Elon Musk considera convertir Tesla en una compañía privada

  • 10-08-2018

  • 3 minutos

Elon Musk publicó un tweet el 7 de agosto asegurando financiación para salir del mercado de valores.

Ver carta completa de Elon Musk

Tesla sale a bolsa en el 2010

Cuando Tesla listó sus acciones en la bolsa estadounidense, su objetivo principal fue obtener capital para una expansión que podría revolucionar la industria automovilística. Desde entonces, bajo la gestión de Elon Musk, la compañía ha sacado al mercado toda una línea de autos eléctricos y baterías que la han llevado hasta ser proveedor de Mercedes Benz.

Si bien sus ventas se han más que triplicado desde el 2014, Tesla consumió importantes cantidades de capital en el camino. Desde que salió a bolsa, la compañía no ha reportado ganancias. Esto ha generado dudas respecto a la viabilidad de Tesla y un gran número de inversores no encuentran la valoración del mercado en $60 mil millones razonable; llevándolos a ponerse cortos de la acción.

En los últimos años, sus necesidades de capital, gasto en innovación con cadenas de montaje altamente automatizadas y su elevada deuda, han hecho que Tesla sea una de las acciones con más apuestas en contra en la bolsa de valores. Al cierre de ayer, de todas las acciones disponibles para negociación, más del 20% son para ventas en corto (es decir, apuestas donde el inversor puede generar capital si el precio de la acción cae respecto a su precio de entrada).

Tesla podría convertirse en una empresa privada

La noticia sobre la intención de Elon Musk de sacar a Tesla de la bolsa hizo que la acción se disparara al alza. Si se llevase a cabo la transición, puede haber una serie de beneficios para la compañía.

En el corto plazo, por ejemplo, la empresa no tendrá que publicar información sobre sus resultados. Musk menciona que reportar resultados cada trimestre presionaba a Tesla a tomar decisiones que los favorecían en el trimestre, pero que no necesariamente eran las correctas para el largo plazo.

Si Tesla se vuelve privada, solo tendría que responder ante las exigencias de sus accionistas privados versus las de Wall Street.
Por otro lado, los planes de Musk por llevar su auto Modelo 3 a producción masiva también podrían dejar estar enfocados en el corto plazo. Aun así, las exigencias de capital seguirán estando latentes.

Finalmente, con la privatización no habría cotizaciones en el precio de la acción. Musk indicó que los cambios volátiles en el precio pueden distraer a los trabajadores de Tesla, quienes son accionistas en la empresa. Como sea que el precio se mueve cada minuto por eventos de corto plazo, es posible que el enfoque de sus trabajadores se hubiera ajustado al corto plazo también.

¿Qué sigue después?

La noticia presenta riesgos por ambos lados para los operadores de mercado. Si ocurre un short squeeze, podría generarse un alza significativa en el precio de la acción. Por otro lado, si la intención de Musk no se concreta, la acción podría verse aún más castigada.
Musk confirmó su intención en un blog post horas después del tweet. Sin embargo, la decisión final se dará mediante una votación de los accionistas.

Por ahora, Musk dice que una financiación por 420 USD por acción está asegurada. Esto le da a la compañía una valorización de $82 mil millones en términos de EV. Lo que no sabemos es qué porcentaje de TSLA está dispuesto a entregar cuando la acción al día de hoy está cotizando cerca los 370 USD.

Una dificultad que Tesla podría encontrar en el camino a ser privada es con el tipo de financiamiento. Si se procede con una compra apalancada (leveraged buyout), los adquirientes tendrían que obtener la deuda suficiente para pagar la valorización de $82 mil millones. Una vez adquirida, esa deuda pasará a Tesla y los flujos que los accionistas esperan ayudaría a pagar la obligación. El problema es que los flujos de Tesla siguen estando en negativo al segundo trimestre de este año.