Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Gestor del mes – Nina Lagron de La Française

  • 16-10-2019

  • 3 minutos

Os presentamos a Nina Lagron, Head of Large  Cap Equities de La Française. Es directora de Large Cap Equities y gestora de fondos de la estrategia de inversión en carbono de La Française. Nina cuenta con más de veinte años de experiencia en mercados financieros, después de una carrera en Corporate Finance, ocupó varios puestos como gestora de carteras internacionales en mercados emergentes y en desarrollo dentro de Amundi, Gemway Assets y Fortis Investments. Nina Lagron posee un Máster en Gestión y un postgrado en Finanzas, es socia de CFA y tiene doble nacionalidad (francesa y alemana).

Entrevista a Nina Lagron, La Française

¿Cuáles son los retos que La Française AM tiene por delante en los próximos meses?

A nivel corporativo, La Française está implementando el análisis ESG en una selección de clases de activos, incluyendo acciones y bienes inmuebles. En los próximos meses, el reto consiste en adaptar nuestro análisis ESG a clases de activos alternativas, como por ejemplo la deuda.

¿Cuál es su opinión sobre la integración de factores ESG en el proceso de inversión?

Las soluciones de inversión sostenible son un medio eficaz para influir en la asignación de capital y en la valoración de las acciones a favor de las empresas en transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Nuestra estrategia de inversión en carbono apoya el cambio positivo y ofrece a los inversores la oportunidad de beneficiarse de la transición climática.

¿Cómo se crea una cartera ESG? ¿Cómo evalúa a las empresas, los directivos y la toma de decisiones?

Con la experiencia de nuestro centro de investigación extra-financiera interno, Inflection Point by La Française, analizamos nuestro universo de inversión en función de los factores ESG con un modelo propio de puntuación ESG. Los dos deciles inferiores quedan automáticamente excluidos del universo de inversión. Con estos datos, el equipo de análisis extra-financiero y nuestro equipo de gestión de fondos (análisis financiero) trabajan codo con codo y examinan a las empresas del universo de inversión. Al hacerlo, tratamos de asegurarnos de que los programas de reducción de emisiones de carbono puestos en marcha por las empresas sean técnicamente viables, creíbles y financiables.

Nuestra estrategia de inversión en carbono se centra en las empresas que ofrecen soluciones para hacer frente al cambio climático, en particular las empresas que están en el camino de lograr reducciones tangibles significativas de los gases de efecto invernadero o que se centran en productos o servicios para dichas reducciones. Nos centramos en las empresas que se encuentran en transición y que con el impulso del ESG podrían estar vinculadas a la generación alfa.

¿En qué tipos de compañías evitarían invertir?

Aunque el cambio climático es un problema para todos los sectores de actividad, excluiremos, por ejemplo, a los fabricantes de carbón o incluso a las empresas energéticas que utilizan combustibles fósiles. También aplicamos exclusiones basadas en normas, como las de los fabricantes de minas terrestres y de racimo y, en general, las empresas que violan los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. También excluimos sistemáticamente a las empresas que obtienen puntuaciones dentro de los dos deciles más bajos de nuestro modelo de puntuación ESG.

¿Es difícil encontrar empresas sostenibles y que, además, sean rentables?

En realidad, la rentabilidad y la sostenibilidad van de la mano, muy a menudo los programas de reducción de emisiones de CO2 conducen a un mayor ahorro de costes y, por tanto, a mayores márgenes, a una mejor reputación e imagen de marca y, por tanto, a mejores márgenes.

A menudo, las empresas que proporcionan tecnología para impulsar desarrollos más sostenibles tienen un mayor potencial de crecimiento y perspectivas positivas de margen de beneficios.

Dado el tamaño relativo de nuestro universo de inversión, somos capaces de seleccionar empresas con lo que consideramos perspectivas de valoración positivas. Adicionalmente, hay que tener en cuenta que nuestra estrategia de inversión en carbono se enfoca en aquellas compañías que facilitarán la transición futura para otras o que están en una tendencia positiva, la cual debe reflejarse positivamente en sus estados financieros futuros.