Inversión sostenible: ESG en deuda emergente

  • 07-01-2019

  • 4 minutos

Las imágenes de montones enormes de divisas devaluadas de Venezuela o Zimbabue necesarios para adquirir bienes básicos, como pan o carne, circulan con frecuencia en las redes sociales y son la prueba contundente de hasta qué punto la gobernanza es fundamental en las economías emergentes. Sin embargo, intentar descubrir (y mucho menos leer) las señales que indican cómo van cambiando las condiciones, ya sea a mejor o a peor, es difícil.

Para complicar el asunto, las dimensiones sociales y medioambientales también tienen el potencial de influir radicalmente en la evaluación de las inversiones. Por ejemplo, la deforestación de Haití y la Primavera Árabe tuvieron consecuencias dramáticas en forma de devaluación contundente de las divisas de estas regiones.

No obstante, los inversores suelen tener problemas para entender las características medioambientales, sociales y de gobernanza de los países de forma general o sistemática, especialmente en los mercados de renta fija.

Una razón por la que los inversores en bonos soberanos han sido bastante más lentos a la hora de reconocer la importancia de los factores ESG que, por ejemplo, los inversores en renta variable, es la falta relativa de información de calidad. Los factores ESG se cuantifican cada vez más en el plano empresarial y se aplican a la inversión en crédito y en renta variable, pero no hay tantas investigaciones sobre cómo afectan a la percepción de solvencia de los emisores de deuda soberana.

Gráfico 1: Rentabilidad de la deuda de países emergentes según su puntuación ESG de 1 a 100. 27/12/2017 = 100 puntos.

Fuente: Pictet AM, JP Morgan

Sin embargo, los servicios de asesoría y las agencias de calificación han empezado recientemente a responder a la creciente demanda de análisis ESG soberanos. Esta tendencia probablemente seguirá en aumento, ya que los inversores ven pruebas directas de que existe relación entre cómo los países se clasifican según diversos criterios de ESG y cómo rinden sus bonos. Por ejemplo, cada vez hay más pruebas de que existe correlación entre la buena gobernanza y menores diferenciales y riesgo de impago soberano. Por otro lado, un estudio reciente concluyó que, aunque el cambio climático aumentó el coste medio de la deuda de los países emergentes en 117 puntos básicos, aquellos que invirtieron en preparación social consiguieron reducir los costes en 67 puntos básicos.

Información, por favor

No obstante, aunque las calificaciones de las agencias ayudan, no son una cura mágica porque el análisis ESG de los países no es una caja negra que arroja respuestas inequívocas. De entrada, algunas métricas ESG no cambian mucho ni con mucha frecuencia. Además, estos factores pueden tener efectos diversos en la economía de cada región. Dicho de otro modo, algunos importan más que otros, todo depende de las circunstancias particulares de cada país. Por estas razones es necesario un enfoque sutil que integre criterios ESG con métricas más tradicionales.

Como los factores ESG suelen evolucionar a largo plazo, su inclusión en los procesos de construcción de carteras requieren que la institución inversora tenga esa visión largoplacista. Esto incluye, entre otros, el contacto directo con los prestatarios soberanos, es decir, con los ministros del Tesoro en reuniones presenciales, comunicación mediante cartas, cuestionarios y preguntas sobre ESG en las presentaciones a inversores. En algunos casos es posible que se deba llegar incluso a explicar a los servidores públicos qué son los factores ESG y por qué son importantes.

Construcción de un modelo

Nuestro enfoque conlleva la incorporación de factores ESG en los modelos de riesgo país. En Pictet Asset Management, empleamos toda una gama de datos ESG , de fuentes externas e internas , que se agregan en una puntuación de país. Los factores medioambientales que controlamos incluyen la calidad del aire, la exposición al cambio climático, la deforestación y la gestión del agua. Las dimensiones sociales incluyen la educación, la sanidad, la esperanza de vida y la investigación científica. La gobernanza alcanza elementos como la corrupción, los procesos electorales, la estabilidad gubernamental, la independencia judicial y el derecho a la privacidad.

Posteriormente, la puntuación agregada constituye uno de los seis pilares de la clasificación del índice de riesgo país (IRP) producido por nuestros economistas.

Esfuerzos conjuntos

El enfoque más exitoso para la ESG soberana probablemente sea la que se adopte por el conjunto de la industria financiera. Aquellos gobiernos a los que se les requiere mejorar sus credenciales ESG probablemente exhiban una mayor y más estable tasa de crecimiento así como más resistencia frente a los reveses macroeconómicos. De hecho, la mejora de los datos ESG en los mercados emergentes aumentaría la tendencia de la rentabilidad de esta clase de activo o, dicho en lenguaje del mercado, potenciaría su beta.

Individualmente, los gestores tienen relativamente poco poder, aunque hay ejemplos en los que los prestatarios soberanos han cedido ante la presión, como cuando los gestores se preocuparon por las reformas agrarias de Sudáfrica.

Gráfico 2: Activos totales en la industria de la inversión con un mandato ESG, en billones de USD. La línea discontinua muestra proyecciones.

Fuente: Deutsche AM

Sin embargo, el sector en su conjunto tiene la capacidad de influir en gobiernos para llevarlos en la dirección correcta, ya que unos 592.000 millones de dólares de los 8,3 billones de dólares en deuda soberana emergente en circulación está en manos de sociedades de gestión de activos.

Las sociedades de inversión ya están dando pasos en esta dirección. Por ejemplo, los Principios para la Inversión Responsable de la ONU, una iniciativa con más de 1.800 firmantes en el sector que gestionan más de 2,25 billones de USD en activos, creó recientemente un grupo de trabajo por el compromiso soberano que busca fomentar el diálogo y la cooperación entre la industria de la gestión de activos y los prestatarios soberanos. Cada vez hay más iniciativas, por ejemplo, el Consejo Global por la Finanzas Verdes, que pretende coordinar los esfuerzos de varias entidades del sector para favorecer el desarrollo de las finanzas verdes.

Marcando la diferencia

La sostenibilidad es un pilar del negocio de Pictet Asset Management. Por esto también somos líderes en la incorporación de factores ESG en todos nuestros procesos de inversión, incluidas nuestras estrategias de deuda de mercados emergentes.

No tratamos únicamente con emisores de bonos soberanos. También trabajamos con nuestros competidores e instituciones multinacionales para desarrollar un enfoque de todo el sector que apoye y fomente una mejor gobernanza, más respetuosa con el medio ambiente y pensando en lo mejor para la sociedad. Porque esta es la mejor manera de mejorar el bienestar de la población en las economías emergentes y, al mismo tiempo, de aumentar el patrimonio de nuestros inversores. Y, simplemente, es lo correcto.

Artículo traducido al español, puede consultar el original aquí.