La sostenibilidad como medida de calidad al seleccionar compañías

  • 20-03-2019

  • 2 minutos

Las estrategias de inversión basadas en la selección activa de valores se han visto presionadas en los últimos años por el crecimiento del mercado de productos de gestión pasiva. Creemos que el valor de las estrategias de gestión activa radica en la habilidad del gestor en seleccionar valores de alta calidad expuestos a un crecimiento estructural, integrando en el análisis fundamental los riesgos y oportunidades medioambientales, sociales y de gobernanza corporativa interactuando activamente con las empresas para impulsar la mejora.

En cuanto a la calidad, buscamos empresas con una gestión y gobernanza sólidas; balances robustos; alta rentabilidad de capital invertido; y con un modelo de negocio con barreras de entrada altas que lo protege de sus competidores.

“La sostenibilidad es una herramienta vital para identificar las compañías del futuro”.

Razones para usar la sostenibilidad para seleccionar compañías

Basándonos en nuestro largo historial incluyendo los factores de sostenibilidad en nuestro proceso de inversión, como en nuestra estrategia de BMO Responsable Global Equity, hay tres razones por las que creemos que estos factores van de la mano con la calidad:

  • Señal: un componente clave en la evaluación de la calidad de una empresa es hacer una evaluación sobre las aptitudes y actitudes de la administración y la junta directiva. ¿Están los directivos de la empresa pensando estratégicamente en el futuro a largo plazo, o simplemente se centran en los próximos resultados trimestrales? ¿Están considerando los factores más amplios que podrían impactar el negocio o están perdiendo la perspectiva? Si vemos una empresa con un enfoque claro y visión de futuro, con una estrategia de sostenibilidad y con un equipo directivo bien construido, nos hace pensar que puede tratarse de una empresa con control sobre su propio destino.
  • Potencial de crecimiento: siempre buscamos compañías con una ventaja competitiva, que puedan obtener una rentabilidad que exceda cómodamente su coste de capital y cuyos productos y servicios estén bien diferenciados de los de sus competidores. Vemos factores como la atención médica, la transición energética, la eficiencia de los recursos y la tecnología limpia como factores clave del crecimiento estructural a largo plazo. Creemos que estos factores están estrechamente relacionados con empresas que pueden ofrecer soluciones a los crecientes desafíos de sostenibilidad del planeta y que tienen la capacidad de seguir ofreciendo alfa a los inversores.
  • Gestión del riesgo: existen numerosos ejemplos en los que los accionistas han visto su inversión mermada debido a un fallo en la administración de los factores ASG. Fallos en la ética corporativa, disputas laborales y catástrofes medioambientales pueden amenazar la misma existencia de una empresa. Creemos que las compañías que son conscientes de los riesgos, y que toman acciones proactivas para gestionarlos, son atractivas para los inversores que buscan construir una cartera con menor exposición a la volatilidad a la baja.

Aprovechar al máximo estas señales requiere un análisis de ASG bastante más complejo que una simple Due Dilgence. Creemos que, si bien los datos pueden proporcionar un punto de partida útil, el papel de los expertos internos, como nuestro equipo de inversión responsable formado por 16 miembros, es fundamental para interpretar esta información y comprender hasta qué punto la sostenibilidad está realmente integrada en el negocio de la empresa. El diálogo con las empresas es también una parte fundamental de nuestro análisis y nos ayuda a construir una visión integral de las compañías que forman parte de nuestras carteras.