La compleja interpretación del crecimiento del PIB

  • 24-10-2018

  • 4 minutos

Recientes dificultades en la zona euro

La zona euro se ha enfrentado a una serie de dificultades durante numerosos meses, que van desde tensiones comerciales por un Brexit aún sin resolver, hasta problemas en países emergentes vulnerables así como especialmente a una situación complicada en Italia. Hasta la fecha, ninguno de estos riesgos se ha materializado con una magnitud suficiente como para descarrilar la recuperación de la eurozona. Sin embargo, ante estos altos niveles de incertidumbre, el crecimiento se desaceleró en el primer semestre, más allá de la normalización esperada después de un muy buen año 2017.

Ha sido difícil interpretar la desaceleración del crecimiento observada en el primer semestre de este año de casi la mitad (en porcentaje) por trimestre; desde una media de 0.7% por trimestre hasta un 0.4% escaso, especialmente porque no hubo grandes impactos. La economía mundial se ha desacelerado este año, si bien no tanto, y aunque las tensiones comerciales han ido en aumento, el impacto en la zona euro ha sido moderado durante esta etapa. Asimismo, los indicadores avanzados de las encuestas de coyuntura, como pueden ser los índices PMI y el sentimiento económico de la Comisión Europea no han reforzado la desaceleración expresada por los datos del PIB durante la primera mitad del año.

Dificultad por parte del Eurostat para estimar el crecimiento durante las fases de expansión

De hecho, el Instituto Eurostat acaba de revisar (moderadamente) al alza los datos del PIB para el primer y segundo trimestre de 2018; Este fue también el caso en 2017, las revisiones del PIB fueron significativas el año pasado (varias décimas). Aún no lo son para el 1S de 2018, pero observamos una cierta dificultad por parte del Eurostat para estimar el crecimiento durante las fases de expansión. Hemos notado asimismo que dado que el Eurostat publica una estimación «flash» del crecimiento (de alguna manera equivalente al PIB «advance» de EE. UU.), parte de la información que falta en el momento de esta primera estimación se incluye cuando está disponible pero con un cierto retraso (más o menos largo).

Los datos del PIB en la zona euro para el segundo trimestre se han revisado desde un escaso 0,4% (+ 0,385%) hasta un poco más de 0,4% (0,4494%), ligados a una revisión más modesta para el primer trimestre ahora sugiere (si el crecimiento se mantiene de media en 0.4% en el 2S), que el crecimiento del PIB se mantendrá por encima del 2% o del 2.1% precisamente, en línea con nuestro escenario. La experiencia reciente y un desajuste relativo entre los indicadores avanzados y los datos reales de la economía sugieren posibles revisiones al alza del PIB en los próximos meses.

Difícil lectura del PIB para el tercer trimestre

La difícil lectura del PIB para el tercer trimestre: los primeros datos reales agregados para estimar el PIB del tercer trimestre en la zona euro indican en este momento un ajuste al alza de alrededor del 0,4%, en línea con el ritmo observado en la primera mitad del año; sin embargo, existen importantes disparidades entre los principales países miembros, lo que hace que el resultado agregado sea más difícil de leer.

Francia: los resultados de la producción industrial para los meses de verano indican una recuperación significativa en el crecimiento en el tercer trimestre después de un rendimiento modesto registrado en el primer semestre. Esta recuperación en la actividad se debe principalmente a una reversión de los factores negativos que pesaron sobre el crecimiento en el segundo trimestre (huelgas, condiciones climáticas excepcionales que afectaron al sector energético …) y un fuerte aumento en las matriculaciones de automóviles, debido a un cambio de las normas de la UE el 1 de septiembre.

Además, podemos esperar un aumento adicional en el poder adquisitivo a través de medidas fiscales más favorables (reducción del impuesto a la propiedad para ciertos hogares y menores contribuciones a la seguridad social), que deberían apoyar el consumo de los hogares, ya bien posicionado después de 2 buenos meses de verano. El crecimiento del PIB de alrededor del 0,6% al 0,7% en el tercer trimestre parece factible, dejando un crecimiento del 1,6% para 2018.

Alemania: los resultados de la producción industrial durante los meses de verano se vieron afectados por perturbaciones en el sector del automóvil; los datos mensuales en Alemania en julio / agosto son tradicionalmente difíciles de interpretar. Más allá de esta debilidad temporal, que debería pesar sobre el crecimiento del PIB en el tercer trimestre, la actividad se aceleraría nuevamente a finales de año, respaldada por una demanda interna sólida. En general, se espera un crecimiento de alrededor del 0,4% de media en la segunda mitad, dejando un crecimiento del 1,8% para 2018.

Italia: a pesar de un repunte significativo en agosto, la producción industrial sigue siendo débil; Sin embargo, las encuestas de coyuntura en septiembre se están recuperando, particularmente en el sector manufacturero. Por supuesto, la situación en Italia sigue vinculada a las incertidumbres con respecto al presupuesto y sus consecuencias financieras. En esta situación, mantenemos nuestras previsiones de crecimiento modesto para la segunda mitad del año, con un 0.2% de media, dejando el crecimiento en 1.1% para 2018.

España: los datos sobre la producción industrial siguen siendo positivos, al igual que el mensaje de las encuestas económicas. Se espera que el PIB mantenga un ritmo del 0.6% en el segundo semestre, dejando un crecimiento de 2.7% para 2018.