JP Morgan AM: «Es posible que EEUU siga creciendo por encima de la media en los próximos meses, sigue siendo nuestro mercado favorito»

  • 26-04-2019

  • 4 minutos

La gestora J. P. Morgan Asset Management ha presentado esta mañana sus perspectivas de mercado de cara al segundo trimestre de 2019 y se ha centrado en cuatro preguntas clave a las que los inversores tendrán que estar muy pendientes:

  • ¿Podrán extender los bancos centrales el ciclo?
  • ¿Revivirá el crecimiento el estímulo de China?
  • ¿Se verá el crecimiento de Europa favorecido por una aceleración en China o dominado por la política doméstica?
  • ¿Se reducirán las expectativas de los resultados empresariales?

En lo que respecta al posicionamiento de las carteras, Manuel Arroyo, Director de Estrategia de J.P. Morgan AM para España y Portugal, ha dejado claro que Estados Unidos sigue siendo el mercado favorito para la firma por cuatro motivos: mayor visibilidad macroeconómica, mayor crecimiento de las compañías, las valoraciones no son excesivas y existen elementos de calidad. También encuentran oportunidades de inversión en los mercados emergentes, tanto en renta variable como en renta fija.

Análisis macroeconómico global

Las caídas a las que asistimos en la última parte del pasado año dieron la voz de alarma a una posible recesión en 2019 pero según ha señalado Manuel Arroyo, las probabilidades de que asistamos a una recesión se han disipado con el rebote a comienzos de ejercicio. El deterioro de los datos macroeconómicos fueron los que provocaron esas pérdidas pero, de cada a los próximos meses, Arroyo espera una recuperación.

Uno de los aspectos positivos que señala el experto es el mercado laboral, se sigue creando empleo lo que significa una seña de identidad del crecimiento global. La clave, a partir de ahora, estará en la política fiscal y monetaria. En cuanto a la inflación, vemos como se ha recuperado a nivel global pero no la subyacente.

¿Cómo interpretar al mercado?

La primera cuestión que se plantea la gestora estadounidense es si los bancos centrales podrán extender el ciclo mucho más. Hasta ahora hemos visto como la Reserva Federal ha cambiado su discurso: reconoce una menor tasa de crecimiento pero afirma que la economía está sanada y el mercado laboral sigue siendo bueno. ¿Cómo interpretado todo esto el mercado? Para Manuel Arroyo lo que el mercado piensa es que el próximo movimiento de la Fed va a ser una bajada de tipos de interés pese a que el organismo ha anunciado que no tocará los tipos este año.

Dentro de la renta fija, el cambio en el discurso de la Fed ha provocado que la TIR del bono a 10 años estadounidense se mueva en un rango en lugar de subir como sería lo suyo. El hecho de que la Reserva Federal vaya a ser más lenta a la hora de subir los tipos de interés ha quitado presión en el mercado de deuda corporativa. Que dicho mercado crezca no supone en sí mismo un problema, lo que sí es preocupante es que los índices de investment grade se estén deteriorando. Arroyo advierte de un factor de riesgo en todo esto, en concreto, habla de un ‘muro de deuda’ que se aproxima, es decir, la necesidad de refinanciación que van a tener las compañías en los próximos tres años. Y es que, con el retraso en la subida por parte de la Fed, se está viendo deteriorada la deuda corporativa.

Inversión de la curva de tipos

El pasado mes de marzo vimos como la curva de rentabilidad de los bonos a tres meses y diez años se invirtió, desencadenando una oleada de titulares y nerviosismo entre los inversores. Si echamos la vista atrás, vemos como siete de las últimas ocho veces que se ha invertido la curva de tipos ha venido una recesión pero lo que la gente desconoce es que existe un retraso de dos años para que se materialice dicha recesión.

«Es posible que Estados Unidos siga creciendo por encima de la media en los próximos meses. Lo que sí está claro es que la situación hoy es mejor que hace tres meses».

Manuel Arroyo, Director de Estrategia de J.P. Morgan AM para España y Portugal

China

Hay que tener muy en cuenta que el crecimiento de China representa el 1% del crecimiento global y desde la gestora esperan que el país crezca un 7%. En el corto plazo, la incertidumbre con Estados Unidos por el conflicto comercial va a desaparecer, sostiene Arroyo, aunque está claro que la rivalidad entre ambos países, por ejemplo a nivel tecnológico, va a seguir estando.

Hasta ahora la manera que tenía China de crecer era relajando su política monetaria aunque las cosas han cambiado: el país ha decidido bajar los impuestos, una medida que va dirigida directamente al consumidor.

Europa

Aquí en el Viejo Continente no hay duda de que la relajación en el conflicto comercial entre los Estados Unidos y China beneficiará a Europa. La gran incertidumbre de cara a los próximos meses reside en el plano político: los populismos. Manuel Arroto apunta a que habrá que estar pendientes de este aspecto pero realmente no cree que vaya a cambiar el rumbo de la Unión Europea. Respecto al Brexit cree que será difícil ver apoyo por parte de Jeremy Corbyn, el líder de la oposición.

«Si se prorroga demasiado puede provocar un Brexit más duro por parte del partido conservador. El Brexit seguirá siendo una incertidumbre para la Unión Europea».

Manuel Arroyo, Director de Estrategia de J.P. Morgan AM para España y Portugal

Arroyo también ha querido dejar constancia de que el índice PMI ha mejorado en los países periféricos. Además, apunta a una divergencia entre el PMI de servicios fuerte y un PMI manufacturero que claramente se ha visto debilitado por la guerra comercial.

Respecto al consumo en Europa continúa siendo motivo de crecimiento, siendo Alemania el país que más contribuye al crecimiento global. El empleo también es bueno, señal de que la economía va bien.

Resultados empresariales

Vimos una relajación muy importante de las expectativas. Los resultados empresariales no están siendo espectaculares pero sí mejor de lo esperado, y eso está beneficiando al mercado, concluye el experto.