Gestora del mes – Lola Solana de Santander AM

  • 12-09-2018

  • 4 minutos

Este mes contamos con Lola Solana, gestora de fondos Small Caps y de Renta Variable de la gama Santander Sostenible de Santander Asset Management.

Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, Solana se incorporó al equipo de Santander en 1989. Es la responsable del Santander Small Caps España (desde su creación en 2004), el fondo que le ha catapultado a la fama. En 2017 fue el producto de renta variable española más rentable, consiguiendo un rendimiento superior al 26%.

Lola Solana está especializada en compañías de pequeña y mediana capitalización, tanto españolas como europeas, y en 2016 fue galardonada como “mejor gestora de renta variable española” por Citywire.

¿Cuándo y cómo llegaste al sector financiero? ¿Tenías alguna otra vocación?

Estudié Derecho y pensaba opositar a Judicaturas, pero me ofrecieron un trabajo temporal el verano que acabé la carrera. El trabajo consistía en vender un producto novedoso que acababa de salir al mercado, los fondos de inversión. La entidad era Barclays. Me gustó tanto que no me conformé con venderlos, quería saber que había dentro, quería gestionarlos. Y al final lo conseguí.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta es la riqueza intelectual que aporta el trabajo de gestor. Cada compañía que analizas es diferente a la anterior. Cada sector es diferente. Cada equipo directivo con el que te reúnes te aporta algo diferente. Este trabajo me permite crecer como profesional y como persona. Y toda esa riqueza trato de transmitírsela a los clientes que han confiado en mi gestión.

¿Qué aficiones tienes?

Me gusta la astronomía. Mirar el universo, el cielo profundo, buscar nebulosas y pequeños planetas… Todo esto me da paz interior y me ayuda a relativizar los problemas y a cuestionarme muchas cosas que antes daba por sentado. También me gusta escribir. Escribiendo encuentro respuestas a cosas que me inquietan y que me interesan. Me relaja y me ayuda a poner en orden mis pensamientos. Muchas veces no encuentro gente con quien hablar en profundidad de lo que me preocupa, pero la escritura siempre la tengo al alcance de la mano, no importa dónde esté o la que hora sea. Hace que nunca me sienta sola.

¿Cómo ves el entorno económico actual?

Después de un crecimiento en España superior al 3% durante cuatro años, es lógico ver cierta desaceleración en consumo, turismo o confianza empresarial. Pero sigo viendo buenos fundamentales de fondo. Las empresas se han desapalancado, se han internacionalizado y han apostado por el talento. Hay valor en nuestro tejido empresarial y hay talento para desarrollarlo.

Las pequeñas compañías han ganado mucho en bolsa en los últimos años, ¿sigues viendo potencial en ellas? ¿Crees que siempre se va a ganar más dinero en una empresa de pequeña o mediana capitalización que en una de mayor tamaño?

Sí hay potencial. Las pequeñas empresas necesitan la combinación de un buen negocio y talento. Cada vez hay más talento en España y cada vez mejores negocios que compiten internacionalmente. Además, siempre las empresas pequeñas a largo plazo lo harán mejor que las grandes. Porque aunque la economía se desacelere, la evolución humana nunca para y siempre habrá una pequeña compañía por la que la tecnología y la sociedad avance.

Desde el pasado mes de junio estás al frente de un nuevo reto: el Santander Sostenible Acciones, un fondo que se incluye dentro de la gama sostenible de Santander AM. ¿Qué tal los primeros pasos en este nuevo proyecto?

Muy bien. El fondo se está comportando mejor que su índice de referencia. Porque está invertido en sectores defensivos: alimentación, salud, reforestación, gestión de residuos, renovables. Son sectores con crecimiento sostenido a largo plazo. Buscamos empresas que se mantengan en el tiempo, que sigan en cartera en los próximos 15, 20 años. Con equipos directivos comprometidos y modelos de negocio muy competitivos tecnológicamente Porque la sociedad necesita ese tipo de empresas, empresas que nos faciliten el futuro.

¿Es difícil encontrar compañías éticas y que, además, sean rentables?

Jamás invertiríamos en una empresa que no fuera ética. Es condición sine qua nom. No hay nada más ecológico que la ética. Si no te ocupas de tus empleados, clientes o accionistas, difícilmente te ocuparás del resto del mundo. Pero, además, buscamos compañías con un impacto medioambiental y social. Compañías de gestión de residuos, de reforestación, renovables, compañías que hagan que nuestro mundo sea más respirable y saludable. Y buscamos compañías farmacéuticas y de salud que investiguen contra las enfermedades porque todos viviremos más y estaremos más solos y necesitaremos mayor calidad de vida. Por eso, la demanda de esas empresas y sus productos será mayor, por eso sus ventas serán mayores y por eso a largo plazo esas empresas serán las más rentables.