Entre la esperanza y el miedo – Claves de la próxima semana

  • 18-01-2019

  • 3 minutos

Las señales de advertencia de finales de ciclo de la economía mundial han ido en aumento. Los datos macroeconómicos se han empañado en las últimas semanas en todas las regiones en general. Aunque la economía mundial sigue creciendo en torno a su potencial, ya ha tocado claramente techo. Unas brechas de producción positivas y unos mercados laborales ajustados en muchos países deberían de seguir haciendo subir gradualmente la inflación subyacente, incluso si la fuerte caída del precio del petróleo comporta una disminución temporal de las tasas de inflación general. Se prevé que la normalización de la política monetariacontinúe, si bien los bancos centrales cada vez vinculan más su política de tipos a los datos económicos. Las declaraciones recientes de los responsables de la Fed apuntan a una moderación del ciclo de subidas de los tipos en EE. UU., ya que, dada la ralentización del impulso cíclico, los numerosos riesgos políticos y geopolíticos y una mayor probabilidad de recesión a medio plazo, los riesgos bajistas han aumentado.

Los mercados de capitales deberían de seguir atrapados entre la esperanza y el miedo en las próximas semanas: la esperanza de una solución del conflicto comercial entre EE. UU. y China, y el miedo con respecto al Brexit (por ejemplo, los seguros contra el riesgo de crédito del Reino Unido han aumentado a su máximo nivel desde 2016). En consonancia con esto, la proporción de participantes del mercado neutrales ha subido últimamente, según la encuesta de la American Association of Individual Investors, y la ponderación del efectivo ha aumentado hasta un máximo desde 2013. Pero la historia demuestra que sin atreverse a arriesgarse, tampoco pueden obtenerse primas de riesgo, es decir, excedentes de rentabilidad con respecto a los activos sin riesgo.

Claves de la próxima semana:

En EE. UU., en la próxima semana destacan, además de la temporada en curso de anuncios de resultados del 4.º trimestre, los siguientes indicadores económicos:

  • Los indicadores adelantados de los bancos regionales del sistema de la Reserva Federal de Richmond (el miércoles) y Kansas City (el jueves), o el índice Markit de gestores de compras (el jueves), deberían de reflejar un panorama desigual del sector manufacturero estadounidense, en línea con una expansión económica pero con una pérdida de dinamismo. Continúa el estancamiento en la disputa sobre los presupuestos y el consiguiente cierre parcial del gobierno estadounidense, que podrían empezar a dar señales de hacer mella.
  • Los pedidos de bienes duraderos (el viernes) completan la serie de datos. Sirven como un buen indicador adelantado de la demanda industrial, por lo que, junto con el reciente dato decepcionante del índice de gestores de compras ISM, podría dar unas señales iniciales de ralentización de la demanda de las empresas estadounidenses.

En Europa, además del índice provisional de gestores de compras (el jueves), la atención de los inversores se centrará sobre todo en la decisión sobre los tipos de interés del Banco Central Europeo (el jueves). Como en diciembre, se prevé que ratifique su intención de política monetaria de mantener estables los tipos de referencia hasta «durante el verano». Aunque las autoridades monetarias consideran los riesgos económicos como «globalmente equilibrados», el peligro de desaceleración económica ha aumentado últimamente. En cuanto a países concretos, se seguirá de cerca el índice Ifo de clima empresarial de Alemania, mientras que la continua incertidumbre sobre el «Brexit» en el Reino Unido influye de medio a largo plazo en el mercado laboral del país (el martes).

En Asia, la atención se centrará principalmente en los datos de actividad de diciembre y el crecimiento económico del 4.º trimestre de China; pese a una ligera disminución de las previsiones, debería de haber alcanzado su objetivo de crecimiento para 2018 de en torno al 6,5%. Pese a la dinámica positiva de los precios del consumo (el viernes) de Japón, aún es pronto para hablar de una mejora sostenida de la tasa de inflación. Las perspectivas de la inflación subyacente siguen siendo moderadas. Por consiguiente, se prevé que el Banco de Japón mantenga su senda de política monetaria ultralaxa (en miércoles), en particular para mantener las expectativas de inflación antes del próximo aumento del IVA (octubre de 2019).

Gráfico de la semana: