Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Fidelity anima a los bancos a aplazar el pago de dividendos para combatir los riesgos financieros del Covid-19

  • 26-03-2020

  • 2 minutos

La gestora Fidelity ha animado a los bancos a aplazar el pago de dividendos, de forma pragmática, para combatir los riesgos financieros de la pandemia de coronavirus. Su CIO Global de inversiones en renta variable, Romain Boscher, explica en un comunicado por qué desde Fidelity animan a dichas entidades a no distribuir dividendos hasta el próximo año debido a la extraordinaria gravedad del momento que vivimos actualmente. En concreto, menciona al Banco Santander como ejemplo de esta buena práctica.

Romain Boscher, CIO Global de inversiones en renta variable de Fidelity International

Comunicado de Fidelity

Una incertidumbre considerable está impactando la economía global, ya que la propagación del coronavirus amenaza con crear una crisis financiera. La perturbación económica causada por el virus probablemente conducirá a un aumento considerable de la carga y el incumplimiento de la deuda corporativa. Incluso después de años de fortalecimiento del capital, los bancos, particularmente en Europa, están muy expuestos a la caída de los precios de los activos y a los préstamos morosos en un mundo de tipos de interés reales muy bajos y, en algunos casos, negativos. Al proporcionar la financiación que requieren los clientes, los bancos, trabajando junto a los gobiernos, tendrán un papel crucial que desempeñar para garantizar que nuestras economías puedan recuperarse.

Fidelity International agradece y apoya los llamamientos de algunos reguladores europeos que solicitan que los bancos del viejo continente difieran temporalmente los pagos de dividendos hasta que disminuya la incertidumbre. Si las perspectivas económicas se deterioran aún más, los aplazamientos pragmáticos crearán un amortiguador de capital adicional para que los bancos absorban los posibles choques financieros y reduzcan el riesgo de aumentos de capital altamente diluyentes.

Sabemos que los dividendos juegan un papel inestimable en la economía, especialmente para los ahorradores a largo plazo, y esto no debe subestimarse. Es importante enfatizar que no estamos abogando por la cancelación de dividendos. El anuncio de Santander de consolidar los pagos para el próximo año es un buen ejemplo. Tan pronto como la situación se estabilice, o el impacto de cualquier préstamo deteriorado mejore, entonces se deben pagar los dividendos.

Como gestores de activos, creemos que un aplazamiento de dividendos es lo mejor para los inversores y nuestros clientes, porque prioriza la estabilidad financiera en tiempos de incertidumbre y garantiza que los bancos estén bien capitalizados y puedan ayudar a las personas y las pequeñas empresas como deberían. Por eso recomendaríamos que los bancos europeos actúen sobre esto ahora.