Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Germán García Mellado de A&G Banca Privada – Gestor del mes

  • 06-08-2020

  • 4 minutos

Os presentamos a Germán García Mellado, gestor de A&G Banca Privada. Comenzó su carrera profesional en 2001 como gestor de carteras en Gesnorte Pensiones. Más tarde entró a formar parte de entidades como Banco Madrid y Merchbanc. Germán se incorporó a A&G en septiembre de 2018 como gestor de renta fija. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid en el Programa de Cooperación Educativa, cuenta con un Máster en Dirección Económica Financiera por CEF y con los certificados European Financial Advisor (EFA), Certified European Financial Analyst (CEFA) y Certified International Investment Analyst (CIIA).

Entrevista a Germán García Mellado, A&G Banca Privada

¿Cuándo y cómo llegaste al sector financiero? ¿Tenías alguna otra vocación?

En 2001, pocas semanas después de los atentados del 11 de septiembre, tuve la suerte de incorporarme en una gestora pequeña (Gesnorte) que me ayudó a decidir hacía donde quería dirigir mi futuro profesional, ya que antes no lo tenía muy claro.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta es poder contribuir a la revalorización de los ahorros de los inversores que han confiado su dinero en nuestra gestión. Lo que menos, probablemente, el cortoplacismo a la hora de evaluar resultados, que, en general, hace que nos midan más de lo deseable por el rabioso corto plazo, en vez de por la consistencia en los resultados.

¿Cuáles son tus hobbies?

Familia, amigos y deporte. En mi tiempo libre intento pasar el mayor tiempo posible con mi mujer e hijos, asistir a reuniones familiares, quedar con los amigos de toda la vida y hacer algo de deporte. Mi otra gran pasión es el Real Madrid, del que soy aficionado desde pequeño.

¿Qué oportunidades ha dejado el Covid-19 dentro del universo de la renta fija?

En este entorno de elevada volatilidad hemos tenido oportunidades en renta fija que no veíamos hace mucho tiempo, pudiendo invertir en crédito de mucha calidad a diferenciales sobre los tipos de interés realmente atractivos. Aunque ya se ha producido gran parte del potencial de revalorización en estos activos, todavía se puede invertir en bonos que no han tenido ese apoyo explícito del BCE.

El crédito subordinado de compañías con buenos fundamentales es uno de los nichos donde se puede encontrar valor con un horizonte temporal a medio plazo.

El crédito periférico es otro activo de renta fija que ofrece potencial en el escenario actual. La contundencia de la respuesta del BCE y el proyecto del Fondo de Reconstrucción son dos pasos muy importantes en el proyecto europeo, sobre todo en comparación con la gestión de la anterior crisis financiera de 2008.

¿Cómo valoras la actuación de los bancos centrales y las medidas llevadas a cabo por los gobiernos?

La rápida actuación de gobiernos y bancos centrales ha permitido que los mercados descuenten con una alta probabilidad un rebote de la economía en un período corto de tiempo. Si este escenario se acaba materializando, los activos de renta fija y en concreto el crédito corporativo y financiero, podría ofrecer importantes oportunidades de cara a futuro.

Debido a la velocidad de las correcciones del mes de marzo, los bancos centrales de ambos lados del Atlántico han redoblado esfuerzos, no sólo por mantener bajo control los bonos soberanos, sino también los corporativos, inundando el mercado de liquidez, y comprando incluso activos sin grado de inversión (en el caso de la Fed).

En septiembre de 2018 te incorporabas a A&G para gestionar el DIP Flexible Bonds, ¿cuál es la filosofía de inversión del fondo?

Es un fondo de renta fija flexible que invierte fundamentalmente en euros. Realizamos una gestión activa y dinámica de los tipos de interés y diferenciales de crédito, buscando valor entre los diferentes tipos de deuda, emisores y plazos. Además, realizamos estrategias de valor relativo en curvas de gobierno, buscando inversiones descorrelacionadas con el resto de activos de renta fija. La duración máxima de cartera es 7, teniendo un rating medio mínimo de investment grade (máximo HY del 35%).

Desde que empezamos a gestionar el DIP Flexible Bonds con el equipo gestor y la política de inversión actuales, en 2019 hemos obtenido una rentabilidad superior al 6% con una volatilidad por debajo de la de sus competidores, y en un año tan complicado como el actual, acumulamos una rentabilidad del -1,8%.

¿Cuál es actualmente el título con mayor peso en cartera? ¿Por qué?

En general invertimos la cartera con una elevada diversificación, lo que nos permite acotar los riesgos idiosincráticos. Normalmente, tendremos porcentajes más elevados en bonos que tengan una reducida exposición a tipos y a crédito, ya que invertimos en éstos como alternativa a la liquidez. Actualmente invertimos un 2% de cartera en deuda senior preferred de Banco Santander con vencimiento a 2,5 años y un diferencial sobre los bonos del Tesoro de 30 puntos básicos. Respecto a los bonos con mayor exposición a crédito, actualmente los que más pesan en cartera son emisiones Tier 2 de Bankinter y Caixabank (1,4% cada uno).

¿Qué ratios debe cumplir una empresa para que forme parte de tu portfolio?

En empresas no financieras nos fijamos en ratios que evalúan el nivel de apalancamiento del emisor, la generación de caja y la rentabilidad de la compañía. También evaluamos criterios cualitativos, como son las expectativas de la evolución del negocio o la composición accionarial de la empresa.

En emisores financieros, es importante monitorizar los niveles de capital del banco, la evolución del activo, apalancamiento, nivel de provisiones, rentabilidad y liquidez. Debido a la elevada regulación que tiene este sector (sobre todo tras la anterior crisis), se hace especialmente importante tener en cuenta los cambios en la regulación bancaria, que pueden afectar a los bonos ya emitidos.

¿Cuál ha sido tu mejor idea de inversión?

Para valorar la mejor idea de inversión se debería tener en cuenta no sólo la rentabilidad obtenida, sino el riesgo que hemos incurrido para obtenerla. En renta fija podemos invertir en activos tremendamente seguros como son las cédulas hipotecarias, así como en tramos de deuda que computan como capital. Éstos últimos, ofrecen rentabilidades mucho más elevadas, debido a la posibilidad de incurrir en el impago de cupones o asumir pérdidas de principal en el caso de que el banco pase por dificultades.

Nosotros hemos conseguido obtener importantes plusvalías tanto en las cédulas hipotecarias en la crisis de deuda periférica (sobre todo invirtiendo en la parte más larga de la curva), como en deuda de mayor subordinación (AT1), que han tenido un claro ouperformance respecto a las acciones de los bancos en estos últimos años. Pero lo más importante en este sentido es identificar valor en cada activo de renta fija en los diferentes momentos del ciclo.

¿Dónde te ves dentro de 10 años?

Espero seguir disfrutando de familia y amigos, celebrando títulos del Real Madrid, y en cuanto a los mercados, prefiero ir “partido a partido” construyendo un track record consistente.