Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Inversión directa en China – ¿por qué y por qué ahora?

  • 11-05-2020

  • 3 minutos

La inversión directa en China puede ofrecer una mayor exposición al gigante asiático en comparación con la inversión en un índice global.

Cuatro razones por las cuales es una buena estrategia

  • Los inversores pueden obtener más de China en su cartera al tener la opción de realizar una asignación directa, pues los índices globales subestiman la importancia del país.
  • La economía de China puede recuperarse del Covid-19 antes que otros mercados, por lo que una mayor asignación -mediante una estrategia directa- puede permitir a los inversores capturar plenamente un rebote aún mayor.
  • Los inversores globales no están a la espera, sino que están aumentando sus inversiones en China, con lo que los indecisos pueden perder una oportunidad potencial.
  • La economía China desempeñará un papel más relevante en el mundo en el futuro, los inversores deben prepararse y una asignación directa es una excelente manera de hacerlo.
inversión directa en China

La inversión directa en China – ¿por qué?

Es posible obtener una mayor exposición a China con una estrategia específica y directa. Si observamos el MSCI All Country World Index (ACWI), el mayor índice de referencia de acciones del mundo, vemos que el peso de China era de tan sólo un 4,9% en marzo de este año, cuando su economía representa más del 15% de la economía mundial, según estimaciones del FMI en 2019. 

La renta fija sigue el mismo patrón: la ponderación de China en el mayor índice de bonos del mundo es sólo de un 3,1% cuando es el segundo mayor mercado de deuda a nivel global con 14 billones de dólares.

Ponderación de países en el Bloomberg Barclays Global Aggregate, marzo de 2020

inversión directa en China
Fuente: UBS Asset Management, marzo 2020

¿Por qué ahora?

China se está recuperando más rápido del Covid-19

China ha sido la primera economía que sufrió el brote de Covid-19. Ahora es el primer país en salir del confinamiento. Lo que muestran los recientes indicadores de actividad es que el país está empezando a volver a la normalidad, cuando varias economías del resto del mundo aún siguen bajo estrictos controles.

Los datos sobre la congestión del tráfico en las ciudades chinas muestran un retorno a los niveles de 2019

Fuente: AlphaWise, Morgan Stanley Research, a 12 de abril de 2020

Nota: grado de congestión de 46 grandes ciudades y tráfico de pasajeros del metro en 8 grandes ciudades desde el Año Nuevo Lunar

Así que ahora podría ser el momento de buscar una estrategia específica en renta variable, bonos o multiactivo de China para conseguir una mayor exposición a este mercado, si, tal y como se espera, China se recupera más rápido que el resto del mundo.

El dinero inteligente ya está fluyendo hacia los activos chinos

Cuando se trata de invertir en China, los inversores globales no se han quedado esperando y al margen. De hecho, están actuando con rapidez. A finales de 2019, los inversores a nivel mundial aumentaron sus participaciones en acciones y bonos en un 83% y un 32% interanual hasta alcanzar un total de 4,4 billones de RMB (620.000 millones de dólares, según datos del Banco Popular de China, a marzo de 2020).

Si estos inversores representan el «dinero inteligente», están obteniendo la ventaja de ser los primeros en actuar. Para los inversores que quieran ponerse al día, la mejor manera de hacerlo puede ser mediante una estrategia de inversión directa de China.

Participación de inversores extranjeros en acciones y bonos chinos (billones de RMB), enero de 2016 a diciembre de 2019 

inversión directa en China
Fuente: Banco Popular de China, marzo 2020

El mundo pronto será un lugar diferente, y ahora es el momento de posicionarse

Al mismo tiempo que el COVID-19 está modificando todo a su paso, también está propiciando algunos cambios en la economía mundial que serán a largo plazo.

Durante los últimos 20 años China ha mejorado su posición en todos los rankings hasta convertirse en una de las mayores economías del mundo y es probable que mantenga esa posición en los próximos años.

Eso significa que las asignaciones de activos de los inversores tendrán que alterarse para reconocer el peso del gigante asiático. Aunque lentamente, los índices se están actualizando para plasmar esta tendencia. En todo caso, pasará algún tiempo antes de que reflejen el verdadero papel de China en el mundo.

Así que para quienes invierten para el mañana, conseguir un posicionamiento a través de una estrategia directa en el país a día de hoy resulta una opción muy razonable. De esta forma el inversor no sólo se preparará para el esperado ascenso de China a la cima, sino que disfrutará del beneficio potencial del recorrido hasta allí.

Al igual que ocurre con muchas lecciones de la vida, si el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años, el segundo mejor momento es ahora. Lo mismo ocurre con la inversión en China.