Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Eurozona: situación económica y perspectivas

  • 10-07-2020

  • 2 minutos

Las medidas de apoyo sin precedentes adoptadas tanto por los gobiernos como por el BCE facilitarán la recuperación económica de la eurozona. Europa está ultimando los esbozos de un plan de recuperación histórico que marcará un gran paso adelante en el proyecto europeo. Os dejamos a continuación con el comentario de los expertos del Investment Desk de Bank Degroof Petercam.

Situación económica de la eurozona

La tasa de desempleo de la eurozona aumentó tan sólo un 0,2% entre marzo y abril hasta alcanzar el 7,3%. Poco más de 200.000 personas perdieron su empleo en abril, una cifra muy inferior a la de la crisis de 2009. Los programas de desempleo temporal introducidos por muchos países han contribuido a limitar el aumento del desempleo permanente. En abril, alrededor del 30% de los trabajadores de la zona euro se beneficiaron de ese apoyo. Además, la baja tasa de paro se explica por la fuerte disminución de la población activa en el mercado laboral italiano. Un gran número de italianos han abandonado la búsqueda activa de trabajo en vista de la difícil situación económica.

En su reunión de junio, el BCE decidió aumentar el tamaño de su Programa de Compras de Emergencia contra la Pandemia (PEPP) en 600.000 millones de euros, hasta los 1.350.000 millones de euros, desde los inicialmente 750.000 millones anunciados. Además, el BCE amplió la duración del PEPP en 6 meses, que ahora durará hasta junio de 2021. El tercer anuncio importante del BCE se refiere a la reinversión de los valores adquiridos en el marco del PEPP. El banco central reinvertirá los bonos con vencimiento hasta finales de 2022 como mínimo. Las intervenciones del BCE han contribuido a contener los diferenciales de la deuda italiana y española, que se habían ampliado desde el estallido de la crisis sanitaria.

Creemos que el BCE no dudará en aumentar el tamaño de este programa, que es el instrumento monetario preferido del BCE en este período de crisis, si la situación lo requiere. El BCE también podría decidir reducir aún más las tasas de interés de sus operaciones de financiación bancaria a largo plazo (TLTRO).

Plan de recuperación europeo

El apoyo presupuestario de Alemania es mucho mayor que el de otros países de la zona euro con un margen de maniobra presupuestario más limitado. El riesgo para el equilibrio de la zona euro es que la recuperación económica sea, por lo tanto, mucho más fuerte en Alemania que en los países más afectados por la crisis (Italia, España y Francia), lo que acentúa aún más las divergencias económicas entre ellos. Con el fin de limitar este riesgo, y en aras de la solidaridad, la Comisión Europea ha propuesto un plan de recuperación europeo de 750.000 millones de euros, dos tercios de los cuales serían subvenciones/transferencias fiscales permanentes. Sin embargo, algunos países han expresado reservas y desearían que la proporción de préstamos aumentara a expensas de las subvenciones. Este plan de recuperación aún debe ser aprobado por el Consejo Europeo y luego ratificado por los distintos países miembros de la Unión. Si bien este primer paso hacia una mayor integración fiscal en la zona euro es un avance considerable en el proyecto europeo, la cantidad de subsidios sigue siendo pequeña en comparación con el deterioro de los déficits presupuestarios de este año. Además, los fondos se liberarán a lo largo de varios años, lo que limitará la eficacia del plan a corto plazo. Por último, este plan de recuperación es de carácter temporal y no preludia un aumento estructural del tamaño del presupuesto europeo, tal y como sería deseable.