baja de los riesgos: el más notorio es una posible recesión en EEUU en 2020 o una acentuación de las guerras comerciales

Europa: empiezan a surgir brotes verdes en un entorno difícil

A principios de año, y después del segundo semestre de 2018, los débiles datos habían avivado los temores de que la eurozona había caído en una recesión. Las acciones europeas no solo estuvieron a precio de recesión, sino que se temía una potencial crisis financiera en enero. Desde entonces, el sentimiento se ha ido recuperando lentamente junto con los datos. El pesimismo era claramente exagerado.

El crecimiento europeo ha repuntado gracias a que numerosos obstáculos temporales se han disipado en gran medida. No obstante, la demanda externa sigue mostrando debilidad y, conforme se intensifica la guerra comercial entre EEUU y China, la situación podría empeorar aún más. Por tanto, hemos rebajado nuestras perspectivas de crecimiento de cara a 2019 para la zona euro, pero también hemos aumentado ligeramente aquellas relativas a la inflación en vista de los precios del petróleo. 

Gráfico de recuperación del PIB en la UE

grafico schroders
Fuente: Informe junio 2019 Schroders

Hemos revisado al alza las previsiones de crecimiento para el Reino Unido gracias a la acumulación de existencias antes del Brexit, que ha inflado de forma artificial los datos sobre el crecimiento. No obstante, el retraso del Brexit hasta —posiblemente — octubre, conlleva que las empresas mantendrán la prudencia. Entretanto, el riesgo de que se produzca un Brexit sin acuerdo es elevado después de la dimisión de Theresa May y la posibilidad de que su sustituto se muestre a favor de un Brexit «duro». 

¿Una política monetaria más flexible durante más tiempo en los mercados emergentes? 

Los precios más altos del petróleo y las renovadas tensiones comerciales ven en gran medida revisiones negativas a nuestras previsiones de mercados emergentes (EM) este trimestre, aunque hay pocos cambios dramáticos. Los factores idiosincrásicos también están en juego, y en algunos casos sirven para contrarrestar la mayor inflación que implica el aumento del precio del petróleo, aunque para China la propagación doméstica de la gripe porcina africana agrava aún más el problema.

Vemos un poco más de margen para la reducción de la tasa de interés, o al menos menos presión para el aumento de la escala, en partes de EM como resultado de esos factores idiosincrásicos. En consecuencia, ahora pronosticamos caminos más moderados para la política monetaria en Rusia, India y Brasil.

Tabla resumen de previsión de crecimiento e inflación

Fuente: Informe junio 2019 Schroders

En ciertos países de los mercados emergentes, observamos un ligero margen para flexibilizar las políticas monetarias o, al menos, una menor presión para endurecerlas. 

Dilema en Japón: ¿subir los tipos o no? 

Los temores de una recesión en Japón se han elevado a raíz de la baja de la evaluación de la economía. Esto ha llevado a los inversores a dudar de si el próximo aumento del IVA, también conocido como el «impuesto al consumo», seguirá adelante. Los responsables de las políticas también han expresado su preocupación por la resistencia de la economía japonesa. El aumento planificado del IVA, del 8% al 10%, se ha pospuesto dos veces antes debido a las preocupaciones sobre el impacto perjudicial que tendrá en la economía japonesa.

Gráfico de confianza del consumidor japonés

grafico Schroders
Fuente: Informe junio 2019 Schroders

Advertimos que los inversores deberían actuar con precaución después de un primer trimestre sorprendentemente sólido en vez de fijarse en los componentes del crecimiento. 

El empeoramiento de los fundamentales del consumo y los continuos obstáculos externos nos llevan a rebajar las perspectivas de crecimiento para el resto de 2019, si bien revisamos al alza de forma automática el crecimiento interanual de 2019 hasta el 0,9% ante un crecimiento del primer trimestre que superó nuestras expectativas. De cara a 2020, revisamos a la baja nuestras perspectivas de crecimiento interanual hasta el 0,2% debido al recrudecimiento de la guerra comercial y a las expectativas de aumento de los precios del petróleo. 

Seguimos pensando que la aplicación de la subida del IVA seguirá adelante, pero prevemos que el BoJ se mantendrá a la espera.