Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Evaristo Moliné de Goldman Sachs AM – Sales Manager del mes

  • 28-04-2020

  • 5 minutos

Os presentamos a Evaristo Moliné, Third Party Distribution Sales de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica. Con sede en Madrid, se incorporó a la firma en septiembre de 2011. Con anterioridad, trabajó en BNP Paribas como Operations Account Manager durante más de cinco años dirigiendo un equipo de seis personas.

Entrevista a Evaristo Moliné, Goldman Sachs AM

¿Qué motivos te llevaron a dedicarte al sector financiero? ¿Cuál habrías elegido de no ser este?

Sinceramente, una mezcla de suerte y casualidad. Siempre me interesó el universo de las inversiones pero mis estudios universitarios me marcaban otro camino. Al terminar la carrera de Derecho me surgió una beca para trabajar en el sector financiero y desde entonces no me he arrepentido.

Aunque de pequeño quería ser una Tortuga Ninja, – bromas aparte- seguramente lo más razonable hubiera sido dedicarme al Derecho Internacional si no hubiera recalado en el sector financiero.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

De lo que más disfruto es de aprender cosas nuevas, y los que trabajamos en ventas tenemos la enorme suerte de poder hacerlo tanto de los gestores internamente como de nuestros clientes.

¿Cuáles son tus aficiones?

Soy aficionado a la práctica de diferentes deportes (esquí, tenis, bici, submarinismo… y golf desde que dejé el hockey sobre hierba). Mi otra pasión es viajar. He tenido la gran suerte de haber podido disfrutarlo mucho durante los últimos años, ahora que tanto se echa de menos…

En 2011 entraste a formar parte de Goldman Sachs, ¿qué es lo más importante que has aprendido en estos casi nueve años en la firma?

Trabajo en equipo. He pasado estos casi nueve años en la gestora del banco, Goldman Sachs AM, aunque en dos roles y países diferentes. Eso me ha permitido aprender de muchos compañeros con responsabilidades y puntos de vista muy diferentes, pero si hay algo que ha sido consistente a lo largo de estos años, es lo importante que es para la compañía el sentido de equipo y la colaboración.

Actualmente estamos viendo cómo la expansión del coronavirus está afectando tanto a la economía como a los mercados. ¿Qué opinión tienes al respecto?

En esta situación de crisis sanitaria global, me gustaría mandar en nombre del equipo de Goldman Sachs AM un mensaje apoyo y ánimo a todos vuestros lectores y sus familias. Las repercusiones económicas son aún difíciles de estimar: los datos macro acaban de comenzar a reflejar el impacto de la pandemia causada por el COVID-19, y el parón en la actividad en buena parte de los sectores productivos está llevando a las economías a nivel global a una contracción muy aguda, que producirá caídas importantes del PIB global en los dos primeros trimestres de este año. Pero la reacción de los gobiernos y bancos centrales también está siendo muy agresiva, con el objetivo en el caso de los mercados financieros, de mantener la liquidez necesaria para poder salir de la crisis lo antes posible.

En Goldman Sachs AM esperamos una normalización de los niveles de liquidez en la mayoría de los países desarrollados con las medidas ya puestas en marcha y las que vendrán y, aunque hemos revisado a la baja nuestras previsiones para final de año en los mayores índices de renta variable global, esperamos que la recuperación, principalmente en los dos últimos trimestres del año, arrastren a los mercados de renta variable, sobre todo en Europa y EEUU.

También creemos que en la actualidad podría haber una oportunidad en crédito global de alta calidad, una clase de activo muy golpeada en las últimas semanas por la elevada volatilidad y falta de liquidez, por varias razones: en primer lugar, los diferenciales de crédito ofrecen actualmente una compensación significativa al riesgo de recesión. Además, en el caso de EE.UU., la Fed empezará en breves a comprar crédito corporativo, una medida histórica. Finalmente, creemos en los próximos meses va a aumentar una demanda de crédito de calidad como fuente de yield y diversificación frente a la renta variable.

En ambos casos, en un entorno como el actual en el que algunos sectores y empresas van a salir más perjudicados que otros, creemos que la gestión activa tiene más sentido que nunca.

¿Qué importancia cobra la liquidez en un escenario como el actual?

La liquidez es una parte esencial de una cartera siempre, pero más aún en momento como el actual. Durante el mes de marzo, la falta de liquidez en los mercados de renta fija, junto con el temor a los efectos del coronavirus COVID-19 y la caída del precio del petróleo han sido los tres elementos principales responsables de unos niveles de volatilidad extrema que han dificultado la ejecución de operaciones de gran tamaño. Sin embargo, la falta de liquidez durante las últimas semanas no ha sido exclusiva a los mercados de renta fija: en la peor semana del mes de marzo, la liquidez llegó a caer hasta un 90%, cuando muchos “market makers” decidieron reducir la cantidad de riesgo que estaban dispuestos a asumir por los altos niveles de volatilidad.

Desde el punto de vista de las estrategias de Goldman Sachs AM, la liquidez es un factor importantísimo para nuestros gestores, que además de cumplir con los objetivos de rentabilidad y riesgo establecidos para sus carteras, mantienen siempre niveles de liquidez que les permitan atender a las solicitudes de reembolsos de nuestros clientes, sobre todo en momentos como el actual.

¿Qué fondo de Goldman Sachs AM reducirá la volatilidad de las carteras de los inversores?

La gama de fondos monetarios GS Liquid Reserves, de nuestro equipo de gestión de liquidez, que cuenta con fondos en euro, dólar, libra esterlina y yen, son seguramente una de las mejores opciones para reducir la volatilidad de una cartera, utilizada por una gran variedad de inversores.

Y con ello me refiero a todo tipo de inversores, desde tesorerías de empresas, aseguradoras, gestoras, fondos de pensiones, fondos soberanos, bancas privadas, inversores minoristas… Todos ellos encuentran en los fondos monetarios una herramienta muy útil para gestionar su liquidez, ya sea como alternativa o complemento a los depósitos que han utilizado históricamente: los fondos monetarios se han convertido en una fuente muy estable de liquidez, que además aporta diversificación de riesgo a las carteras de los clientes más conservadores.

Además, los fondos monetarios son una gran fuente de financiación para la economía real: compran las obligaciones a corto plazo de bancos, grandes compañías y gobiernos. En un momento como el actual, en el que la liquidez es esencial, la industria de los fondos monetarios tiene mayor sentido que nunca.

Inversión Socialmente Responsable: ¿crees que todos los actores de la industria de fondos de inversión la entienden de igual manera?

Creo que no, a día de hoy no todos los actores entendemos de la misma manera la Inversión Socialmente Responsable, pero también creo que sí hay un gran consenso en que no se trata de una moda, sino de algo que ha llegado para quedarse y cada vez tiene mayor importancia para nuestros clientes.

Como gestora de fondos, ¿qué podéis aportar a la hora de educar, formar o sensibilizar sobre la inversión sostenible a vuestros clientes?

En 2015, Goldman Sachs AM compró Imprint Capital Advisors, una firma líder de su sector especializada en el asesoramiento a inversores institucionales. A día de hoy, contamos dentro de la gestora con un equipo de 40 expertos en inversión sostenible, que diseña estrategias para ayudar a nuestros inversores basándose principalmente en los siguientes pilares:

  • Invertir de manera sostenible debe formar parte de un proceso y no confundirse con un mero acto. Este proceso incluye desde el análisis de la cultura de la empresa, cómo se organizan los equipos directivos y la preparación de sus sistemas.
  • Proceso de inversión riguroso: hemos evolucionado de un sistema binario (en el que simplemente se tomaba en cuenta si una compañía se adhería o no a determinadas prácticas admitidas por el mercado), a evaluar aspectos mucho más cualitativos (qué medidas toma una empresa y cómo las lleva a la práctica).
  • Ceñirse a resultados y no meramente a puntuaciones. A día de hoy existe una serie de estándares, como el SASB (Sustainability Accounting Standards Board) que ayudan a poner un punto de partida para parametrizar los resultados. Sin embargo, estos no son suficientes y el seguimiento debe realizarse de manera continua.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad en la que vives, Madrid?

De Madrid me gusta todo. Pero si tuviera que elegir, lo que más echaba de menos cuando vivía fuera: la luz y la gente.

¿Dónde te ves dentro de diez años?

Nos esperan muchos cambios en los próximos años, principalmente ligados a la digitalización, y estoy seguro de que nuestro sector seguirá siendo muy relevante en 2030, espero seguir formando parte de él aportando mi granito de arena.