El endeudamiento de China, ¿Es tan preocupante? – La Française

  • 25-05-2018

  • 3 minutos

La deuda de China respecto a su PIB ha pasado del 162% en 2008 al 265% a finales de diciembre de 2017. El ritmo de subida del nivel de la ratio deuda/PIB se desaceleró en 2017 a 743 pbs interanuales en comparación con la media de 1345pbs de los últimos tres años. El Gobierno chino trata de mejorar la ratio deuda / PIB aumentando la deuda a un ritmo más lento que la tasa del crecimiento del PIB (es decir, aproximadamente el 6,5% que se espera oficialmente).

Actualmente, las preocupaciones sobre el endeudamiento de China han descendido debido a la mejora de la salud financiera de las empresas estatales (SOE, por sus siglas en inglés), que suponen una parte significativa del presupuesto de deuda de China. Las SOEs experimentaron una fuerte recuperación de sus precios de producción en 2017 debido a las continuas reformas de la oferta que han dado como resultado una mejora del rendimiento de los activos en 2017. El número de compañías que registraron aumentos de la calificación crediticia el año pasado superó a las que sufrieron una rebaja, lo que indica una mejora de la salud financiera de las empresas estatales chinas. Como resultado, la urgencia de que las empresas estatales reduzcan su endeudamiento ha descendido.

Hace un par de años, el mercado estaba preocupado por los niveles alarmantemente elevados de deuda combinados con unos ratios de rendimiento muy bajos para las empresas estatales. Una gran parte de los inversores también se mostraron escépticos sobre que el ratio estaba siendo subestimado y preveían que un elevado índice de endeudamiento y el alto ratio de préstamos impagados se contagiarían al sistema bancario entero. Sin embargo, hemos sido testigos de una mejora trimestre a trimestre de la calidad de los activos tanto en términos de ratios como de nivel absoluto de créditos impagados durante los últimos trimestres. En este momento, China parece haber dejado a un lado las preocupaciones de un contagio de deuda.

También se puede argumentar que el resultado del problema de deuda china no es el resultado de una mala gestión sino que tiene que ver más con el desarrollo del capital planeado por el Gobierno para mantener el crecimiento del PIB en los niveles deseados. Creemos que la intensidad del Capital de China se está desacelerando y que los líderes son conscientes del problema de la deuda, habiendo demostrado un fuerte control sobre ella. El mercado también es consciente de este hecho como lo demuestra la calificación crediticia de China, que se mantuvo en A1 de Moody’s, una calificación significativamente más elevada que la de otros países de la región con menores ratios de endeudamiento. Con el entorno de bajos tipos de interés de China y la baja dependencia de la deuda externa (menos del 5% del total de la deuda) junto con una tasa de ahorro elevada, el ratio deuda /PIB no debe considerarse de forma aislada.

Para concluir, el desapalancamiento continúa siendo un objetivo a largo plazo. El ratio deuda /PIB de China debería leerse junto con los bajos tipos de interés del país, el bajo ratio deuda externa /PIB, la elevada tasa de ahorro doméstica y las elevadas reservas extranjeras. Aunque el desapalancamiento es lo mejor para la economía, éste será gradual, con un menor aumento del ratio deuda /PIB del esperado durante los próximos años como ya sucedió en 2017. Como parte del desapalancamiento, el banco central de China está correctamente centrado en reducir el shadow banking para entender a dónde se dirige el crédito y abordar el problema de exceso de endeudamiento en la economía. El desendeudamiento debería interpretarse dentro del actual contexto de crecimiento. Una vez que el gobierno está siendo testigo de la desaceleración del crecimiento, creemos que el desapalancamiento disminuirá hasta que disminuyan las preocupaciones sobre el crecimiento. El crecimiento económico es fundamental para que el desapalancamiento se sostenga, ya que creemos que una marcada desaceleración en el crecimiento del PIB aumentaría las preocupaciones sobre la deuda del país.