Ganar perdiendo menos: una buena opción para los inversores conservadores

  • 21-12-2018

  • 2 minutos

Nuestro enfoque en acciones de dividendos de calidad global, con dividendos sostenibles y o crecientes, así como con ratios razonables, combinan a la par los parámetros objetivos de excelencia de los inversores, como rendimiento, contenido, riesgo y liquidez. En consecuencia, creemos que invertir en compañías con rendimientos por encima de la media y con dividendos sostenibles es una estrategia sólida y defensiva para los inversores a largo plazo. Esto es un hecho particularmente  correcto para los inversores que ponen énfasis en los ingresos regulares (distribuciones) y que desean participar en un desempeño positivo del mercado de valores sin estar expuestos a todos los riesgos del mercado.

De acuerdo con nuestra filosofía de inversión, el fondo invierte principalmente en compañías con modelos de negocios establecidos y un rendimiento de dividendos alto y sostenible. Así, nuestra estrategia de dividendos se presenta como una alternativa conservadora -principalmente bottom-up-, aunque también tiene en cuenta estrategias top-down. Nuestro equipo de gestión de equity income  genera ideas a partir de tendencias top-down, desde el modelo multifactor que seguimos en DWS. Este modelo clasifica las acciones según el rendimiento de dividendospayout ratio y el crecimiento de dividendos. Estos son los principales elementos que se analizan, haciendo especial hincapié en la sostenibilidad de los dividendos (por ejemplo, el flujo de efectivo disponible, la solidez del balance), así como el modelo de negocio de la empresa, la ventaja competitiva y la calidad de la gestión. Esto lleva al fondo hacia compañías de calidad y que son capaces de mantener, e incluso aumentar, su dividendo. Así que, por un lado, estamos invirtiendo en acciones en los sectores más bien defensivos, que ofrecen un alto rendimiento de dividendos de manera sostenible; como por ejemplo, bienes de consumo, utilities y salud. Y, por otro lado, invertimos en temas de inversión estructural, con tasas de crecimiento de dividendos sostenibles y superiores a la media; como son los sectores más cíclicos. La cartera, de aproximadamente 70 acciones, se mantiene a largo plazo, y ha generado un rendimiento promedio anual de 20% en los últimos cinco años. El efectivo se gestiona activamente para administrar el perfil de riesgo de la cartera.

La naturaleza conservadora de la estrategia del DWS Top Dividende / DWS Invest Top Dividend ha protegido bien el capital de los inversores durante la caída de los mercados, tanto en  2008 como en 2009, en 2011 y también en 2015y 2016, reciente corrección de mercado. Como resultado, la desviación estándar del fondo está claramente por debajo del mercado de acciones en general (MSCI World), lo que lleva a presentar índices de Sharpe favorables en múltiples períodos.