Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

La salud es lo primero: AB – International Health Care Portfolio

  • 20-07-2020

  • 2 minutos

Algunos inversores piensan que comprando fondos tecnológicos de gestión activa (dadas sus rentabilidades superiores) y fondos índice vinculados al S&P500 están diversificando su cartera; pero nada más lejos de la realidad, dado el peso que han adquirido las famosas FAANG que están presentes en la mayoría de fondos y ETFs bien sea de crecimiento, valor o GARP.

La tentación siguiente para diversificar la cartera es comprar aquellos fondos con una mayor rentabilidad reciente en sectores como biotecnología pura y dura dadas sus rentabilidades y posicionamiento cara a los avances médicos de la pandemia.

A mi no me parece una mala opción si el inversor es consciente de la elevada volatilidad de este sector y de su correlación con los fondos tecnológicos.

¿Por qué invertir en el sector salud?

El gasto en salud no para de crecer en términos absolutos y relativos en relación a cualquier magnitud y es que vida solo hay una.

Dentro del sector salud otros fondos que creo sirven tanto para obtener una rentabilidad a los índices globales, en general, como para diversificar carteras en un sector que últimamente aúna tanto crecimiento como estabilidad por su carácter defensivo y con menor correlación con la tecnología clásica.

Uno de estos fondos que cumple estas característica el de la gran gestora norteamericana AllianceBernstein.

Analizando AB – International Health Care Portfolio

Y es que parte de su cartera está formada por subsectores como los de aparatos periféricos y equipos médicos, que ayudan a reducir costes de hospitalización y gastos para las arcas públicas, así como por empresas que fabrican e investigan desde medicamentos de un simple constipado hasta temas oncológicos.

El ordenador Vinci se populariza como la espuma, al igual que otras tecnologías disruptivas. El uso de datos, inteligencia artificial , redes neuronales, inciden más que nunca nuevos enfoques para el tratamiento de enfermedades como nos ha demostrado la pandemia. Los ordenadores ya hacen análisis patológicos con mayor felicidad que el ojo y diagnóstico humano.

Ahora que todo el mundo está intentando averiguar qué empresa de las miles cotizadas del sector descubrirá la vacuna de la pandemia, el fondo se focaliza no en predecir los avances de la ciencia médica (esto se parece a comprar opciones), si no en negocios con altos retornos de capital y fuertes tasas de reinversión.

La construcción de la cartera se basa en reducir el riesgo a la baja, buscando retornos consistentes en el largo plazo independientemente del ciclo cambiante de la economía. El sector ha sido uno de los pocos que muestra estabilidad y hasta crecimiento en los resultados y en el que las empresas confirman previsiones. No es de extrañar que, junto con tecnología, sea el sector más sobreponderado en las carteras.

El mercado lo reconoce y por eso la salud bate al MSCI World en siete puntos.

Veamos algunos datos de AB – International Health Care Portfolio y su comportamiento absoluto y relativo: