Los factores ESG se abren paso en los países emergentes

  • 12-03-2019

  • 2 minutos

Si bien el interés de los inversores en las cuestiones ESG continúa creciendo, la mayor parte de los activos que reúnen estas consideraciones y el crecimiento de los mismos se relaciona con los países desarrollados. No obstante, los factores ESG tienen una gran influencia en el desempeño de las empresas de países emergentes y, poco a poco, se van logrando grandes avances en este sentido.

Los activos ESG han aumentado un 25% entre 2014 y 2016

La evidencia empírica está ahí: por un lado, el estudio realizado por Global Sustainable Investment Alliance refleja que los activos ESG han aumentado un 25% entre 2014 y 2016. Además, el Estudio Global de Inversión de Schroders apoya esta tendencia, ya que el 78% de los encuestados afirmaron que tienen una mayor consideración por los criterios medioambientales que hace cinco años.

Por otro lado, varios estudios a lo largo de los años han demostrado cómo las inversiones en activos sostenibles tienen un impacto positivo en las rentabilidades de los mercados emergentes. No es de extrañar, por tanto, que la influencia positiva de los criterios ESG acabe calando también en las carteras de los inversores. El impacto es aún mayor en las carteras que incluyen compañías de regiones emergentes, cuyo desempeño corporativo incluso ha mejorado gracias a la inversión sostenible.

China, líder de los emergentes en la lucha contra el cambio climático

Varios países emergentes han decidido tomar cartas en el asunto y comenzar a legislar en favor de políticas que combatan problemas como la creciente urbanización, la contaminación, el estrés hídrico y el cambio climático. China y la India se colocan a la cabeza, especialmente China que busca ser líder en la lucha mundial contra el cambio climático. Su presidente, Xi Xinping, lleva desde 2017 impulsando medidas centradas en la reducción del consumo energético, el desarrollo de energías alternativas y el fortalecimiento de leyes ambientales.

A pesar de que las compañías y gobiernos están en la dirección correcta, todavía no existe una norma reconocida universalmente, por lo que la falta de información ofrecida por parte de las compañías emergentes ha complicado la tarea de los inversores de seleccionar aquellas con mayor potencial. Un informe de Transparency International publicado en 2016 sobre las prácticas de transparencia de 100 grandes multinacionales en mercados emergentes, arrojó una calificación promedio baja, de 3,4 sobre 10.

Los avances en estos países en materia ESG son importantes y necesarios

No obstante, la buena noticia es que el informe reconoce que “la regulación funciona” y muestra a la India como caso de éxito. El país promulgó una ley que exige a las empresas publicar información financiera clave en todas sus filiales. Como resultado, la India ha conseguido destacar por encima del resto de países evaluados. Otros países como Brasil, Egipto, Polonia y Filipinas también han empezado a introducir códigos de gobierno corporativo a partir de 2016.

Los avances en estos países en materia ESG son importantes y necesarios y, para ello, el compromiso por parte de las compañías de mercados emergentes para divulgar datos y facilitar la transparencia es crucial. También lo es que haya cierta supervisión y guía para promover las prácticas empresariales sostenibles. Finalmente, hay que tener en cuenta que no todos los países emergentes cuentan con las mismas estructuras y que existen muchas diferencias culturales dentro de este universo, por lo que contar con un equipo en el terreno que profundice en el conocimiento e idiosincrasia de cada mercado reforzará el compromiso existente entre inversores y compañías para establecer políticas de gestión que encajen dentro de esta filosofía.