¿Está el BCE ganando tiempo?

  • 25-01-2019

  • 2 minutos

Ayer el BCE no tocó los tipos de interés y seguirá reinvirtiendo los títulos que vayan venciendo ‘durante un periodo prolongado tras la fecha en la que comiencen a subir los tipos oficiales’, una subida potencial que no se producirá hasta ‘bien entrado el verano de 2019’.

En la conferencia de prensa posterior, el presidente Draghi abordó los riesgos bajistas para las perspectivas de crecimiento, lo que supone un cambio importante frente al ‘equilibrio’ que apreciaba anteriormente. Los posibles efectos en la política monetaria de este cambio en el análisis no se anunciaron, aunque aparentemente algunos responsables de la entidad hicieron alusión a una nueva ronda de operaciones específicas de refinanciación a largo plazo (TLTRO), un indicio bastante claro de que podemos esperar un anuncio oficial en este sentido en la reunión de marzo, cuando las nuevas predicciones de la entidad probablemente confirmarán los mayores riesgos bajistas.

Draghi confirmó que el BCE se va a dar más tiempo a efectos de evaluar los riesgos para el crecimiento.

Draghi confirmó que el BCE se va a dar más tiempo a efectos de evaluar los riesgos para el crecimiento. Cuando se le preguntó por las repercusiones de los tipos negativos, sugirió que los efectos perjudiciales sobre los márgenes de intermediación de los bancos se compensaban con otros efectos positivos y que, por tanto, no había argumentos de peso para esa subida ‘técnica’ puntual de los tipos que se debatió durante las últimas semanas en el mercado, aunque también dejó la cuestión abierta para más adelante.

La reacción del mercado a todo lo anterior no fue dramática y estuvo más o menos en sintonía con lo que los inversores habían pronosticado durante las últimas semanas, a saber, un Draghi bastante dispuesto a mantener la expansión monetaria ante el aumento de los riesgos para el crecimiento en la zona euro y en todo el mundo. Los Bund mantuvieron la tendencia mostrada desde la mañana y se movieron con ligeras alzas en los precios/descensos en los rendimientos y el euro cayó ligeramente, mientras que las bolsas europeas deshicieron los avances previos.