Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Guía de las medidas tomadas en la Unión Europea contra el Covid-19

  • 08-05-2020

  • 5 minutos

En los últimos meses la Unión Europea ha estado tratando de hacer frente a la crisis económica y social que está provocando la pandemia de COVID-19 lanzando ayudas desde distintos organismos comunitarios (BCE, Comisión Europea, Consejo Europeo…). Para no perderse en medio de todos estos programas, desde el Investment Desk de Bank Degroof Petercam han elaborado una guía con el calendario de todas las medidas que se han aprobado o planteado en la Unión Europea desde los organismos comunitarios hasta el día de hoy.

Guía de las medidas tomadas en la Unión Europea

Durante la última década, Europa se ha enfrentado a numerosos retos: la crisis del euro, la crisis ucraniana, la crisis de los refugiados y, por supuesto, el Brexit. Ahora, la región se enfrenta a una nueva “hora de la verdad”, ya que la propagación del coronavirus tendrá un impacto importante y duradero en la Unión Europea. La pandemia afecta a los países europeos en diversos grados y son los miembros del sur, España e Italia, los más afectados, tanto en términos sanitarios como económicos. Las medidas aplicadas para combatir el virus también varían de un país a otro. No obstante, Europa también está tratando de mitigar el impacto económico de la epidemia, pero, para que sus medidas se afiancen, es evidente que se necesita el acuerdo de los propios Estados Miembro. En este documento tratamos de hacer una guía y análisis de las iniciativas que se han tomado desde los organismos comunitarios hasta la fecha:

FECHADECISIÓN TOMADA
10 de marzoPrimera Cumbre Europea sobre el Covid-19: los ministros de Sanidad de cada país estarían en contacto diario para elaborar una respuesta coordinada.
17 de marzoLos Estados Miembro podrían decidir por sí mismos cómo tratar el Covid-19.
18 de marzoEl BCE anunió el aumento de su programa de compra de bonos (750.000 millones de euros).
19 de marzoLa Comisión Europea propuso una importante relajación de las normas de ayuda estatal.
26 de marzoEl debate se centró en los «coronabonos» pero no se llegó a ningún acuerdo.
2 de abrilLa CE propuso la IIRC+: liberar 37.000 millones de euros de los fondos de cohesión para financiar inversiones en las regiones más desfavorecidas.
9 de abrilLos Ministros de Finanzas acordaron un paquete de ayuda de 540.000 millones de euros (basado en 4 pilares).
23 de abrilEl Consejo Europeo aprobó los tres primeros pilares del plan de apoyo europeo.
30 de abrilEl BCE redujo el tipo de interés de las TLTRO III a 50 pb y anunció nuevas subastas de liquidez: PELTROs.

10 marzo: se celebró la primera Cumbre Europea sobre el Coronavirus. Durante este evento, se acordó que los ministros de Sanidad de cada país estarían en contacto diario para elaborar una respuesta coordinada. Los jefes de Estado y de Gobierno también establecieron en que las normas presupuestarias europeas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento debían interpretarse con flexibilidad (es decir, dejar de lado el rigor por el momento). Esa es la clave del asunto, pues las medidas de apoyo darán lugar a un fuerte aumento de los déficits presupuestarios.

17 de marzo: una semana más tarde se celebró una segunda cumbre en la que se acordó que los Estados Miembro podrían, en gran medida, decidir por sí mismos cómo tratar el coronavirus en sus propios países. Sin embargo, no se llegó a un acuerdo sobre el enfoque común para gestionar las consecuencias económicas de la pandemia.

18 de marzo: el BCE decidió tomar cartas en el asunto y anunció el aumento de su programa de compra de bonos, bajo el nombre “Programa de Compra de Emergencia Pandémica” (PEPP), dotado de 750.000 millones de euros, principalmente para calmar los mercados financieros y asegurar la financiación de las economías más afectadas, como España e Italia.

19 de marzo: la Comisión Europea propuso una importante relajación de las normas de ayuda estatal. El marco temporal adoptado por la Comisión permite así a las empresas recibir hasta 800.000 euros en subvenciones directas o beneficios fiscales sin que esto se considere una ayuda estatal este año. También se permiten las garantías del Estado sobre los préstamos bancarios o incluso los préstamos subvencionados.

26 de marzo: el Consejo Europeo se reunió, de nuevo, para tratar de encontrar una respuesta europea común. Los debates se centraron en el despliegue de un fondo de préstamos de emergencia, pero también en la posible emisión colectiva de deuda (los llamados «coronabonos«). Sin embargo, no se llegó a ningún acuerdo.

2 de abril: la Comisión Europea propuso reagrupar algunos fondos existentes bajo el título «Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus Plus «, IIRC+ para abreviar. Se trata, en particular, de liberar 37.000 millones de euros de los fondos de cohesión para financiar inversiones en las regiones más desfavorecidas. Así pues, unas normas más flexibles deberían permitir canalizar los fondos hacia las regiones y sectores más afectados.

9 de abril: todas las miradas se dirigieron a la cumbre del Eurogrupo en la que, por fin, los Ministros de Finanzas llegaron a un acuerdo sobre un paquete de ayuda de 540.000 millones de euros. Este plan puede considerarse como un compromiso provisional entre los Estados Miembros del Norte y del Sur y se basa en 3+1 (4) pilares:

  • Los 27 Estados miembros ofrecen conjuntamente una garantía de 25.000 millones de euros, que la Comisión Europea utilizará como palanca para recaudar 100.000 millones por sí misma en el mercado. Ese dinero se puede prestar luego en condiciones favorables a los Estados Miembros para financiar planes de trabajo de corta duración. Este programa se ha denominado SURE («Apoyo Temporal para Mitigar los Riesgos de Desempleo en una Emergencia «). Los tres Estados miembros que harán el mayor uso del fondo no podrán recibir en conjunto más del 60% (60.000 millones de euros) de los recursos.
  • El Banco Europeo de Inversiones (BEI) puede proporcionar liquidez adicional a las PYMES. Los 27 Estados miembros de la UE apoyan la creación de un fondo de garantía adicional de 25.000 millones de euros. Este fondo generará a su vez 200.000 millones de euros de financiación adicional, de nuevo mediante el apalancamiento. No se ha establecido una asignación específica para cada país.
  • El Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) pondrá a disposición de los países de la zona euro líneas de crédito preventivo por valor de 240.000 millones de euros. Estas líneas de crédito pueden utilizarse para gastos relacionados directa e indirectamente con la crisis del coronavirus. Es decir, no sólo para el gasto en salud, sino también para el gasto económico. Cada Estado Miembro podía pedir prestado hasta el 2% de su PIB nacional.
  • También se asumió el compromiso de crear un Fondo Europeo de Recuperación «temporal, específico y proporcional a los costos extraordinarios de la crisis». Se propuesto una cantidad de hasta 1.000 mil millones de euros o más. Sin embargo, las claves se debatieron en la cumbre del 23 de abril.

23 de abril: el Consejo Europeo, como era de suponer, aprobó los tres primeros pilares del plan de apoyo europeo. Éstos deberían ser operativos a partir del 1 de junio. Sin embargo, no se pudo llegar a ningún compromiso en cuanto al cuarto pilar. Los líderes europeos aún no se han puesto de acuerdo sobre el contenido exacto de este plan de recuperación. El principal obstáculo es la forma que debe tomar. ¿Debería ser a través de préstamos o subvenciones? Si bien, algunos Estados Miembros del Norte (incluidos los Países Bajos, Suecia y Austria) prefieren la primera opción, la mayoría de los Estados Miembros del Sur (principalmente España, Francia e Italia) están a favor de la segunda opción. En el caso de estos últimos, es esencial evitar un mayor aumento de la deuda pública de los países más afectados. A falta de un acuerdo, se ha pedido a la Comisión Europea que elabore propuestas más concretas a corto plazo, en estrecha consulta con los Estados miembros.

30 de abril: el último organismo comunitario en anunciar medidas adicionales fue el BCE, que en su reunión mensual de abril, redujo el tipo de interés de las operaciones TLTRO III a 50 puntos básicos por debajo del tipo de interés medio aplicable a las operaciones principales de financiación del Eurosistema y anunció nuevas subastas de liquidez especiales con el nombre de PELTROs.