Inversión ESG, ¿por qué es importante?

  • 13-02-2018

  • 5 minutos

Las cuestiones referentes al ámbito medioambiental, al ámbito social y al ámbito del gobierno corporativoESG por sus siglas en inglés: Environment, Social and Governance, están cada vez más de actualidad, y estos factores son mencionados con más frecuencia como incidentes en la rentabilidad y el acceso al capital. Cada vez son más los ejemplos de generación de valor en las compañías a través de las medidas adoptadas en el ámbito ESG.

Tomando estos aspectos como referencia y, asumiendo que el futuro y la sostenibilidad global pasan por una adopción de estas políticas, es de vital importancia tener una visión general de cómo pueden afectar estos factores desde diferentes puntos de vista.

En este caso, desde Aberdeen Standard Investments, analizan porqué es importante este tipo de inversión desde el punto de vista de un inversor, un gestor de activos y una corporación.

Inversor

Desde la perspectiva de un inversor, la consideración de factores ESG ha pasado en la última década de ser algo bien recibido a ser algo esencial (o casi). Esto puede atribuirse a diferentes tendencias. Una es la creciente atención a los efectos del cambio climático y otros impactos medioambientales provocados por el hombre, especialmente dada la gran cantidad de eventos meteorológicos extremos que se han producido recientemente. Otro factor es el cambio del inversor global, en el que cada vez se incluyen más mujeres y millennials, y que han mostrado un mayor interés en la buena gestión. En último lugar, un análisis reciente reflejó que el control de riesgos de criterios ESG durante el proceso de inversión puede ayudar a generar un flujo de retornos de alta calidad que probablemente sea más estable a largo plazo. Intuitivamente, esto tiene sentido, ya que se debería adoptar una mirada más profunda a las potenciales oportunidades de inversión.

La inversión ESG está en alza entre instituciones e institucionales. Según una encuesta reciente a inversores institucionales realizada por State Street Global Advisors, el 80% de las instituciones incorpora componentes ESG dentro de sus estrategias de inversión y más de 2/3 de estas instituciones sostienen que la integración de criterios ESG ha mejorado sus retornos significativamente. También la encuesta realizada por BNP Paribas Securities Services refleja que aunque cerca de la mitad de estos inversores han invertido un 25% o menos de sus activos en estrategias específicas de ESG, planean aumentar esta cantidad al 50% o más durante los dos próximos años. Las gestoras de activos a su vez, están respondiendo a esta mayor demanda de productos ESG. Del 80% de las gestoras que incorporan una inversión ESG, el 40% actualmente comercializa el 25% (o menos) de sus fondos como ESG o fondos de inversión responsable. Sin embargo, más de la mitad (54%) han señalado que planean comercializar el 50% o más de sus fondos como productos ESG en dos años.

Para los inversores minoristas, el aumento del interés en la inversión ESG, junto con la importancia del deber fiduciario, ha impulsado la expansión del empleo de buena gestión, así como de integración de ESG. Muchos inversores individuales están dedicando mayores reflexiones a qué impacto tiene el dinero que invierten en el mundo que les rodea. Una encuesta de 2015 realizada por Morgan Stanley deparó que un 71% de los inversores individuales mostraron interés en la inversión sostenible, con un 65% de los inversores individuales indicando que esperaban que la inversión responsable se volviese más predominante en los siguientes cinco años.
Al mismo tiempo, los asesores financieros se están tomando muy en serio el interés de sus clientes en la buena gestión y cuestiones ESG. Esto se aprecia en la encuesta de 2015 de una conferencia ISR a profesionales de la inversión, cuyo resultado fue que un 73% de los asesores financieros creían que la inversión con impacto se volvería una parte “ciertamente más grande” o “mucho más grande” de su trabajo en los siguientes cinco años.

Gestores de activos

La gestión de riesgos es cada vez más importante para las gestoras, ya que los riesgos dentro de mercados están en constante cambio. La incorporación de criterios ESG a las decisiones de inversión ayuda a las gestoras a obtener un entendimiento fundamental de los principales riesgos y oportunidades asociados a cada compañía o activo. Todos estos riesgos, incluyendo aquellos relacionados con la ciberseguridad, la gestión de la cadena de suministros, los cambios regulatorios o el impacto medioambiental, deberían ser parte del análisis general de una oportunidad de inversión.

Mientras muchos analistas relacionan el análisis ESG con análisis o consideraciones “no financieras”, esta visión puede subestimar la importancia de estos criterios, ya que son tan necesarios como otros para entender la salud financiera de una compañía, aunque quizás su impacto no sea tan cortoplacista. Si se manifiesta un riesgo ESG a medio o largo plazo, no tardará en tener un impacto significativo en la condición financiera de la compañía y su capacidad para generar retornos para los inversores.

Reconocer las ventajas y posibles riesgos de una inversión, ya sean positivos o negativos, es una parte crítica de la inversión fundamental. El entendimiento de los riesgos relacionados con preocupaciones ESG contribuye a alimentar el entendimiento de cada potencial inversión.

Corporación o empresa

Como resultado del mayor compromiso con la inversión responsable y criterios ESG tanto de inversores como de las gestoras, las compañías están cambiando sus prácticas para reflejar mejor su compromiso con la sostenibilidad y otras cuestiones ESG. Según un coloquio patrocinado por Pensions & Investments, menos del 25% de las 500 compañías más grandes del mundo realizaban hace cinco años informes de sostenibilidad. En 2017, cerca del 80% de estas compañías producían informes de este tipo.

Pero el simple registro de prácticas sostenibles ya no es suficiente. Los riesgos ESG son tan importantes como los riesgos financieros y por ello se les debería dar la misma consideración. Las compañías deben informar de sus riesgos y oportunidades ESG y cómo planean gestionarlos. Aunque algunas compañías ya han adoptado las mejores prácticas, otras siguen incluyendo esta información en sus informes de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en los que puede ser pasada por alto.

Podemos ser optimistas con que las mejoras llegarán a tiempo, hay que diferentes organismos internacionales, como el Global Reporting Initiative (GRI) y el Sustainable Accounting Standard Board (SASB) ya están apelando por estándares globales de evaluación de riesgos ESG.

Finalmente, las compañías están viendo un mayor apoyo de sus consejos con respecto a centrarse en características ESG. Según los datos de Institutional Shareholders Services, un 33% de las compañías incluidas en el S&P 500 tienen al menos un directivo en su consejo con experiencia en responsabilidad social corporativa o inversión socialmente responsable. Cambios como este, que se producen a un nivel muy alto de la estructura empresarial, probablemente estimulen un mayor impulso e implementación de objetivos más favorables a criterios ESG.