ESMA recuerda a las entidades sus obligaciones de informar a clientes sobre el impacto del ‘Brexit’

  • 28-12-2018

  • 2 minutos

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) ha emitido un comunicado para recordar a las empresas de servicios de inversión y entidades de crédito sus obligaciones de información a clientes por el impacto de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Según ha señalado, MiFID II contiene varios preceptos relacionados con la provisión de información a clientes y clientes potenciales relevantes en el contexto de la preparación del ‘Brexit‘. Para evitar cualquier posible trastorno derivado de confusiones de los clientes, las entidades deben asegurarse de proporcionar información clara a los clientes cuyos contratos y servicios pueden verse afectados.

La información se debe proporcionar lo antes posible, una vez que esté disponible, y debe tratar al menos el impacto de la salida del Reino Unido de la UE, las medidas que la entidad está tomando, las implicaciones de cualquier reestructuración corporativa y los derechos contractuales de los clientes en estas circunstancias.

En concreto, deben comunicarse las implicaciones específicas del ‘Brexit’ para los clientes en función de sus circunstancias y los mensajes deben centrarse en el impacto para la entidad en cuestión y en sus actividades y las implicaciones que esto tenga para la relación entre el cliente y la entidad.

Asimismo, la entidad debe comunicar las acciones que está tomando para informar adecuadamente a los clientes y prevenir cualquier perjuicio a los mismos, así como explicar claramente cualquier cambio relevante en las condiciones contractuales teniendo en cuenta las disposiciones nacionales pertinentes cuando haya una reestructuración corporativa.

ESMA también ha dejado claro que las entidades tienen que facilitar información sobre los derechos legales y contractuales de los clientes en estas circunstancias, incluido el derecho a cancelar el contrato y cualquier derecho de recurso.

Por último, ha apuntado que cualquier comunicación a los clientes debe ser clara y expresarse en lenguaje sencillo, intentando no causar una preocupación indebida. En las comunicaciones, los clientes deben ser informados de con quién pueden contactar para obtener más información.

ESMA y las autoridades nacionales de competencias continuarán prestando atención a las novedades que se produzcan en este ámbito, incluyendo la evaluación del nivel de preparación de las entidades, para asegurar que sus clientes son adecuadamente informados.