Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

El 78% de las empresas prevé hacer desinversiones en los próximos dos años como consecuencia del Covid-19

  • 17-07-2020

  • 2 minutos

El impacto del Coronavirus está llevando a las compañías a revisar y reconfigurar sus carteras de inversión para adaptarlas al nuevo entorno económico. El estudio 2020 Global Corporate Divestment Study, elaborado por EY a partir de una encuesta realizada a altos directivos de las principales empresas mundiales, señala que el 78% de las compañías consultadas tiene pensado hacer desinversiones en los próximos dos años y el 57% espera hacerlas incluso ya en estos primeros doce meses.

Las empresas reconocen que han tenido algunos negocios en cartera demasiado tiempo, así lo piensa el 72% de los encuestados frente al 63% de 2019 o el 56% de 2018, y planean hacer desinversiones para destinar los recursos a invertir en negocios estratégicos (core business) y en tecnología. Concretamente, el 65% de las compañías dice que remodelará su cartera para estar preparada para el nuevo escenario que surgirá tras la crisis y el 52% considera que es más propenso a realizar desinversiones en los próximos doce meses ante la necesidad de financiar inversiones tecnológicas.

«En un entorno disruptivo como el actual, las compañías se ven abocadas a generar liquidez vía venta de negocios no estratégicos, lo que a su vez les permite centrar sus esfuerzos en preservar e incluso invertir en los negocios que aporten mayor retorno al accionista en el largo plazo».

Juan López del Alcázar, Socio responsable del área de Strategy and Transactions de EY

A pesar de esta necesidad, los CEOs no parecen estar dispuestos a sacrificar el valor de sus activos. Así, el 73% de los potenciales vendedores sólo consideraría realizar las desinversiones con una reducción máxima del 10% en el precio de venta.

Recomendaciones de los activistas

Los inversores activistas también se han pronunciado ante la necesidad que tienen las empresas de tomar decisiones rápidas y acertadas con las que afrontar el futuro tras la crisis. Para ello, han elaborado una serie de recomendaciones entre las que destacan: revisar de forma activa la cartera para focalizarse en las áreas de mayor crecimiento y valorar proactivamente los negocios no estratégicos, así como comunicar a los stakeholders el camino hacia el valor a largo plazo mitigando los riesgos y la mayor actividad activista que vendrá en los próximos doce meses.

El estudio revela que el 96% de los activistas encuestados -frente al 64% anterior- recomendará desinversiones de escisiones de negocio (carve-outs) de bajo rendimiento o de negocios no estratégicos en los próximos doce meses. Además, el porcentaje de los activistas que espera que se produzca una desinversión en los próximos seis meses ha aumentado desde el 36% de antes de la crisis al actual 84%.

Sobre el estudio de EY

El Global Corporate Divestment Study de EY es una encuesta anual realizada a ejecutivos C-level de grandes compañías del mundo, conducida por Thought Leadership Consulting, una empresa de GlobalMoney Institutional Investor. Los resultados se basan en una encuesta online a 1.010 ejecutivos corporativos globales y 25 inversores activistas globales pre-COVID (realizada entre noviembre de 2019 y enero de 2020), y otra encuesta online a 300 ejecutivos corporativos y 25 inversores activistas globales tras el inicio de la crisis (realizada entre abril y mayo de 2020), procedentes de empresas de 11 industrias. El 75% de los encuestados son CEO, director financiero u otro ejecutivo de nivel C.