El BCE pone fin al QE: reacción de las gestoras

  • 14-12-2018

  • 5 minutos

La última reunión del año del Banco Central Europeo ha traído pocas novedades. Mario Draghi, presidente del BCE, dejará en los próximos días (19 de diciembre) de comprar deuda bajo el paraguas del programa QE, aunque reinvertirá los bonos que venzan “durante un periodo prolongado tras la fecha en la que comience a subir los tipos de interés oficiales del BCE y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorable y un amplio grado de acomodación monetaria”.

El BCE ha reducido sus pronósticos de inflación y crecimiento del PIB para la zona euro en 2019 a 1.6% y 1.7% respectivamente. Además, al describir algunos de los riesgos para la economía del bloque de la moneda única, el presidente Mario Draghi señaló durante la conferencia de prensa que estos incluyen la amenaza del proteccionismo, la volatilidad de los mercados financieros y los riesgos geopolíticos.

El crecimiento económico en la eurozona se ha desacelerado en un contexto de deterioro de las condiciones comerciales, el endurecimiento de las condiciones financieras y el creciente riesgo político en algunas áreas.

“Creemos que el BCE mantendrá un enfoque cauteloso y medido para eliminar su postura de política monetaria flexible”.

Marilyn Watson, responsable de estrategia global de renta fija de BlackRock

Desde Aberdeen Standard Investments creen que la reunión deja grandes preguntas sin contestar sobre cómo va a responder el BCE si los datos siguen debilitánose. Todo lo que hemos visto es que la reacción será lenta.

“El BCE siempre ha sido lento para flexibilizar y rápido para endurecer su política monetaria. El señor Draghi sabe que solo puede ganar el apoyo del Consejo de Gobierno para actuar una vez que la situación económica se haya agravado bastante. Por ahora estamos un poco lejos de esa situación y, además, la influencia de Draghi se irá reduciendo gradualmente a medida que su salida del BCE se acerque en octubre del próximo año. La única opción real que le queda a Draghi, en caso de que la economía empeore, es modificar el lenguaje del banco sobre la política futura”.

Paul Diggle, economista senior de Aberdeen Standard Investments

Valentin Bissat, Economista Senior y Estratega de Inversión en Mirabaud Asset Management, espera que el Banco Central Europeo suba los tipos de interés por primera vez en ocho años durante el cuarto trimestre de 2019. Otras cuestiones que Mario Draghi mencionó es que el QE era “el único motor de la recuperación en cierta zona del euro“. Una declaración contundente que sin duda exige la continuidad de la política monetaria acomodaticia, según afirma Bissat.

“El BCE sigue el camino marcado en su momento por la Reserva Federal, reforzando su orientación hacia el futuro y garantizando una política monetaria muy acomodaticia hasta al menos 2020. El BCE mantendrá el volumen de sus compras netas acumuladas en cada programa de la APP, mientras que la asignación de las compras públicas seguirá dependiendo de la contribución de cada país a la clave de capital del BCE. Es probable que el tema de la liquidez se discuta en la próxima reunión de política monetaria”.

Valentin Bissat, Economista Senior y Estratega de Inversión en Mirabaud AM

Continúa la confianza pero con un aumento de la precaución

Este sería el titular a destacar para Fidelity International. La gestora señala que el tono de la conferencia de prensa del BCE ha sido un tanto moderado, con Draghi reconociendo unos datos económicos más débiles aunque enfatizando que los riesgos se mantienen en general equilibrados. Esta creciente precaución viene motivada por la mayor incertidumbre general, incluidos riesgos geopolíticos como pueden ser las tensiones comerciales.

“La decisión de detener la relajación cuantitativa es claramente un hito clave en el largo camino del BCE hacia la normalización de su política. Es más, en el proceso seguido hasta este punto, el BCE ha logrado evitar las “rabietas” y otras disrupciones del mercado gracias a una hábil navegación por un difícil entorno económico”.

Anna Stupnytska, Economista Global de Fidelity International

Por supuesto, queda por ver qué efecto tendrá (si lo tiene) el alto en las compras de activos, y qué otras herramientas podría tener que emplear el BCE si la debilidad económica continúa en 2019, advierte Stupnytska. Pero, por el momento, Mario Draghi puede respirar con cierto alivio: la relajación cuantitativa ha terminado y los mercados no han entrado en pánico.”

Sin duda, la pequeña sorpresa vino de la actualización de las previsiones, en general muy modestas, y así lo piensan en Groupama Asset ManagementMario Draghi reconoció que los datos recientes habían resultado más débiles de lo esperado y también insistió en la existencia de factores específicos (por país y/o sectores) que afectaron la actividad de manera transitoria (en la declaración general) pero dicho eso en la sesión de Q&A, el presidente también hizo alusión a la normalización del crecimiento después de que probablemente haya alcanzado su punto máximo a fines del año pasado. Es bastante difícil en este punto evaluar la parte ligada a factores transitorios y la parte ligada a la normalización del crecimiento para justificar la pérdida de impulso observado este año.

Al leer los comentarios de Mario Draghi, nuestro análisis tendería a sugerir que esta normalización del crecimiento ha llegado más rápido de lo esperado, y que el nuevo ritmo de crecimiento después del rebote una vez que los factores transitorios han desaparecido sería menor de lo que muestra las previsiones actualizadas de ayer”.

Maryse Pogodzinski, Economista de Groupama AM

En otras palabras, incluso si el balance de riesgos permanece “globalmente equilibrado” (“se está moviendo a la baja”), lo que significa que Mario Draghi ya sabe que las previsiones de crecimiento para 2019 y probablemente para 2020 son demasiado elevadas, concluye Maryse Pogodzinski.

Inflación

El BCE pone toda su energía en ello, pero la inflación no se acerca francamente al objetivo que ha definido (2%). ¿Podemos decir, como Mario Draghi, que la relajación cuantitativa ha funcionado correctamente? se preguntan los expertos de Ostrum AM, afiliada de Natixis IM:

“Sí, probablemente en la actividad. La caída de todas las tasas de interés ha modificado la compensación intertemporal por parte de los consumidores, favoreciendo los gastos directos en detrimento de los gastos a futuro”.

Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM

En línea con una descripción bastante favorable de la economía doméstica y los efectos positivos sobre el crecimiento de los salarios gracias a la mejora significativa del mercado laboral, el BCE sigue confiando en la trayectoria de la inflación.

“Se podría haber esperado una revisión más significativa de la inflación en 2019 debido a la caída del precio del petróleo, pero los datos sobre el nivel del Brent se recopilaron a mediados de noviembre, por lo que esto no tiene en cuenta toda la reciente bajada. En general, no hay duda, a priori, sobre la trayectoria de la inflación e incluso de la evaluación de los riesgos a través de un balance como para el crecimiento. Como ya se indicó tras el Consejo de octubre (“no debe confundirse con el mensaje del BCE: el crecimiento”), el tema ya no es la inflación sino el crecimiento”.

Maryse Pogodzinski, Economista de Groupama AM

“El Banco Central Europeo tiene intención de empezar a subir los tipos en 2019. Se requiere hacer equilibrismo para gestionar la situación económica y no suscitar ninguna esperanza de nuevos retrasos en las subidas de los tipos de interés. El presidente del BCE, Mario Draghi, no lo tuvo fácil en su conferencia de prensa, especialmente porque sabe que la inflación subyacente de los precios al consumo va subiendo y le deja sin argumentos”.

Hans-Jörg Naumer, Global Head of Capital Markets & Thematic Research de Allianz GI