¿Existe correlación entre la curva de tipos invertida y la renta variable?

  • 03-04-2019

  • 2 minutos

No existe una correlación significativa entre una inversión de la curva de tipos y la rentabilidad futura de las bolsas. Sin embargo, según el Banco de la Reserva Federal de San Francisco, durante los últimos 60 años, todas las recesiones en EEUU estuvieron precedidas por una curva de tipos invertida, con un retraso de entre 6 a 24 meses entre el evento de inversión y la recesión. Cabe señalar, sin embargo, que no todas las curvas invertidas van seguidas de una recesión, como vimos más recientemente a mediados de los años sesenta. Si la economía de EEUU entrara finalmente en recesión, veríamos que en términos generales los valores del índice S&P 500 corregirían de media en torno a un 5% en el año anterior a entrar en recesión.

Todos los ciclos económicos terminan en una recesión; por lo tanto, la pregunta obvia es cuándo podemos esperar la próxima. En este momento, los inversores necesitan averiguar si sus inversiones actuales están enviando una señal correcta o falsa sobre una posible recesión en EEUU. Las emisiones del Tesoro de EEUU están siendo dominadas por vencimientos a corto plazo y, como tal, mantiene los rendimientos a corto plazo en un nivel artificialmente alto. Por el contrario, la oferta de bonos del Tesoro a más largo plazo está aumentando lentamente. Existen otros factores técnicos, incluyendo el fin del QE, así como la demanda de los inversores extranjeros de bonos del Tesoro a largo plazo, lo que significa que la señal actual es falsa. Los pronósticos económicos aún vaticinan un sólido crecimiento, tanto en Estados Unidos, como en el resto del mundo, en 2019 y 2020. En Ethenea, tampoco esperamos que el mundo o Estados Unidos entren en una recesión en un futuro cercano.

Menos atención a la curva de tipos

Por lo tanto, un inversor exitoso debería continuar basando sus decisiones en el desarrollo del conflicto comercial entre EEUU y China, la política del banco central y el crecimiento de los beneficios empresariales, y prestar menos atención a la reciente señal de la curva de tipos. Una solución a la guerra comercial apoyaría un buen desempeño de las bolsas mundiales. Sin embargo, como no esperamos que este conflicto se resuelva en un futuro próximo, preferimos seguir siendo prudentes. Dada la limitada presión inflacionaria, esperamos que los rendimientos se mantengan en niveles bajos, lo que podría hacer que el precio del oro subiera aún más.