Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

La lucha contra el cambio climático se intensifica con el COVID-19

  • 20-08-2020

  • 2 minutos

La pandemia ha supuesto un impulso para «reconstruir» las sociedades y las economías poniendo el cambio climático en el centro. La creciente conciencia del medio ambiente y los cambios regulatorios han hecho que la inversión en el clima sea la nueva norma para los inversores.

cambio climático covid 19

A medida que nuestra sociedad y economía se mueven hacia un nuevo modelo económico bajo en emisiones de carbono, un número creciente de inversores se preguntan cómo pueden alinear su cartera con los cambios necesarios y al mismo tiempo mantener sus objetivos de inversión a largo plazo.

Nuestra estrategia invierte en compañías que están ya preparadas para tener éxito en una economía baja en carbono

En UBS AM abordamos el cambio climático como un problema sistémico, mirando la economía de manera global para encontrar líderes en el cambio climático.

Invertimos en empresas a nivel global que tienen un valor atractivo y que, además demuestran liderazgo en tres categorías: mitigación del clima (empresas que abordan sus propias operaciones), adaptación al clima (productos y servicios que proporcionan soluciones para un futuro con bajas emisiones de carbono) y transición climática (empresas que transforman sus modelos de negocio).

La cartera tiene una exposición muy significativa a temas ambientales, pero aborda el cambio climático como una cuestión sistémica, lo que permite la construcción de una cartera diversificada con una baja huella de carbono.

«Abordar el cambio climático como una cuestión sistémica»

Cuando pensamos en el desafío que supone el cambio climático, estamos mirando la economía de una manera holística, analizando el cambio en todos y cada uno de los sectores de actividad. Esto supone encontrar empresas líderes en tecnologías de eficiencia energética, como la movilidad inteligente y la agricultura de precisión, que tienen el potencial de transformar el medio ambiente. También buscamos invertir en empresas productoras de energía que estén transicionando hacia un modo bajo en carbono.

Los inversores pueden marcar la diferencia si se centran en sectores que son actualmente emisores de carbono pero que tienen una estrategia clara para pasar a perfiles climáticos significativamente más favorables. Estas compañías reconocen la necesidad de cambiar los inversores pueden apoyar la transición hacia un mundo con menos emisiones de carbono.

De hecho, es de vital importancia que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) disminuyan drásticamente para hacer frente con eficacia a los riesgos del cambio climático y el calentamiento del planeta.

Evolución gases efecto invernadero ubs

Sin embargo, en ocasiones, los deseos de los inversores para impulsar una economía baja en carbono se han visto limitados por la falta de datos sobre el material climático, ya sea por falta de divulgación de las empresas o por la incapacidad de vincular la estrategia de inversión a los resultados del modelo climático.

No obstante, los datos están mejorando gracias a una mayor divulgación y a los esfuerzos de organizaciones como el Task Carbon Forced Disclosure (TCFD); sin embargo, desde el ámbito inversor no podemos permitirnos esperar los datos perfectos.

Por consiguiente, en UBS AM estamos aprovechando una combinación de modelos climáticos propios

Por un lado un modelo cuantitativo –ClimateAware Glide Path– que compara la tendencia de la huella de carbono de la compañía en relación a la reducción de emisiones requerida por el escenario de calentamiento global de 2 grados, estimando así la probabilidad de que la empresa alcance esos objetivos. Por otro lado, una evaluación cualitativa del perfil climático y ambiental de la empresa, potenciada por nuestra actividad de engagement.

Estamos convencidos de que una combinación de análisis profundo y engagement empresarial activo puede ayudar a cambiar el perfil ambiental del mundo a mejor.