La creciente importancia de la gestión alternativa – RKS Management

  • 19-06-2018

  • 3 minutos

Los primeros meses del 2018, al igual que el 2017, han sido períodos muy favorables para los mercados financieros a pesar de la alta volatilidad y vaivenes de los mismos. Echando la vista atrás, las inversiones que tradicionalmente hemos conocido como las más seguras y estables (dividendos procedentes de las acciones, los bonos, los depósitos, etc.), ya no pueden ofrecer, en muchos de los casos, ni los retornos alcanzados en otras épocas ni la transparencia y seguridad que necesitamos.

En un contexto cada vez más globalizado y sofisticado, es imperativo poder anticiparse a aquellas situaciones adversas que se puedan presentar, analizando todos los riesgos y oportunidades que un producto de inversión pueda ofrecer.

Tras lo acontecido durante la crisis financiera de 2008, los mercados han identificado la necesidad de buscar opciones de inversión adicionales y de incentivar las inversiones alternativas para sus clientes como una manera de minimizar los riesgos inherentes a las inversiones de renta fija y de renta variable.

Es cierto que todavía existen inversores que piensan que estas inversiones alternativas están estrictamente acotadas y definidas, pero este no es el caso ya que las mismas pueden englobar activos tan dispares como:

  • Arte y antigüedades: este tipo de activos, que se comercializan a través de subastas por sus especiales características, suelen aumentar su valor debido a factores artísticos o históricos, o bien por su escasez o por el mero paso del tiempo.
  • Activos inmobiliarios: tras su hundimiento en 2008, el mercado inmobiliario está resurgiendo con fuerza y presenta atractivas opciones de compra que pueden llevarse a cabo de diferentes formas como la compra directa de inmuebles en rentabilidad o a través de vehículos de inversión, ya sean fondos o sociedades.
  • Energías renovables: dado el elevado capital necesario para la puesta en marcha de este tipo de plantas, la inversión en este tipo de productos suele requerir de la participación de inversores adicionales y/o apalancamiento financiero que, al igual que ocurre con el sector inmobiliario, se caracterizan por conseguir su rentabilidad a más largo plazo.
  • Inversiones en materias primas: Ya sea físico, a través de ETFs, Certificados de Depósito o de fondos de inversión, nos encontraremos con el dilema sobre su mantenimiento en la cartera a largo plazo o por el contrario aprovechar a corto plazo los movimientos al alza o a la baja.
  • Otro tipo de inversiones alternativas son los “domainers”, que orientan su cartera de inversiones a los ámbitos de activos de propiedad intelectual, las criptodivisas, blockchain, …

Las inversiones alternativas aportan una gran diversificación a las carteras de inversión, dando al mismo tiempo un buen impulso a los rendimientos. Si bien en el pasado muchas de estas operaciones de inversión alternativa se realizaban casi exclusivamente por inversores institucionales y grandes fortunas, hoy en día, y gracias a que la industria de servicios financieros ha facilitado la creación de diferentes vehículos de inversión, las operaciones de inversión alternativa han entrado en el círculo de los pequeños inversores cualificados que desean buscar una rentabilidad más atractiva para sus inversiones, reduciendo, inclusive, la volatilidad de sus carteras.

Consultoras especializadas en inversión alternativa

Siguiendo esta línea de necesidad cada vez más real y demandada por parte del mercado, nacen consultoras independientes especializadas, como es el caso de RKS, que permiten el acceso a sus clientes a productos de inversión alternativa con rentabilidades atractivas y constantes, siendo el sector inmobiliario una clara apuesta. En el caso de RKS, la estrategia se centra en la búsqueda y transformación de activos ilíquidos en inversiones con gran potencial de crecimiento y rentabilidad, de acuerdo a las oportunidades que el mercado ofrece. El secreto de estas gestoras, tipo boutique, estriba en la innovación, involucración, el buen hacer, expertise y control de costes del equipo gestor.

Un ejemplo claro de esto es el Fondo de Inversión Alternativa lanzado en 2016 por RKS Management denominado RKS Real Estate, que está gestionado por Henry Gallego, especialista en estructuraciones de esta índole. Creado bajo la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativa (AIFMD por sus siglas en inglés), ha conseguido, de forma única, vehiculizar los derechos de alquiler de los usufructos de los activos inmobiliarios residenciales con opción preferente de compra.

Los fondos inmobiliarios tradicionales, debido a sus elevados costes, alta correlación con el mercado y mayor volatilidad, se han reducido notoriamente y se distancian de este nuevo tipo de fondo. Innovación, creatividad, transparencia y tranquilidad son ingredientes fundamentales para quitar el mal sabor de boca que la burbuja inmobiliaria pasada dejó en muchos inversores. Este nuevo tipo de fondo, en su forma alternativa de gestionar, no sólo ha conseguido estar en positivo siempre desde su creación en 2016 sino que ha dado cabida a un nuevo inversor que busca rentabilidades más lineales y constantes desde el primer momento de su inversión.