Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Inteligencia artificial: ¿Oportunidad de inversión?

  • 16-12-2019

  • 4 minutos

La Inteligencia Artificial, el área de la Informática que se ocupa del desarrollo de programas y máquinas que ejecuten operaciones comparables a las que realiza la mente humana, va camino de convertirse en un avance revolucionario, y no solamente tecnológico, sino también económico y social.

Los algoritmos y principios básicos de esta disciplina ya se han estado definiendo desde los años 50, pero es ahora cuando se conjugan varios factores que hacen que su alcance potencial sea ubicuo. Algunos de estos factores son principalmente la disponibilidad de datos (el alimento de los sistemas inteligentes), debido al intenso proceso de digitalización que está teniendo lugar; la capacidad de cómputo, gracias al desarrollo de plataformas que permiten el procesado paralelo o distribuido de esos datos; el abaratamiento de la computación en nube; el desarrollo de algoritmos sofisticados de gran precisión, la imprescindible conectividad y también la necesaria demanda de mercado, que permiten poner en práctica estos sistemas para beneficio de todos. 

Uno de los indicadores del éxito de la IA es el hecho de que 7 de las 10 empresas más importantes del mundo en capital bursátil son usuarias o desarrolladoras de esta tecnología, una situación muy diferente de la de sólo 10 años atrás, cuando solamente 3 de las 10 primeras empresas del mundo pertenecían al sector. En la actualidad, la metamorfosis que está sufriendo la industria se puede resumir en el hecho de que existe un grado de automatismo que los computadores combinados con determinados algoritmos pueden alcanzar, y que todavía que no ha sido explorado en toda su amplitud, aunque sí podemos intuirlo. Por esta razón la IA es uno de los principales motores del cambio en lo que se llama la cuarta revolución industrial, una disciplina transversal y crecientemente multidisciplinar que nos lleva a la llamada Sociedad 4.0.

Amparo Alonso Betanzos, coordinadora del grupo de investigación LIDIA (Laboratorio de I+D en Inteligencia Artificial)

Inteligencia artificial confiable

Continuamente surgen áreas nuevas de aplicación de la IA, como las relacionadas con las FinTech, y otros sectores como el de la Salud o el de la Educación sufrirán grandes cambios, se está abriendo la posibilidad de desarrollar nuevos fármacos, tratamientos más personalizados, o educación más individualizada a lo largo de nuestra vida. Nuestra forma de relacionarnos ya no es la misma, no vemos la televisión de la misma forma que nuestros padres, no compramos de la misma forma y cómo llegar a determinadas direcciones se lo preguntamos a nuestros dispositivos móviles. Pero la IA sigue creciendo, queda mucho por hacer, por una parte es cierto que es más fácil que nunca automatizar soluciones, pero también abrir nuevos problemas, como la falta de transparencia de algunos algoritmos, o la mejora en el manejo de la causalidad, el tiempo y el espacio: También es necesario debatir desde un punto de vista ético sobre algunos aspectos no tan positivos como es el caso de la propiedad, la protección y la privacidad de nuestros datos, la difusión de noticias falsas que se relacionan con situaciones políticas sensibles, o el uso de técnicas de reconocimiento facial. La UE ha avanzado en este sentido proponiendo una IA confiable, robusta, transparente y con las personas como centro. 

Los retos y los inmensos desafíos que la IA plantea nos exige un debate político, económico y social profundo. El escenario de empleo sufrirá importantes cambios, para los que es necesario estar preparado. Necesitamos debatir y asumir también importantes modificaciones en nuestro modelo educativo, desde las primeras etapas de infantil hasta la necesaria formación permanente. Los países que entiendan y lideren la tecnología podrán crear ecosistemas con empleo estable y de calidad, generar riqueza económica y bienestar social. La IA nos abre un futuro lleno de oportunidades, está en nuestras manos poder conseguirlo.

Amparo Alonso Betanzos, coordinadora del grupo de investigación LIDIA (Laboratorio de I+D en Inteligencia Artificial)

Comparamos los fondos temáticos:

Oddo BHF Artificial Intelligence

ODDO BHF Artificial Intelligence es un fondo de renta variable sistemático que recurre al análisis cuantitativo y la inteligencia artificial para invertir en acciones cotizadas de todo el mundo con exposición a la temática de «inteligencia artificial» por medio de una selección de subtemas relacionados. Tiene como objetivo invertir de manera permanente en renta variable con el objeto de lograr un crecimiento del capital a largo plazo.

En primer lugar, se emplea un gran algoritmo de datos para definir los subtemas más importantes relativos a la inteligencia artificial y escoger las acciones de todo el planeta que resultan las más pertinentes para estos temas. En este restringido universo de inversión, se aplica el modelo cuantitativo propio «Algo 4» con el propósito de detectar 60 empresas que presenten las mejores características financieras y de riesgo.

Para comprender mejor la evolución del fondo mostramos el gráfico de crecimiento desde su nacimiento:

Allianz Global Artificial Intelligence

Su objetivo de inversión es el crecimiento del capital a largo plazo mediante la inversión en los mercados mundiales de renta variable de sociedades cuyos negocios se beneficiarán de la evolución de la inteligencia artificial o están actualmente relacionados con la misma. Las nuevas tendencias y desarrollos se incorporan a la cartera a través del análisis de viabilidad posibilitado por la experiencia del equipo gestor. Se aplica la Restricción de Hong Kong y Taiwán.

Para comprender mejor la evolución del fondo mostramos el gráfico desde su nacimiento:

Echiquier Artificial Intelligence

Fue presentado en la V edición de la Funds Experience de Valencia, y es un subfondo que invierte en los grandes valores internacionales que desarrollan o se benefician de la inteligencia artificial.

Su proceso de inversión consta de tres etapas:

  • Constitución del universo de inversión: filtros cuantitativos (análisis de empresas cotizadas del mundo que tratan los términos clave de la IA) y selección temática de empresas expuestas a la IA, directamente o indirectamente a través de uno de los 4 temas siguientes: usuarios de IA, proveedores de IA, infraestructura y facilitadores de IA. En esta etapa se analizan 300 empresas.
  • Análisis cualitativo y cuantitativo: capacidad para adoptar la inteligencia artificial, posición de liderazgo consolidada o en desarrollo, capacidad disruptiva, sostenibilidad del crecimiento, impacto de la inteligencia artificial en el crecimiento de la actividad. En esta etapa se estudian 130 empresas.
  • Construcción de la cartera: concentración en las convicciones más fuertes, selección de valores (stock-picking), ascendente (bottom-up) con arreglo a las restricciones establecidas en el folleto, exposición a renta variable: mínimo un 60%. En esta última fase quedan 25- 35 compañías, que constituyen la cartera.

Echiquier Artificial Intelligence B EUR alcanzó un 9,60% de rentabilidad en noviembre y en total un 40,17% desde principio de año. Hemos incorporado nuevas posiciones a la cartera; MONGODB (proveedor de infraestructura digital). Con el auge del big data, la nube y la inteligencia artificial, debe replantearse el paradigma de almacenamiento y organización de datos respecto a las bases de datos tradicionales.

Ronaldo Grandi, gestor del fondo Echiquier Artifical Intelligence