El BCE se reúne el próximo 7 de Marzo, ¿qué se espera?

  • 06-03-2019

  • 6 minutos

Franck Dixmier, Director global de renta fija de Allianz GI

Los cambios en la economía de la zona euro han aumentado las expectativas de que el banco central será más preciso sobre las causas de la desaceleración en su próxima reunión. Creemos que el BCE continuará demorando las subidas de tipos y al mismo tiempo anunciará un nuevo programa de liquidez para los bancos.

Esperamos que el BCE actualice sus pronósticos de crecimiento e inflación

En el contexto del deterioro de las perspectivas económicas de la zona euro y la caída de las expectativas de inflación, los mercados están muy centrados ya que el Banco Central Europeo el 7 de marzo. Esperamos que el BCE actualice sus pronósticos de crecimiento e inflación, dado que, en su reunión de enero, los miembros del BCE reconocieron la desaceleración aunque cuestionaban su duración y los impactos a medio plazo. Además, el acta de esta reunión mostró que al BCE le resultó difícil llegar incluso a esta conclusión incierta.

Esta vez, esperamos que el banco central proporcione un análisis más preciso sobre el impacto de la desaceleración en las perspectivas a medio plazo de la zona euro y la probabilidad de un repunte en la segunda mitad del año. También será interesante observar el análisis del BCE sobre las causas de esta desaceleración: ¿son específicas de ciertos sectores o países europeos, o están más generalmente vinculadas a la incertidumbre global?

¿Habrá un nuevo programa de liquidez?

El otro tema principal de la reunión del 7 de marzo será probablemente la idea de un nuevo programa de liquidez. Los aproximadamente 380.000 millones de euros en operaciones de financiación a largo plazo (TLTRO), préstamos baratos que el BCE otorgó a los bancos, vencerán en junio de 2020.

El BCE no parecía tener prisa por discutir un posible nuevo plan de liquidez en enero, pero las declaraciones recientes de Benoit Coeuré y Peter Praet, ambos miembros de la Junta Ejecutiva del BCE, son una señal de que es probable que se produzcan nuevos avances. Sin un nuevo programa de liquidez en marcha, los reembolsos de TLTRO en 2020 tendrían un impacto negativo en el balance del BCE y conducirían a un ajuste significativo de las condiciones monetarias. Esto no sería apropiado en el contexto actual de una desaceleración económica. Por lo tanto, creemos que el 7 de marzo, el BCE anunciará el lanzamiento de un nuevo programa, mientras espera hasta una reunión futura para explicar los detalles técnicos.

Confianza en una primera subida de tipos en 2020

Los inversores deberían tener más confianza en que se producirá una primera subida de tipos en 2020, dadas las recientes revisiones a la baja de las perspectivas de crecimiento de la zona euro. Los mercados cuentan con este calendario, y las actas de la reunión de enero muestran que el BCE parece bastante cómodo con estas expectativas. La comunicación de una nueva facilidad de liquidez también debería tener un impacto positivo en los diferenciales de renta fija en los países periféricos, especialmente Italia y España.


François Rimeu, estratega senior de La Française AM

El BCE celebrará su próxima conferencia de prensa mañana 7 de marzo. Desde su última reunión de política monetaria, los datos han seguido siendo débiles (aunque últimamente han sido más robusto, como el dato de PMI), la inflación subyacente no ha repuntado y persiste el riesgo político. ¿Qué podemos esperar entonces de esta reunión?

Recorte de las perspectivas de crecimiento e inflación

Las previsiones de crecimiento del BCE para 2019 y 2020 siguen siendo del 1,7%. Sin embargo, esperamos que el organismo revise a la baja estas cifras hasta el 1,4% en 2019 y el 1,6% en 2020. Esto es algo que el mercado ha descontado en general y no debería tener un impacto significativo. El BCE también debería revisar sus previsiones de inflación para este año al 1,5%, frente al 1,6% anterior, y de inflación subyacente al 1,3%, frente al 1,4%.

TLTRO

Varios portavoces del BCE han hablado de TLTRO, incluyendo el Sr. Coeuré. Creemos que es demasiado pronto para que el BCE anuncie un nuevo TLTRO, pero al menos deberían reconocer el hecho de que se trata de una opción y que se podrían comunicar detalles más adelante. En este sentido, podrían hacer un anuncio formal en abril.

Orientación de expectativas:

Se ha especulado con que el BCE podría prolongar el tiempo que espera que los tipos se mantengan sin cambios, desde «durante el verano» hasta finales de 2019. Sin embargo, no creemos que éste sea el caso; su “forward guidance” debería permanecer inalterada.

Concluyendo, no esperamos que esta reunión del BCE tenga consecuencias importantes en los mercados.

Juan Ramón Casanovas, Head of Private Portfolio Management, Bank Degroof Petercam

Mañana jueves se celebrará la segunda reunión del BCE del año. La posibilidad de que el organismo presidido por Mario Draghi suba tipos se ha ido alejando en el tiempo, y aunque aún no es del todo descartable, cada vez es más reducida la probabilidad de que se produzca durante este año. Este retraso se debe básicamente al menor crecimiento económico que está registrando la eurozona.

De hecho, el mismo BCE ha recortado sus perspectivas de crecimiento, algo que podría volver a repetirse en esta o en próximas reuniones. Además, hay que tener en cuenta que unas horas antes de la reunión, se publicará el dato de PIB del cuarto trimestre de la eurozona, para el que se espera un 1,2% de crecimiento, frente al 1,6% anterior.

¿Habrá un nuevo TLTRO?

Una vez más, la atención de la reunión de este jueves se centrará en el discurso de Draghi. Apostamos por un discurso de tono más cauto. Las noticias macroeconómicas publicadas en las últimas semanas apuntan en este sentido. Los bajos niveles de inflación, unidos a la revisión a la baja en el crecimiento esperado, indica que el BCE podría estar preparando el terreno para un posible anuncio de un nuevo TLTRO en próximas reuniones.

Un nuevo TLTRO ayudaría a evitar una fuerte subida de los costes de financiación de los bancos y permitiría que se continúe inyectando crédito mitigando los miedos a una posible recesión. Esta nueva ronda de barra libre para los bancos debería ser más modesta y más corta que la actual, para así permitir que reduzcan su dependencia a una financiación barata. Los países más beneficiados serían Italia y España, que podrían ver cómo bajan sus primas de riesgo.

Incertidumbre sobre el impacto que tendrá el Brexit

Una de las razones para que el anuncio de una nueva TLTRO se produzca en el mes de abril es la incertidumbre sobre el impacto que tendrá el Brexit, cuya fecha prevista es el 29 de marzo. Los últimos acontecimientos parecen indicar que Theresa May ha ofrecido al Parlamento británico la posibilidad de retrasar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El 12 de marzo los diputados valorarán el acuerdo negociado con la UE y, si vuelven a rechazarlo, el día 14 votarán si quieren una prorroga corta y limitada. Parece necesario que Draghi haga alguna referencia a todo esto en su discurso de mañana.

Paul Diggle, economista senior de Aberdeen SI

Es probable que esta semana el BCE vuelva a reducir sus previsiones de crecimiento económico y de inflación, y que vuelva a sugerir un nuevo programa de liquidez para los bancos comerciales. Ya están luchando para mantener el ritmo con la actual realidad económica.

El BCE mantiene actualmente un conjunto de previsiones de crecimiento e inflación que están muy por encima del consenso del mercado, que superan las expectativas de la Comisión Europea y, sin duda, muy por encima de nuestras propias previsiones. En consecuencia, los inversores ya han retrasado las expectativas de una subida de los tipos de interés hasta mediados de 2020.

El BCE debería ir más allá de unas pocas rebajas de previsiones

También podrían revisar el forward guidance y eliminar la posibilidad de una subida de los tipos a finales de este año. Una medida de este tipo no supondría exactamente un cambio de rumbo en la suerte de Europa. Pero sorprendería al mercado y enviaría una señal de que el BCE no siempre es el último en aceptar la realidad económica.

Desgraciadamente, Mario Draghi no hará nada de eso por miedo a atar de pies y manos a su sucesor, que asumirá el cargo a finales de este año. Europa es un lugar de protocolos, pero dar prioridad al pragmatismo sería mejor para todos. En cualquier caso, su sucesor deberá modificar el forward guidance. Hacerlo ahora liberaría realmente las manos de su sucesor para actuar con mayor rapidez ante los retos de Europa.

El señor Draghi podría anunciar una renovación del programa TLTRO

El programa TLRO (Targeted Longer-Term Refinancing Operation) de la región, proporciona financiación barata y a largo plazo a los bancos comerciales. Pero es probable que tengamos que esperar meses para conocer los detalles y lo más probable es que se limite a señalar que está en camino.

Nadie tiene una solución para el lamentable estado de los bancos italianos y una clara comprensión de su dependencia de la financiación del BCE. Por lo tanto, la única conclusión a la que se puede llegar en esta fase es la de una ampliación del programa. Pero mantener en funcionamiento a los bancos italianos y estimular la recuperación económica son cosas diferentes. Renovar el TLTRO hace lo primero, pero no lo segundo.

Una vez más, el BCE está luchando por reaccionar a la realidad económica de forma oportuna. Ya hemos estado aquí antes y no terminó bien.

Equipo de gestión de Ethenea

La OCDE ha anunciado hoy una importante revisión a la baja de su estimación de crecimiento para 2019 de la eurozona, pasando del 1,8% al 1%. En este sentido, esperamos que mañana el BCE también ajuste sus expectativas de crecimiento desde su previsión de diciembre en el 1,7%.

Sin embargo, en esta fase sigue sin saberse si el organismo presidido por Mario Draghi ajustará su política actual poniendo en marcha TLTROs (Targeted Longer-Term Refinancing Operations) adicionales para proporcionar a las entidades de crédito financiación a bajo coste. De hecho, Benoit Coeure, miembro de la junta directiva del BCE, declaró recientemente que esas medidas se están debatiendo actualmente.

Aunque el crecimiento económico se ha ralentizado definitivamente, los indicadores económicos recientes muestran una actividad sorprendentemente fuerte en el sector servicios de la zona euro. Por lo tanto, el BCE podría abstenerse de tomar medidas inmediatas y esperar a recibir más datos.