Ibercaja Gestión registra dos fondos de renta fija

  • 05-08-2019

  • 2 minutos

Ibercaja Gestión registra dos fondos de renta fija

Ibercaja Gestión ha registrado en la CNMV dos nuevos fondos de renta fija: Ibercaja BP High Yield 2023 y Ibercaja Objetivo 2026. Miguel López Ferrero, director técnico de Ibercaja Gestión, ha querido compartir con nosotros la filosofía de inversión de sus nuevos productos.

Ibercaja BP High Yield 2023

Ibercaja BP High Yield 2023 es un Fondo de renta fija cuya filosofía consiste en construir una cartera estable y diversificada de renta fija pública-privada con calidad crediticia media-baja y con un vencimiento en torno a 3,5 años. Una vez construida la cartera se prevé el mantenimiento de los activos hasta su vencimiento (marzo de 2023), sin perjuicio de que podamos realizar algún cambio a lo largo de la vida del Fondo en el caso de que su visión sobre un título concreto así lo aconseje.

La rentabilidad adicional que una cartera de estas características nos va a ofrecer respecto a la inversión, por ejemplo, en un bono de deuda pública italiana con idéntico vencimiento se sitúa en el entorno de los 100 pb.

Ibercaja Objetivo 2026

Ibercaja Objetivo 2026 es un Fondo abierto de renta fija (sin comisiones de suscripción y de reembolso) con la única peculiaridad que su cartera (deuda pública italiana) vencerá en su totalidad en diciembre 2026. Por tanto, la rentabilidad que obtendrán los partícipes será fácilmente predecible. En concreto, la que cotice el bono de referencia en cada momento menos las comisiones del Fondo.

¿Por qué deuda pública italiana?

El bono italiano, pese a la recuperación experimentada sobre todo desde finales del mes de junio, sigue penalizado y cotizando en niveles de rentabilidad muy superiores a países comparables.

Tenemos que recordar que Italia es uno de los pilares de la Eurozona, siendo la cuarta economía más grande, que tiene asimismo un superávit primario (sin tener en cuenta la carga de intereses de la deuda), un déficit público que, aunque es cierto que el gobierno ha adelantado que se situará en el año 2019 en el -2,4%, no está tan lejos de las cifras que presentamos en España.

La gran debilidad del país se encuentra en su elevado endeudamiento (130% de deuda sobre PIB) y unas previsiones de crecimiento demasiado optimistas, pero no hay que olvidar que, al contrario que un país como España, en Italia existe una gran cantidad de deuda del tesoro italiano en manos de inversores particulares, por lo que la posibilidad de impago de la deuda es un escenario que los políticos difícilmente podrían plantearse.

Bajo este contexto dibujado, es cierto que nos encontramos ante un activo volátil, pero creemos que ofrece una buena oportunidad para invertir a rentabilidades atractivas y puede ser aprovechado para inversores que comprendan el riesgo y tengan un horizonte de inversión similar al plazo del Fondo (ligeramente inferior a 7,5 años). Dado el atractivo binomio rentabilidad-riesgo que ofrece el Fondo a día de hoy creemos que es una buena opción para formar parte de carteras diversificadas en un mundo de renta fija en el que la mayoría de activos cotizan con TIR negativa.