Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

El impacto de la gestión pasiva en la industria: entrevista con Vanguard

  • 25-08-2020

  • 4 minutos

Los ETFs están de aniversario y por eso, queremos hacer un repaso a cuál ha sido la evolución y el impacto de la gestión pasiva en la industria. En el año 2000, los dos primeros ETF europeos cotizaban en Alemania, aunque en Estados Unidos este producto de bajo coste empezó a cotizar en el año 1993. Pero la filosofía de John C. Bogle en 1975 cuando creó Vanguard ya contaba con el bajo coste como premisa fundamental en sus productos.

A continuación, conocemos cómo ha sido la evolución de la gestión pasiva de la mano de una de las mayores gestoras de fondos indexados y que a día de hoy es sinónimo de indexación y gestión pasiva.

Entrevista con Cees Bezuijen, responsable del mercado español en Vanguard

Para conocer en profundidad cuál ha sido el recorrido de la gestión pasiva en la industria contamos con la opinión de Cees Bezuijen, quien es responsable en Vanguard del mercado español, Países Nórdicos y Benelux.

Cees Bezuijen se incorporó Vanguard en Septiembre de 2011. Anteriormente, trabajó en el banco holandés KAS BANK durante 14 años, siendo en los últimos 6 años responsable desarrollo de negocio y ventas para fondos de pensiones y aseguradoras holandesas. Es licenciado en economía y actualmente está curando un MBA en la Universidad de Drexel (EEUU).

Recientemente ha sido el 20 aniversario de los ETF en Europa, ¿cuáles crees que han sido los principales motivos de su crecimiento en la industria?

Los ETF han democratizado la inversión, lo que permite al inversor final acceder a mercados a un coste que antes solo era accesibles para el cliente institucional. Los ETF ofrecen transparencia en su estructura de costes, por lo que son fácilmente comprensibles para cualquier inversor. Nadie puede controlar si los mercados suben o bajan, pero sí que se puede controlar el coste que se está pagando por un producto. Además, los inversores pueden usar ETFs como herramienta de diversificación: como ejemplo, el ETF FTSE All-World Ucits tiene cerca de 4.000 subyacentes en mercados desarrollados y emergentes. Reconstruir esa cartera con acciones individuales, no sería posible! Y lo mismo se aplica al ETF de Vanguard sobre bonos globales que incluye casi 5.000 bonos subyacentes.

¿Hacia dónde se dirige la inversión pasiva y el negocio de los ETFs?

En primer lugar, los costes seguirán bajando.

En segundo lugar, el aspecto de qué productos deben ser un ETF y no. Hay cada vez más ETF muy especializados, que no pueden cumplir la promesa de ser siempre negociables de forma óptima a largo plazo. Esta tipología de productos corre el riesgo de dañar la reputación de la gestión pasiva.

En general, la tendencia es clara: los inversión a través de ETF seguirá aumentando a medida que más y más inversores comprendan los beneficios de invertir en un producto transparente, orientado a largo plazo, de bajo coste y ampliamente diversificado. Sin embargo, en España, el enfoque para los inversores minoristas y sus asesores se centra más en los fondos de inversión, debido a la ventaja fiscal del traspaso de fondos.

La actual situación de los mercados derivada de la crisis del COVID ha afectado al sentimiento inversor. ¿Cuáles son los riesgos y oportunidades qué ofrece la gestión pasiva en este momento?

Cualquier situación de mercado es buena para la gestión pasiva. Los ETF reproducen uno a uno el rendimiento de un índice bursátil como el IBEX. Independientemente de si los precios bajan, como lo hicieron al comienzo de la crisis Covid-19, o suben como lo han hecho recientemente: para los ETF, cualquier situación de mercado es buena, porque todo el concepto de estos fondos se basa en dar a los inversores la rentabilidad media al menor coste posible.

¿Crees que la reciente crisis ha puesto a prueba la resilencia de los ETFs?

Los ETFs se han sometido un test en la actual crisis, el resultado: cuando no se podía hacer casi nada en los mercados los peores días de la crisis, solo había dos excepciones: bonos gubernamentales y ETF. Con respecto a los mercados financieros, diría que los ETF son los héroes de esta crisis, han aprobado este test. Analizamos el comportamiento de nuestros clientes durante la crisis desde finales de febrero hasta finales de mayo. El resultado fue: el 90% hizo exactamente lo correcto, es decir, nada. El 7% incluso aumentó su posición en renta variable y compró barato cuando los precios cayeron. Hay que mantener la calma y la disciplina cuando hay turbulencias en los mercados.. Solo el 0,4% de nuestros clientes entró en pánico y vendió sus posiciones en ETFs.

La industria ha puesto la mirada en la inversión ESG. ¿Son los ETFs una opción atractiva para la inversión sostenible?

Vanguard cuenta con más de 30 millones de inversores a nivel mundial que esperan que protejamos y hagamos crecer sus inversiones, es fundamental que evaluemos los riesgos y las oportunidades en todas las áreas. Como tal, nuestro enfoque ESG es multifacético. Consideramos la inversión ESG desde un punto de vista reflexivo en el que evaluamos los fondos que ofrecemos, a través de la integración de criterios ESG en nuestros procesos de inversión y a través de la gestión incluyendo empresas comprometidas con la sostenibilidad en nuestros fondos.

¿Cuál es la propuesta de valor que ofrece Vanguard a los inversores?

Desde el comienzo de Vanguard, nuestro propósito ha sido atender las necesidades de aquellos que buscan construir un mejor futuro financiero. Nuestra misión, defender a todos los inversores, tratarlos de forma justa y darles la mejor oportunidad de éxito en sus inversiones. Nuestro objetivo es reducir el coste y la complejidad de invertir en cualquier activo, región o sector.

Lo que comenzó como el «experimento Vanguard» hace 45 años, y fue una idea novedosa, que los fondos beneficien directamente a quienes invierten en ellos, se ha convertido en un movimiento. Treinta millones de inversores han encontrado la forma Vanguard de invertir.

Debido a que no tenemos un conflicto de intereses, porque no cotizamos en bolsa o no pertenecemos a una familia, podemos decir con seguridad que nuestro interés son nuestros inversores, quienes se benefician directamente de nuestra configuración mutua al reducir constantemente los costes.

¿Hacía dónde crees que evolucionará la gestión pasiva en el corto plazo? ¿Afectará la crisis del COVID a largo plazo a los ETFs?

Sin ninguna duda, la inversión pasiva seguirá creciendo en los próximos año. Un buen ejemplo: si observamos el porcentaje de patrimonio a nivel mundial invertido a través de fondos indexados registrados, estamos hablando de un 10%. Así que definitivamente creemos que hay espacio para el crecimiento. En muchos mercados europeos, también en España, la inversión pasiva está literalmente todavía en sus comienzos, pero estamos convencidos de que la tendencia es de crecimiento según la tasa de adopción y los últimos datos registrados.

La crisis de Covid-19 no debería afectar a la inversión a través de ETFs a largo plazo. De hecho, la reciente crisis es el caso definitivo para tener un enfoque de inversión ampliamente diversificado, de bajo coste y a largo plazo a través de productos indexados.