Perspectivas económicas para este próximo 2019 por Julius Baer

  • 20-12-2018

  • 4 minutos

El equipo de expertos del banco privado suizo, Julius Baer, ha querido mostrar cuáles son sus perspectivas para los mercados en 2019. Y aquí podemos ver su comentario, en el que no solo muestran su visión global, también dejan ver su opinión sobre la evolución de España, mencionando su preocupación por la incertidumbre política en Cataluña.

La economía mundial ya ha dejado atrás sus tasas de crecimiento más altas, mientras que la inflación previsiblemente subirá. Eso erosionará aún más el apoyo que prestan los grandes bancos centrales. Por lo tanto, los inversores tendrán que adaptar su posicionamiento y adoptar una postura más activa.

El reto para los inversores en renta variable será conseguir plusvalías, mientras que los inversores en los mercados de bonos tendrán dificultades para preservar su capital. Respecto a la valoración de la bolsa española, creemos que al igual que ocurre con el resto de la zona euro, la valoración es atractiva por lo que no descartamos que se produzca una sólida recuperación en los próximos meses.

Las cuatro cuestiones a vigilar en 2019 desde un punto de vista global

Adaptar la cartera a medida que suban los tipos de interés
La renta variable de los mercados desarrollados sigue impulsando la rentabilidad

El crecimiento del mundo desarrollado goza todavía de buena salud y el ciclo económico todavía no ha terminado.La inflación golpeará y tirará al alza de los rendimientos

Aprovechar las tendencias de futuras generaciones en la cartera. Transformación digital: desde las TI hasta el mercado de masas

La innovación digital está redefiniendo todos los sectores. La corrección reciente brinda puntos de entrada interesantes a algunas de las temáticas más atractivas

Encontrar un depósito de valor. La bolsa suiza es difícil de batir

Ante el aumento de los riesgos políticos y de mercado, la diversificación es cada vez más importante. La bolsa suiza ha demostrado reiteradamente que es un depósito de valor

Moverse con los mercados financieros 2019 va a ser un año para invertir de forma activa

El aumento de la volatilidad ha llegado para quedarse. Los inversores que no puedan o no estén dispuestos a seguir de cerca los mercados deberían recurrir a las soluciones de gestión activa

Y con respecto a España en particular…

Las exportaciones volverán a expandirse en 2019 en España. La demanda doméstica sigue siendo el principal motor del crecimiento de la economía española. Solida recuperación de la bolsa española en los próximos meses.

La diferencia entre 2017 y 2018 se originó en un cambio de régimen que va más allá de la naturaleza cíclica de los mercados financieros. De hecho, por primera vez en más de 30 años, parece que los rendimientos de los bonos han comenzado a subir definitivamente. Este cambio de régimen sale al encuentro de una comunidad inversora que no ha tenido nunca que lidiar con tipos de interés estructuralmente al alza en sus carreras. La última vez que los mercados de bonos pasaron de la deflación a la reflación fue, de hecho, en la década de 1950 (véase gráfico 1).

Gráfico 1: Régimen en los mercados de inversión – La marea ha cambiado

La última recesión oficial en EE. UU. fue en 2009 y los inversores se preguntan cuánto aliento le queda al ciclo actual. Al fijarnos en la dinámica de crecimiento e inflación, pensamos que 2019 terminará siendo un buen año de crecimiento y vendrá acompañado de riesgos al alza para las tasas de inflación.

El crecimiento toca techo y la inflación sube. ¿Está gestándose la estanflación?

En este sentido, el crecimiento toca techo y la inflación sube. ¿Está gestándose la estanflación? La respuesta es un rotundo no, la estanflación es un fenómeno bastante diferente (véase la explicación del término). Con un crecimiento de más del 3,5% y una inflación prevista de “solo” el 3,5% en 2019, la economía mundial no podía estar más lejos de la dolorosa estanflación que golpeó en la década de 1970. No obstante, estamos ante un entorno típico de final de ciclo. Adoptando una perspectiva a más largo plazo, consideramos que el entorno actual se parece bastante a la década de 1950, cuando los tipos subieron únicamente de forma moderada.

Perspectivas para España

La economía española ha conseguido sortear la desaceleración que se empieza a vislumbrar en la zona euro mostrando un crecimiento sólido que estimamos se sitúe al final del año en torno al 2.6%, ligeramente por debajo de la cifra del 3% registrada en 2017. La demanda doméstica sigue siendo el principal motor del crecimiento de la economía española compensando una cierta debilidad del sector exterior principalmente por el sector del turismo.

Para el 2019, esperamos una ralentización del crecimiento hasta el 2.3% basado en un menor consumo a medida que el ritmo de creación de empleo se desacelera y la inflación repunta por encima del 2%. En este sentido, creemos que los hogares no van a poder compensar las subidas de precios ya que la tasa de ahorro se encuentra en los niveles mínimos de la última década.

Las tensiones por el conflicto comercial entre EE. UU. y China han afectado especialmente a España

Las tensiones por el conflicto comercial entre EE. UU. y China han afectado especialmente a España que también ha sufrido una caída en sus exportaciones durante la primera mitad del 2018. Nuestra previsión, sin embargo, es que las exportaciones vuelvan a expandirse en 2019.

Asimismo, esperamos que el déficit presupuestario se contraiga de nuevo hasta alcanzar el 2.7% en 2018 y al 1.5% para el periodo 2019-2023. Así estimamos que la deuda pública española siga mejorando para situarse a niveles del 84% a final de 2023. Desde el año 2013 la balanza por cuenta corriente ha mejorado de forma sustancial y estimamos que acabe el 2018 con un superávit del 1%.

Nos preocupa a corto plazo la incertidumbre política en Cataluña

Respecto a los posibles riesgos, nos preocupa a corto plazo la incertidumbre política en Cataluña que sigue sin resolverse y que está afectando a las inversiones previstas. Por otro lado, el panorama político nacional con un gobierno en minoría y un parlamento enormemente fragmentado también genera cierta incertidumbre a corto plazo y no descartamos que haya un adelanto electoral. Respecto a la valoración de la bolsa española, creemos que al igual que ocurre con el resto de la zona euro, la valoración es atractiva por lo que no descartamos que se produzca una sólida recuperación en los próximos meses.