¿Interrumpirá la Fed su plan trimestral de subidas de tipos?

  • 08-01-2019

  • 3 minutos

La reunión de los responsables de política monetaria el 29 y 30 de enero constituirá un acontecimiento clave del primer trimestre, a medida que la economía estadounidense se acerca al final del ciclo y las condiciones financieras se endurecen. Tanto los miembros de la Fed como los mercados se centrarán en los datos económicos para obtener indicios sobre el estado de la economía global.

Gráfico 1: Comparativa de la rentabilidad de los activos en enero de 2019, en el promedio del periodo después de la crisis y el comienzo de 2018

Fuente: BlackRock

Las valoraciones de los activos cayeron de forma considerable en 2018 ante el incremento de la incertidumbre y la subida de tipos por parte de la Fed. Las valoraciones de la renta variable han regresado a sus medias posteriores a la crisis, tal y como reflejan los rendimientos financieros. Véase el gráfico anterior.

Nos adentramos en 2019 con unas valoraciones menos exigentes y unos precios de los activos que reflejan en mayor medida los riesgos. No obstante, se mantiene en gran medida el temor a una ralentización económica y a conflictos comerciales. En diciembre, las acciones estadounidenses registraron su peor mes desde febrero de 2009, mientras que los activos considerados como «refugio» —como el oro, el yen japonés y la deuda pública estadounidense— captaron un mayor interés.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzaron su nivel más bajo desde principios de 2018 (al tiempo que los precios aumentaron), lo que acentuó las ventajas de diversificación de esta clase de activos durante fases de aversión al riesgo.

La Fed, el comercio y el Brexit

Consideramos que la Fed se está volviendo más cautelosa a medida que las tasas de interés de Estados Unidos son prácticamente neutrales, a un nivel en el que la política monetaria no estimula ni restringe el crecimiento. La Fed reiteró su sesgo de ajuste en diciembre, protagonizando un crecimiento aún sólido. Pero las expectativas de los responsables de políticas para 2019 sobre las tasas medias se redujeron de tres a dos aumentos, según muestra la última proyección del “diagrama de puntos”, en línea con nuestro caso. El impulso: un crecimiento más suave y una perspectiva de inflación. La reunión de enero podría proporcionar pistas sobre el futuras actuaciones de la Reserva Federal. Una pausa en marzo parece ser cada vez más probable, ya que la Fed sopesa el impacto del endurecimiento de las condiciones financieras y los fundamentos económicos.

Una segunda fecha clave

La segunda fecha clave será la que protagonice el posible final de la tregua de la guerra comercial de 90 días entre EEUU y China el 1 de marzo. La falta de claridad sobre lo que se acordó entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, el 1 de diciembre destaca la fragilidad de la tregua. Las recientes medidas acordadas por China para aumentar sus compras de productos estadounidenses, proteger la propiedad intelectual y abrir más su economía podrían llevar a una extensión de la tregua, pero esperamos que persistan tensiones estructurales relacionadas con la política industrial de China y la competencia por el liderazgo tecnológico global. Las negociaciones entre los dos lados se reanudarán esta semana.

La tercera fecha clave

Esta será el próximo 29 de marzo, fecha en la que está previsto que Reino Unido abandone la Unión Europea (UE). Reino Unido debe acordar un acuerdo de retirada con la UE para evitar una salida desastrosa. Sin embargo, las probabilidades de que el parlamento apruebe el actual acuerdo de la primera ministra Theresa May con la UE parecen ser muy bajas dada la profunda división política interna. Es probable que sea necesario un cambio de rumbo, pero no vemos una dirección clara. Seguimos poniendo una baja probabilidad en un Brexit “sin acuerdo”, aunque la valoración de la libra británica parece reflejar temores significativos de una salida disruptiva.

Conclusión

Es probable que la incertidumbre en torno a eventos clave estimule la volatilidad y consiga una mayor capacidad de recuperación de las carteras en 2019. Preferimos un enfoque con protección: exposiciones a deuda gubernamental como un búfer de cartera por un lado y las asignaciones a los activos que ofrecen perspectivas de riesgo / rendimiento atractivas, como acciones de calidad y de Mercados Emergentes, en el otro. Esto incluye alejarse de los activos con un mayor potencial negativo, como las acciones europeas y los bonos soberanos europeos.