Eurozona: la inflación subyacente en 2018 se mantuvo prácticamente sin cambios en el 1,0%

  • 09-01-2019

  • 2 minutos

La estimación «flash» de la inflación para el conjunto de la zona Euro en diciembre fue del 1,6% interanual, una bajada de 3 décimas con respecto a noviembre. Esta desaceleración se debe casi exclusivamente a los precios de la energía y, en menor medida, a una moderación de los precios de los alimentos. Al mismo tiempo, y sin mucha sorpresa, la inflación subyacente se mantuvo sin cambios en el 1.0% interanual, incluida una estabilidad perfecta del lado de los precios de los bienes manufacturados no energéticos y del precio de los servicios (ver gráficos).

Los precios de la energía y los alimentos se desaceleraron, pasando del 9,1% al 5,5% interanual y del 1,9% al 1,8% interanual (ver gráfico). Los efectos de base ligados a los precios de la energía siguen estando actualmente “moderados”, a pesar de la caída del precio del petróleo, pero serán notables en los próximos meses (ver gráficos).

Si hacemos las cuentas:

1. La inflación global se sitúa de media en el año 2018 en 1.7%, en línea con nuestra previsión frente al 1.8% estimado por el BCE y el consenso. La inflación global en 2019 debería ser varias décimas más baja, debido a los efectos de base sobre los precios de la energía. Teniendo en cuenta la reciente caída en el precio del petróleo, nuestra previsión de 1.8% para 2019 ya está “amputada” en 3 décimas, es decir, 1.5% de media durante el año (frente al 1.6% para el BCE y el consenso). 

2. La inflación subyacente ha alcanzado “su lugar” en 2018, con una media de 1%, el mismo resultado que la interanual de diciembre. Esto está por debajo de nuestras previsiones, ya que anticipábamos un cambio interanual de 1.2% a 1.3% a final de año, incluso si una cierta “resignación” parecía evidente tras 2 o 3 meses. Las perspectivas a medio plazo siguen siendo un aumento muy gradual de la inflación subyacente, alrededor de 1.5% interanual a finales de 2019 o 1.3% en media durante el año.

Implicaciones para el escenario del BCE

Es probable que el BCE revise sus previsiones de inflación para 2019 en la próxima actualización de marzo, teniendo en cuenta la caída del precio del petróleo y la lenta evolución de la inflación subyacente . Pero esto no cambiará el mensaje del BCE sobre las perspectivas de inflación a medo plazo y el hecho de que confíe en el camino hacia el objetivo. Dicho esto, el BCE no tendrá prisa por subir tipos. Parece razonable anticipar una reducción en el rango subiendo 15pbs la tasa de depósito hasta el -0.25%, como un ajuste técnico al final del año, pero el BCE se tomará más tiempo en su decisión de subir los tipos de referencia (1er trimestre de 2020).