Entrevista Victor de la Morena – Análisis de situación y perspectivas para este 2018

  • 03-05-2018

  • 5 minutos

Hemos tenido el placer de entrevistar a Victor de la Morena, Chief Investment Officer en AMUNDI Iberia, aprovechando la ocasión para preguntarle por los temas de más actualidad así como por sus perspectivas para los próximos meses.

Tras el cambio de escenario que hemos visto este primer trimestre, ¿qué perspectivas tienes para los mercados en este 2018?

En 2017 los mercados ignoraron cualquier tensión o ruido y acogieron de forma muy positiva la mejora del crecimiento económico y del comercio mundial. Este año 2018, a pesar de tener un entorno económico similar, hemos visto aflorar viejos fantasmas que han despertado las dudas y por tanto la volatilidad del mercado. La evolución de las políticas monetarias tanto por parte del Banco Central Europeo (BCE) como de la Reserva Federal norteamericana seguirán marcando el rumbo de los mercados en este 2018 sin embargo se ha perdido cierta visibilidad a medio plazo y cualquier dato macroeconómico que pueda desviarse de la expectativa vuelve a poner en duda el próximo movimiento de Powell o Draghi. Así mismo, los niveles de valoración de algunos activos, tras el fulgurante inicio de año, eran sumamente exigentes, dejando poco margen positivo que descontar, por lo que el entorno estaba preparado para fuertes correcciones de mercado, como hemos vimos en el primer trimestre del año.

Nuestra visión macroeconómica apenas ha cambiado este año. Seguimos viendo un tono positivo en el ritmo de crecimiento global, tanto en emergentes como desarrollados, incluso con cierta aceleración en algunas regiones, y una inflación algo mayor que en 2017 pero controlada.

Se están empezando a plantear dudas acerca de las posibilidades de continuidad del ciclo económico ¿en qué momento del ciclo crees que se encuentra la economía? ¿qué problemas se plantean con el escenario de tipos en Europa si en EEUU se iniciase otra recesión?

El ciclo expansivo de la economía norteamericana está siendo uno de los más largos de la historia por lo que es lógico que exista inquietud acerca de su finalización. No cabe duda de que algunos indicadores muestran madurez, como un mercado de mercado de trabajo en pleno empleo. Sin embargo hay otros indicadores que nos dicen que aún queda recorrido y más aún si el gobierno opta, como ha anunciado, por políticas de estímulo fiscal que podrían alargar algo más el ciclo de crecimiento antes de entrar en una recesión. En Europa nos encontramos en una fase de crecimiento mucho menos madura y con indicadores que nos siguen adelantando crecimiento a medio plazo sin tensiones inflacionistas de una forma bastante homogénea en las principales economías.

Para 2018 nuestras estimaciones auguran un crecimiento próximo al 3% (2,9%) en EEUU, impulsado principalmente por la reforma fiscal implementada por la administración Trump. En Europa, las estimaciones son del 2,3%, gracias a una sólida demanda interna, a un comercio robusto en la mayoría de los países y a un incremento en la confianza empresarial. Aun así, consideramos al continente Europeo más sensible que EEUU a impactos externos como la subida del petróleo o las tensiones geopolíticas.

Nuestra perspectiva es que la Fed suba tipos tres veces este año con una subida adicional en el caso de que se sigan acelerando los precios al consumo por encima de lo esperado. Respecto al BCE, habrá que esperar a junio o julio para ver la decisión sobre el programa de compra de activos cuyo fin está programado para septiembre, entonces tendremos visibilidad para estimar la primera subida de tipos, que pensamos que no ocurra hasta bien entrado 2019, siempre que no cambien el escenario de crecimiento económico, desempleo y la inflación que se publiquen hasta entonces.

La posible guerra comercial, la inestabilidad geopolítica ¿cómo afectan a los mercados y qué visión tienes al respecto?

Las tensiones geopolíticas son un factor constante de incertidumbre en el mercado y un generador de volatilidad a corto plazo. Sin embargo no suelen alterar los propios fundamentales de la economía global por lo que conviene mantener siempre una visión de fondo para no perder la perspectiva de lo que puede ser un simple shock de mercado en un sector o un cambio estructural. Un claro ejemplo actual es Estados Unidos, con sus tensiones con Corea del Norte, Siria o Rusia, han impactado con fuerza algunos mercados pero probamente su efecto se diluya rápidamente sin demasiadas consecuencias. Por el contrario la posible escalada proteccionista o guerra comercial, que podría derivar de la aplicación de políticas arancelarias por parte de China y EEUU, podría afectar al comercio internacional y a las estimaciones de crecimiento e inflación a largo plazo. Este año estas tensiones se ha visto reflejadas en episodios de volatilidad (subidas y bajadas de mercado) y en la entrada de un mayor flujo de dinero hacia activos considerados refugio.

Nuestra visión es que este año podríamos tener un mercado más sensible a estas tensiones geopolíticas que podrían derivar en repuntes de volatilidad, pero aún no está suficientemente claro que pueda ser un factor determinante sobre nuestro escenario económico y por tanto no cambia nuestro posicionamiento estratégico. Sin embargo, como gestores, debemos identificar estos riesgos y evaluar su impacto sobre los mercados aplicando las coberturas pertinentes. Actualmente es interesante utilizar oro, bonos soberanos ligados a la inflación ciertas divisas o energía para cubrir los actuales riesgos de mercado.

Áreas geográficas/sectores/temáticas con mayor potencial para este 2018

Respecto a la renta variable somos constructivos, particularmente en la Eurozona ya que los sólidos fundamentales apenas han cambiado, de tener valoraciones atractivas y de encontrarse en una del ciclo económico intermedia, lo que le da recorrido. Por sectores nos parecen atractivos energía, bancos y seguros y el mayor riesgo lo vemos en el impacto de una potencial escalada proteccionista o una mayor fortaleza del euro. Somos positivos también en Japón por el potencial doméstico y las reformas en curso siendo su principal riesgo una revalorización del yen fruto de una crisis internacional. EEUU es la región más segura en un entorno de tensión geopolítica y comercial, debido a la fortaleza de su mercado doméstico y sus estímulos fiscales. Cotiza a ratios algo más exigentes pero podemos encontrar oportunidades en energía, financieras y tecnología. Los emergentes mantienen su potencial y su atractiva valoración, en especial somos positivos en Brasil, selectivamente en Rusia y en China.

En lo que respecta a la renta fija somos menos positivos en general, vemos poco atractivo en gobiernos desarrollados, con la excepción de países periféricos europeos. Preferimos bonos a tipo variable y ligados a la inflación. Moderadamente positivos en crédito. También somos positivos respecto a la deuda emergente por su atractiva valoración y mejora de los fundamentales, vigilando el riesgo de tipos de cambio.

¿Qué tipo de fondos de inversión crees que pueden tener un mejor comportamiento en el escenario actual?

Dentro de ese enfoque flexible, proponemos el Amundi Rendement Plus, un mixto conservador, con volatilidades bajas y una exposición a renta variable de alrededor de 15%, el cual nos permite defendernos mejor ante correcciones del mercado. En el apartado de renta variable, el Amundi European Equity Value es nuestro fondo estrella para tomar exposición a la renta variable europea, con sesgo value, 5 estrellas Morningstar (clase I a 23/04), defendiéndose muy bien en las caídas y aún mejor en mercados alcistas. Por último destacar el Amundi Funds II – Emerging Market Bond Short Term. Opción idónea para acceder a yields atractivas (4%) aprovechando los sólidos fundamentales que presentan algunos países emergentes y reduciendo de manera significativa el riesgo, a través de una baja sensibilidad a tipos de interés. Duraciones del 1.5