Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

España: ¿nación emprendedora?

  • 13-12-2019

  • 3 minutos

Ayer miércoles 11 de diciembre asistimos a la presentación de Arcano Partners sobre el informe “España: ¿nación emprendedora?”.

Dirigido por Ignacio de la Torre, socio y economista jefe de Arcano, comenzó comparando la posición de los ciudadanos suecos respecto de los españoles, obteniendo las siguientes conclusiones: empleo más seguro (tasa de paro 54% inferior), salario superior (+71% la hora), y calidad de vida mayor (trabaja un 13% menos de horas al año) todo ello acompañado de unos servicios públicos muy bien percibidos por sus ciudadanos.

¿A qué se debe la mayor prosperidad de los suecos?

La respuesta es clara: la productividad. Con una productividad de +54% en comparación, las empresas disfrutan de un buen margen, los empleados de un buen sueldo y calidad de vida, el sector público de una potente recaudación, que le permite financiar un ambicioso sistema de bienestar social.

¿Qué ha hecho Suecia para conseguirlo? Destacar en innovación. Este liderazgo innovador proviene del emprendimiento, afirma Ignacio de la Torre. Así, en el prestigioso ranking Global Entreperneurship Index, Suecia ocupa la novena posición mundial, mientras que España obtiene la trigésimo cuarta.

«Se puede trabajar menos y ganar más; el santo grial es la productividad»

Ignacio de la Torre, socio y economista jefe de Arcano

Una radiografía objetiva de la situación del emprendimiento y la innovación en España muestra claroscuros. Por un lado, están creando ecosistemas con enorme potencial; Madrid, Barcelona y en desarrollo Málaga y Valencia, pero el ecosistema español presenta también deficiencias obvias que nos alejan de los más exitosos, como los EEUU o Israel. Desde Arcano Partners aseguran que estas deficiencias se centran fundamentalmente en la escasez de financiación especializada en Venture Capital (VC), tanto en fase temprana vital de las empresas como en etapa de crecimiento, y en la poca capacidad para generar innovación, en parte debido a la exigua inversión en I+D+i del sector privado.

Ecosistemas de emprendimiento de éxito

En general, los ecosistemas de éxito se asocian a concentraciones de conocimiento e innovación, de relación entre Universidad, Gobierno y sector privado y, en consecuencia, fomentan la creación de nuevas empresas y de puestos de trabajo bien remunerados. Este cóctel tiene un gran atractivo político, así que han sido muchos los gobiernos que se han lanzado a intentar desarrollar ecosistemas de emprendimiento: Silicon Valley (EEUU), Boston-Cambridge (EEUU), Israel (sobre todo en Tel Aviv y en Be’er-Sheva), Zhongguancun (China), Londres, Berlín, Estocolmo…

Ignacio de la Torre, socio y economista jefe de Arcano
España

Por otro lado, los principales determinantes de éxito en el emprendimiento identificados, son:

  • La proximidad y estrecha colaboración de los principales intervinientes clave (Gobierno, Universidad, sector privado, VC, start-ups).
  • La amplia creación y difusión del conocimiento (aplicación “rentable” del mayor número posible de patentes).
  • El acceso fácil a la financiación (en toda su cadena, desde BA, pasando por VC, hasta la bolsa).
  • La idoneidad del marco institucional, regulatorio y fiscal (con fiabilidad e incentivos alineados).
  • La calidad del capital humano (con formación y perfil emprendedor adecuados).
  • La cultura emprendedora (con un sincero reconocimiento social del emprendedor).
  • El acceso sencillo a los mercados (un posible entorno favorable tendría limitada concentración empresarial, paro reducido, elevados PIB y renta per cápita, y escasa fragmentación geográfica regulatoria).

Propuestas desde Arcano Partners

«Si queremos aspirar a situar a España a la vanguardia en innovación y emprendimiento, hay que realizar reformas.»

Ignacio de la Torre, socio y economista jefe de Arcano

Entre las reformas propuestas más relevantes destacan:

  • Facilitar la inversión de fondos de pensiones y aseguradoras en Venture Capital, mejorando la regulación.
  • Fomentar los fondos de Venture Capital corporativos.
  • Generar una regulación ventajosa para fomentar el VC frente a otras clases de activos, dadas las externalidades que genera.
  • Reorientar los esfuerzos presupuestarios para facilitar el I+D+i privado a fórmulas más cercanas a las subvenciones a fondo perdido o a los recursos propios.
  • Facilitar el reciclaje empresarial mediante una tributación que impulse el emprendimiento de empresas jóvenes innovadoras, de forma que cuando los fundadores vendan sus participaciones, puedan emplear el dinero en montar nuevas empresas.
  • Fomentar las oficinas de transferencia de patentes de las universidades. Los royalties tecnológicos, cuando se generan, pueden compensar al investigador, a la universidad y al sostenimiento de la oficina. El incentivo económico espolea la traslación de conocimiento científico hacia la generación de patentes.

¿Es España una nación emprendedora?

No hay una respuesta clara. El avance tecnológico es imparable, está transformando la sociedad irremisiblemente, poniendo en riesgo a corto plazo, además, infinidad de puestos de trabajo (especialmente los vinculados a rentas más bajas). Y los EEUU y China están ganando la carrera claramente a Europa, ya no digamos a España. Impulsar el emprendimiento para conseguirlo, no es una opción en España, es ineludible e indispensable para mejorar la prosperidad de la población, independientemente del signo del gobierno en el poder (tanto la social-democracia en Suecia como la derecha en los EEUU han logrado lo mismo, un inequívoco liderazgo en innovación, tecnología y emprendimiento). Así, se antoja indispensable el diseño consensuado y la rápida implementación de una auténtica política de Estado en España.