Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

La India confirma su hegemonía

  • 24-08-2020

  • 4 minutos

Las denominadas GAFA (Google, Alphabet, Facebook Amazon) son los mayores precursores en la India y no tienen la intención de detenerse. Facebook, Google y Amazon anunciaron este año inversiones en la India de más de 16.000 millones de dólares. Estas inversiones ponen de relieve el potencial de la economía digital de la India y, en términos más generales, el atractivo del país en general.

India

Facebook fue el primero en invertir en Jio Platforms, la filial de telecomunicaciones de Reliance, el mayor conglomerado de la India. El objetivo de Facebook es capitalizar los más de 280 millones de usuarios indios de WhatsApp y participar en la expansión del comercio electrónico de Reliance, con su plataforma Jio Mart lanzada a principios de año.

Las plataformas Jio atrajeron entonces a varios otros inversores, entre ellos Google. Este último, gestionado por Sundar Pichai, ha anunciado inversiones totales de más de 10.000 millones de dólares en la India en los próximos cinco a siete años, de los cuales la adquisición de una participación de 4.500 millones de dólares en Jio Platforms

Amazon, presente en el país desde 2014, también ha sido muy activa, ya que su director general Jeff Bezos anunció durante un viaje de campo a principios de año, su intención de invertir 1.000 millones de dólares para ayudar a la transformación digital de las PYMES a fin de que puedan ofrecer sus productos online, destacando también que Amazon ya ha invertido más de 5.500 millones de dólares en la India.

La India es uno de los mayores mercados del mundo en términos de usuarios de Internet. Con más de 650 millones de usuarios, la mayoría de los cuales están conectados a través de la red de móvil, la India ya es el segundo país, por detrás de China. Además, el país alberga un potencial importante, debido a que la tasa de penetración de los servicios de Internet sigue siendo muy baja. A título ilustrativo, la tasa de penetración del comercio electrónico es sólo del 3,4%, lejos de los niveles observados en otros países emergentes.

Además, el papel de la diáspora india es particularmente clave en este aumento de la inversión de US Tech en la India. Estados Unidos siguen siendo el principal destino de la diáspora india. Los ciudadanos estadounidenses nacidos en la India son el grupo de inmigrantes más favorecido en Estados Unidos, gracias principalmente a su nivel de educación (el 72% de los indios mayores de 25 años que viven en los Estados Unidos tienen un título de educación superior frente a una media nacional del 30%), y el 8% de los fundadores de empresas tecnológicas en los Estados Unidos tienen raíces indias.

Para nosotros, las inversiones de Facebook, Google y Amazon son posibles precursores de una mayor cooperación económica entre EE.UU. y la India en el contexto de las difíciles relaciones China-EE.UU

También es interesante señalar que estas inversiones vienen en un momento de crecientes tensiones políticas entre China e India. Tras los conflictos fronterizos entre ambos países en junio, el gobierno indio anunció la prohibición de 59 aplicaciones digitales chinas, entre ellas las muy populares TikTok y WeChat. La India es un mercado importante para TikTok, ya que la aplicación ha sido descargada 611 millones de veces desde su lanzamiento en 2017. Cerrar la puerta a las empresas chinas crea una oportunidad significativa para las empresas estadounidenses, que nunca han logrado penetrar en el mercado chino.

Una tercera potencia en el tablero geopolítico

Mientras que las relaciones de Beijing con Washington y Nueva Delhi se están deteriorando, las relaciones entre EE.UU. y la India, por el contrario, parecen gozar de gran salud. A Estados Unidos le interesa ver emerger una tercera potencia para contrarrestar a China, en medio de una guerra comercial que mantiene con el gigante asiático.

La India espera capitalizar esta estrategia de Estados Unidos y atraer así a las empresas que deseen deslocalizarse fuera de China, o al menos diversificar su base de producción. Desde principios de año, más de 40.000 millones de dólares de capital procedente de EEUU ha llegado a la India.

Así, por ejemplo, Apple ha aumentado su producción de iPhone «Made in India». Foxconn, el principal ensamblador de productos Apple, ha abierto su primera fábrica en la India, que, desde el mes pasado, fabrica el último iPhone 11, y está previsto que invierta más de mil millones de dólares para aumentar su capacidad de producción. Es probable que otros proveedores de Apple, como Wistron, Pegatron y Samsung, le sigan, al igual que empresas indias como Dixon Lava y Micromax. Para atraer a estas empresas, el gobierno indio ha introducido un sistema de incentivos fiscales («incentivos vinculados a la producción») que cubrirá hasta el 6% de los costos de producción en los próximos cinco años

22 empresas, de Corea del Sur, Taiwán y Alemania, participarán en este programa de 6.700 millones de dólares, que tiene como objetivo convertir a la India en uno de los principales fabricantes de teléfonos inteligentes del mundo.

Este programa es una muestra perfecta de la iniciativa «Made in India» del Primer Ministro Narendra Modi, lanzada a su llegada al cargo en 2014, con el objetivo de aumentar la contribución del sector manufacturero al PIB de la India. Esta iniciativa cobró más fuerza en septiembre de 2019 con la reducción del impuesto de sociedades del 30% al 22%. Incluso se introdujo un tipo inferior (fijado en el 15%) para las empresas que hicieran inversiones entre 2020 y 2023. El anuncio de un plan de infraestructura de más de 150.000 millones de dólares de EE.UU. para los próximos cinco años también debería contribuir a aumentar el atractivo de la India, ya que las empresas extranjeras suelen citar la falta de infraestructuras modernas como un factor que les impide invertir en el país.

Crecimiento a largo plazo sustentado en un programa de reformas

Todos estos anuncios están en consonancia con un ambicioso programa de reformas aplicado por la administración Modi para impulsar el potencial de la economía india. Desde su elección en 2014, y respaldado por su reelección con una mayoría aún más amplia en 2019, Modi ha instigado muchas reformas estructurales, desde la inclusión financiera hasta la liberalización de los medios de comunicación, la privatización de las empresas públicas y la consolidación del elevado número de bancos estatales. A pesar de la epidemia de Covid-19, el gobierno continuó con su serie de reformas, esta vez dirigidas a la agricultura, que es un sector importante para la India, ya que todavía representa el 15% del PIB del país y emplea a más del 50% de su población.