¿Es momento de comprar bonos high yield asiáticos? – La Française

  • 23-05-2018

  • 3 minutos

Durante las últimas semanas, hemos visto una significativa venta masiva de bonos high yield asiáticos. El índice de referencia Markit HY Index ha visto cómo su rentabilidad media aumentaba del 5% a mediados de 2017 hasta superar el 7,5%, el mayor nivel desde que se lanzó el índice. El high yield asiático también ha tenido un rendimiento bastante inferior a los mercados americanos con la prima de rendimiento de los bonos asiáticos con calificación B (frente a los emisores americanos) superando los 100 pb desde comienzos de año.

Fuente: HIS Markit Website

Atraídos por las valoraciones más atractivas, muchos inversores se están preguntando si esta es una oportunidad de compra. Sin embargo, antes de responder a esta cuestión, merece la pena saber cuál es la causa de la venta masiva. En general, los perfiles de crédito asiático han permanecido estables como evidencia la última temporada de resultados y por tanto los fundamentales no parecen ser el principal catalizador. Por el contrario, creemos que hay tres razones técnicas principales que son las culpables de la debilidad.

Desequilibrio entre demanda y oferta

Alimentado por la rápida tasa de crecimiento económico global, las compañías asiáticas han necesitado un constante flujo de capital y el mercado de bonos asiáticos en USD ha cuadruplicado su tamaño desde 2013. Sin embargo, como sucede con todos los crecimientos rápidos de activos, la expansión ha provocado un periodo de fatiga de la demanda. En 2018, hemos visto un gran aumento de las emisiones de las compañías high yield, especialmente de China. La ajustada liquidez onshore ha provocado que aumentaran las emisiones en el mercado en USD offshore. Esto ha creado un círculo vicioso donde en la excesiva oferta primaria ha provocado una rebaja de los precios en el mercado secundario, que a su vez ha exigido rentabilidades más generosas en las nuevas emisiones. Inevitablemente, creemos que esto impactará a nivel de las rentabilidades que se volverán demasiado caras para que las empresas las acepten y esperamos una desaceleración de la actividad primaria que suponga un catalizador para la estabilización y recuperación de los mercados.

Fortaleza del dólar

Esto ha afectado al sentimiento de los bonos de Mercados Emergentes Globales. Dentro del segmento de high yield asiático, este hecho ha afectado especialmente los países con déficits en las balanzas de pago como Indonesia e India, que representan el 25% del índice de high yield asiático. Sin embargo, vale la pena señalar que los actuales balances por cuenta corriente de las economías de mercados emergentes asiáticos han mejorado significativamente desde la última gran venta masiva de 2013 y por tanto el impacto del dólar debería ser menor esta vez.

Disputas comerciales de EEUU vs. China

Dada la escasa previsión sobre las políticas globales, no podemos predecir exactamente los resultados de las tensiones. Sin embargo, merece la pena señalar que el mercado de high yield asiático está dominado por los sectores centrados en la economía doméstica. La desaceleración económica global resultante de una guerra comercial impactaría negativamente en todas las clases de activos pero el mercado de bonos asiáticos en USD debería estar más aislado que otros sectores.

Puede haber otros factores en juego que contribuyan a la debilidad, como las reducciones en el apalancamiento de los inversores, los cambios en la asignación de activos de los principales inversores institucionales o las potenciales políticas gubernamentales que afecten a los compradores vinculados a los estados. Sin embargo, todavía vemos reembolsos materiales en la clase de activo, aunque la mayoría de las ventas han sido con volúmenes bajos. Esto sitúa al mercado en un nivel atractivo de valoraciones y aunque pensamos que los inversores pueden esperar y ver que el mercado se estabiliza antes de entrar, creemos que el punto de entrada está cerca.