La elevada prima de riesgo del petróleo podría estar aquí para quedarse

  • 16-09-2019

  • 4 minutos

Los mercados se han mostrado sorprendentemente complacientes con el riesgo del mercado petrolero mundial en los últimos meses. Los recientes ataques contra la planta de procesamiento de crudo más grande del mundo en Abqaiq, en Arabia Saudita, sorprendieron a los inversores con la guardia baja, aunque el riesgo se había ido agudizando debido a los repetidos ataques de los rebeldes yemeníes contra las instalaciones de producción de crudo el país y contra los petroleros en el Estrecho de Ormuz y en el golfo de Omán. El sentimiento de los inversores a nivel mundial, tanto a nivel macroeconómico como de momentum, se ha tornado bajista con respecto a los mercados petroleros tras la dimisión de John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., que había alimentado las esperanzas del levantamiento de la prohibición de exportar petróleo crudo iraní. El incidente del pasado fin de semana ha provocado un fuerte posicionamiento que ha resultado en un fuerte repunte de los precios.

Las instalaciones de Abqaiq han sufrido graves daños. Representa el 50% de la producción de crudo de Arabia Saudita y el 6% de la producción mundial de petróleo, lo que equivale a 5,7 millones de barriles diarios (mbpd). Además, administra el 18% del gas natural saudí y el 50% de la producción saudí de etano/propano, y ahora está fuera de servicio por un período indefinido. Aunque todavía se desconoce el alcance total de los daños y se desconocerán durante días o incluso semanas, ya se han perdido más de 5 mbpd durante el fin de semana. La comunicación de Arabia Saudita ha sido inadecuada, pero varias fuentes indican que la capacidad de producción de crudo de los dos campos afectados podría volver a la normalidad en 10 días de forma gradual. Sin embargo, el gran interrogante es si este crudo puede procesarse en las instalaciones de Abqaiq, donde se separan el gas y los líquidos y se eliminan impurezas como el azufre. Antes de su envío, casi toda la producción de crudo saudí tiene que pasar por este complejo sistema para ser limpiada y endulzada.

El almacenamiento global está funcionando a unos 53 días de cobertura de la demanda, lo que significa que una crisis de escasez de la oferta puede amortiguarse mediante la liberación inmediata de estas reservas. Sin embargo, los inventarios de crudo de Arabia Saudita ya están ajustados (actualmente en 140 millones de barriles frente a un pico de 330 millones de barriles en el verano de 2015), las reservas estratégicas de EE.UU. están en 650 millones de barriles y China tiene alrededor de 500 millones de barriles de reservas estratégicas de petróleo. Sin embargo, estas reservas combinadas pueden ser bombeadas al sistema global de petróleo con una capacidad de sólo 2 – 2.5 millones de barriles al día.

Antes de este ataque, la prima de riesgo para el petróleo se negociaba en niveles muy bajos ante el supuesto de que la capacidad sobrante (producción adicional que puede incrementarse a un coste marginal, en un mes y durante al menos 90 días) era cercana a 3,3 millones de barriles al día (mbpd) -,de los cuales se suponía que 2,5 millones serían suministrados por las instalaciones de Abqiaiq. Después de este fin de semana, la prima de riesgo en los mercados del petróleo ha tenido que tener en cuenta una realidad diferente y ahora se está negociando sobre la base de una capacidad de reserva revisada: +0,3 mbpd en Rusia, +0,2 mbpd en Kuwait y +0,1 mbpd en los Emiratos Árabes Unidos. Como resultado, la prima ha aumentado considerablemente. Tras el reciente movimiento de los precios, la producción de esquisto estadounidense puede aumentar, pero el mercado ha estado reduciendo las inversiones y las actividades de perforación en el pasado reciente. Por lo tanto, la gran pregunta es con qué rapidez podrán responder estas compañías a esta oportunidad. Y lo que es más importante, la producción adicional de esquisto tardará más de seis meses en llegar a los principales consumidores de petróleo de Asia y/o Europa.

Si los saudíes son capaces de restablecer la producción completa en pocos días, la actual subida de precios desaparecerá y sólo se verá como una prueba de tensión sobre la volatilidad de los mercados energéticos. Y sí, EE.UU. puede ganar tiempo liberando barriles de crudo de la reserva estratégica de petróleo, dando a la industria del esquisto un alivio para responder, pero esto sólo ayudará a equilibrar la tensión local. Si esta interrupción resulta ser de más largo plazo, comenzará a tener efectos sobre el crecimiento mundial y conducirá a un escenario de estanflación de la economía mundial.

Incluso antes del incidente, los inversores se habían equivocado. El análisis fundamental bottom-up mostró que los mercados de crudo se estaban tensionando rápidamente. Este trimestre, los inventarios mundiales de crudo se están reduciendo en más de 100 millones de barriles, y con el tiempo esta temporada de extracción podría llegar a los 120 millones de barriles. El fuerte retroceso que ya era visible antes del incidente confirmó nuestra opinión de que los mercados mundiales de petróleo son mucho más estrictos de lo que estimaba el consenso . El pesimismo estructural sobre el comercio mundial, las revisiones a la baja de la demanda de crudo para 2019 y 2020 y el impulso negativo llevaron a los operadores de CTA a acumular grandes posiciones cortas netas que se sumaron a la complacencia.

La prima en las curvas de futuros de petróleo se mantendrá durante un período prolongado

La prima en las curvas de futuros de petróleo se mantendrá durante un período prolongado, aún más si los productores de esquisto aprovechan la oportunidad de cubrir la producción futura mediante la venta de contratos a más largo plazo. El riesgo geopolítico se ha manifestado y está a punto de acelerarse. Además, los riesgos de inflación ya eran visibles en los mercados emergentes, pero también se producirá una mayor aceleración en los mercados mundiales.

Así, incluso antes de este evento, la tradicional asignación del 60% / 40% a bonos y acciones se estaba ejecutando sobre valoraciones elevadas, mostrando una falta de diversificación y un mayor riesgo de que la asignación del 60% de los bonos fuera vulnerable a un aumento de la inflación. En un mundo en el que 16 billones de dólares de bonos se negocian con rendimientos negativos, es probable que las materias primas, como un activo que proporciona una atractiva rentabilidad de más del 12%, además de los necesarios beneficios de diversificación derivados de la inflación y las coberturas geopolíticas, recuperen un papel más destacado en las decisiones de asignación de los comités de inversión.