Hay que medir la verdadera huella ecológica

  • 29-11-2019

  • 5 minutos

Kanpur, en el norte de la India, es conocido como el “Manchester del Este”. A orillas del río Ganges, es hogar de varias industrias pesadas, incluyendo cuero, productos químicos y fertilizantes. Pero, a diferencia de su gemelo inglés, con enormes efectos secundarios. Kanpur se ha convertido en el centro urbano más contaminado del mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sus tres millones de habitantes respiran aire hasta cinco veces más contaminado que el límite recomendado. No es un caso aislado. Según la OMS el aire tóxico mata a nueve millones de personas y causa pérdidas de 4,6 billones de dólares, equivalente a 6 % del PIB mundial. Además la contaminación atmosférica no es el único fenómeno creado por el hombre que daña nuestro medio ambiente y la economía. La acidificación de los océanos, escasez de agua y contaminación del suelo también amenazan nuestra forma de vida. Invertir en estas tendencias a parte de invertir en el cambio climático como tal, requiere un esfuerzo monumental.

climático

Así, los consumidores tienen que cambiar sus hábitos y los gobiernos sus prioridades. Pero tal vez los inversores pueden tener el papel más importante, si bien su compromiso sigue lejos de ser suficiente. La Agencia Internacional de la Energía estima que por cada dólar empleado en apoyar la energía renovable otros seis se gastan en subsidios a combustibles fósiles. La reasignación de sólo 10% de tal gasto a proyectos renovables, según otro estudio, ayudaría a pagar la transición hacia la energía limpia. El caso es que los inversores pueden proporcionar fondos vitales a empresas que desarrollan productos y servicios que pueden revertir el daño ecológico y además tienen el poder de retener o retirar capital de empresas que no se toman en serio sus responsabilidades ambientales. Exigir a cada empresa cotizada que tenga en cuenta su huella ecológica de la misma manera que calcula, por ejemplo, sus ingresos y beneficios, es una forma de desplegar dicho poder.

Debate centrado en el cambio climático

El problema, sin embargo, es la falta de datos significativos. La mayoría de informes financieros ambientales son demasiado limitados o subjetivos. Por ejemplo, el análisis ambiental empresarial estándar tiende a centrarse exclusivamente en el proceso de fabricación, sin tener en cuenta el impacto ecológico más amplio de proveedores o de los productos y servicios a lo largo de su vida útil. Es el caso de la industria del automóvil, donde las emisiones en la vida de un vehículo, su verdadera huella ecológica, son cuatro a cinco veces mayores que las derivadas de la sola fabricación.

Además el debate medioambiental actual tiende a centrarse únicamente en cambio climático, por la huella de carbono. Pero empresas e inversores deben prestar también atención al impacto en la biodiversidad o uso del agua, ampliando el alcance de la auditoría ambiental en toda la cadena de valor, desde extracción de materias primas hasta los procesos de fabricación, distribución y transporte, uso de productos, desechado y reciclado. Una manera de lograrlo es mediante un enfoque más científico mediante modelos como el de los límites planetarios. Desarrollado por investigadores del Stockholm Resilience Center, evalúa el estado del ecosistema en nueve dimensiones ambientales y está empezando a llamar la atención de grandes empresas.

Se espera que la clase media mundial aumente de 3.800 millones a más de 5.600 millones de personas para 2030, lo que requiere más recursos globales, hasta el punto de que los consiguientes cambios ecológicos adversos pueden ser de los principales riesgos para la expansión económica.  De hecho el verdadero valor del capital natural no se refleja adecuadamente en los precios de mercado, lo que conduce a un consumo de recursos naturales y contaminación excesivos. Pero las empresas que buscan resolver los correspondientes desafíos ambientales mediante innovación, tecnología y uso inteligente de recursos naturales pueden crecer en este entorno cambiante gracias a modelos de negocio que a largo plazo serán los más demandados.

Reducir emisiones relacionadas con el cambio climático

Al respecto la estrategia de inversión Pictet Global Environmental Opportunities trata de captar las oportunidades globalmente al tiempo que contribuye positivamente a un mundo más sostenible, para lo que cuenta con un Consejo Consultivo que permite a los gestores identificar tendencias en tecnología, políticas y patrones de consumo y ayuda a definir temas que caracterizarán el concepto, actualmente en materia de eficiencia energética, control de la contaminación, suministro y tecnología del agua, gestión y reciclaje de residuos, agricultura y silvicultura sostenibles y desmaterialización de la economía.

Su enfoque de inversión utiliza el marco científico único de los límites planetarios, publicado por primera vez en la revista Nature en 2009 por Johan Rockstrám (Stockholm Resilience Centre), que identifica nueve dimensiones ambientales clave (agua, cambio climático, biodiversidad, uso de la tierra, ciclo de nitrógeno y fósforo, acidificación de los océanos, agotamiento del ozono, aerosoles y contaminación química) y especifica los umbrales que no se pueden sobrepasar sin causar daños ambientales irreversibles. Solo invierte en empresas cuyas actividades, productos y servicios a lo largo de su ciclo de vida operan en los correspondientes «espacios operativos seguros».  Así, para que una compañía sea invertible al menos 20% de sus actividades deben estar relacionadas con productos y servicios así como calidad y cantidad de I+D en medio ambiente, que contribuyen a resolver los desafíos ambientales.  Esta metodología puede producir emisiones negativas. Por ejemplo, una empresa que fabrica turbinas eólicas genera emisiones negativas de dióxido de carbono si sustituyen generación de energía de petróleo, carbón o gas y ayuda a reducir emisiones en el futuro.  En el caso de Pictet Environmental Opportunities, que contribuye a reducir emisiones asociadas al cambio climático y tiene un impacto significativamente menor que los índices de referencia mundial en todos los límites planetarios, especialmente en cuanto acidificación de los océanos, eutrofización y contaminación química.

Criterios ASG integrados

Para ello parte del universo de más de 40.000 empresas cotizadas globalmente y aplica una política de exclusión de las que participan en producción de armas y de países no signatarios del Tratado sobre no proliferación de armas nucleares, una lista de 21 cotizadas.  Solo 3.500 operan dentro del “espacio operativo seguro” y 400 de estas contribuyen a la resolución de los desafíos ambientales, conformando el universo invertible. La selección se basa en la pureza, franquicia, calidad de gestión y valoración, estando los criterios ASG integrados en la puntuación de franquicia y calidad de la gestión, con impacto en el peso de cada acción en la cartera.

El indicador de controversias mide hasta qué punto las empresas están expuestas a controversias como soborno, corrupción, retiradas de productos, incidentes de contaminación y conflictos con las comunidades locales, en función de su grado de gravedad y recurrencia, así como responsabilidad de la empresa y fiabilidad de las fuentes de información.  Sustainalytics es la fuente principal, en escala de cero (sin controversia) a cinco (controversias significativas).  Si una empresa no está cubiertas por proveedores externos los gestores evalúan el impacto ASG con investigación primaria y evaluación cualitativa.  El resultado es que Pictet-Global Environmental Opportunities no tiene exposición a controversias severa o altas y muy baja a significativas. Además tiene en cuenta las puntuaciones de gobierno corporativo de ISS, ya sean robustas, promedio o débiles en cuanto a independencia del consejo, planes de remuneración de ejecutivos basados en resultados a largo plazo, respeto a los derechos de los accionistas minoritarios y refuerzo de las funciones de control de riesgos y auditoría. Además mide la diversidad, donde el número de miembros femeninos de la Junta puede ser una aproximación.

Los derechos de voto se ejercen sistemáticamente de acuerdo a la política de Pictet AM y a través de la plataforma de ISS, teniendo en cuenta normas reconocidas internacionalmente, en contra de resoluciones que no sean en interés de los accionistas. Para influir positivamente en las empresas establece diálogo, directamente o a traves de proveedor externo.

Un ejemplo de empresa es Smurfit-Kappa. Se estima que 12,7 millones de toneladas de plástico contaminan nuestros océanos cada año, con efectos dramáticos en la vida marina y aves. El micro plástico está entrando en la cadena alimentaria global.  Pero Smurfit-Kappa produce embalajes basados en papel que evitan estos residuos y ayudan a reducir los costes de transporte. Una gran proporción de sus productos se basa en papel reciclado. Además posee y opera 100.000 hectáreas de bosques en el mundo.  Su mayor impacto positivo respecto a los límites planetarios es en cambio climático, uso de agua dulce y contaminación química.

Cambio climático