Mark Munro (Aberdeen): «Puede haber una oportunidad de hacer dinero en el mercado de crédito en los próximos meses»

  • 22-03-2019

  • 4 minutos

Mark Munro es gestor del fondo Total Return Credit Fund de Aberdeen Standard Investments y está convencido de que los bonos corporativos pueden ser una buena opción para los inversores en los próximos meses. En una entrevista con RankiaPro, el experto nos comenta su visión de la economía y de esta clase de activo.

Entrevista a Mark Munro, Aberdeen Standard Investments

¿Cuál es su visión sobre la situación económica?

A nivel global prevemos un crecimiento más lento, sobre todo en Estados Unidos. También estamos viendo un menor crecimiento en China y en Europa en los próximos meses. No es un gran escenario económico, pero la parte positiva es que los inversores son conscientes de esta circunstancia. La cuestión será responder a la pregunta: ¿cuánto va a empeorar?

¿Cree que es posible una recesión?

No. No vemos una recesión. No creemos que se vaya a producir una recesión en Estados Unidos este año y tampoco la prevemos el año que viene. Pero vamos a vigilar los datos. En cuanto a Europa, la desaceleración de la economía está siendo fuerte en países como Alemania y en el Reino Unido.

Los indicadores con los que trabajamos, tanto internos como externos, pronostican un porcentaje de recesión del 45% este año. En ese porcentaje influyeron tanto los tipos de interés, que son un factor muy importante en este modelo así como las fuertes caídas del S&P a finales del pasado ejercicio, aunque ahora estamos viendo un comportamiento contrario con la recuperación de las bolsas, del crédito y del high yield, con lo que esperamos una rebaja de ese porcentaje.

Si los mercados vuelven a tocar máximos y la FED sube tipos a finales de este año, volverán a verse presionados y se discutirá si se produce una recesión en los próximos doce meses.

Los bancos centrales ya no son un riesgo: geopolítica, brexit, guerra comercial, elecciones. ¿Cuál es el principal?

Hay dos factores que vigilamos. El primero son los beneficios empresariales, que están muy ligados con la macro. En nuestra opinión, seguirán bajando este año y esto es algo muy importante para nosotros en el mercado de crédito.

Por otro lado, si el año pasado algunos eventos políticos fueron muy negativos para el mercado: brexit, Italia… este año todo parece que va algo mejor y podría ocurrir, incluso, que los mercados estén siendo algo complacientes.

En el caso de las relaciones entre Estados Unidos y China, el presidente Donald Trump ha mostrado que tiende a ser más agresivo cuando los mercados suben y que cuando el S&P 500 o el Dow Jones bajan, suele retroceder en sus posiciones. Creo que esto tiene sentido y que lo seguirá haciendo.

En general, creo que el factor político no va a ser tan negativo como el año pasado.

Algo de lo que no hemos hablado es el final del QE en Europa. ¿Cómo está afectando al crédito?

En general, creo que el QE ha generado algo de complacencia entre los inversores, ya que se han acostumbrado al respaldo del banco central y a que hubiera demanda de bonos, ya fuese de estados o de compañías. Por eso creo que cuando el año pasado se conocieron algunas malas noticias, se produjo un movimiento agresivo en los precios. Los spreads de los bonos europeos con grado de inversión parecen que están baratos con respecto a su media histórica, pero los diferenciales son más amplios que cuando comenzó el QE.

En nuestra opinión el QT (Quantitative Tightening) no va a tener el mismo impacto que el QE porque es un proceso más lento, menor y necesita de más tiempo para que se produzca. Eso sí, la eliminación de las políticas monetarias expansivas va a generar una mayor volatilidad.

Pero una vez que la FED ha dicho que podría rebajar el ritmo de reducción de su balance, los inversores vuelven a ser más complacientes con los mercados. Por otro lado, en Europa los diferenciales ya han puesto en precio este QT (contracción monetaria).

¿Por qué un escenario de menor crecimiento es un buen momento para invertir en crédito?

El escenario perfecto para invertir en crédito, particularmente en bonos con grado de inversión, es una economía que no esté demasiado recalentada ni demasiado fría. Así que, si una economía está creciendo alrededor del 2,5% en Europa o el 3% estaríamos en un escenario inflacionario, lo que implicaría que los bancos centrales tendrían que intervenir para reducir el calentamiento.

En una economía con un crecimiento por debajo del 0,5% o negativo, estaríamos en un entorno menos positivo para el mercado de crédito, por lo que la selección de activos es importante y hay que tener cuidado con el high yield.

Tengo la sensación de que el crecimiento en Europa tiende a 0. Pero hay que ver que en este entorno, la rentabilidad el bund, o del bono del tesoro español, en general con los bonos del tesoro europeos, se ha reducido y los inversores tienen la sensación de que el BCE no va a subir los tipos, no hay tanta inflación. Y de repente en este contexto, los inversores están volviendo a buscar rentabilidad, carry… todo lo bueno que ofrecen los bonos corporativos. Además, desde una perspectiva histórica, la valoración nos muestra que los spreads en Europa no están caros en el grado de inversión. Es más, las valoraciones son más atractivas de lo que lo eran hace un año.

Si nuestra visión macro es muy negativa, el high yield podría ser demasiado volátil. Pero si estás convencido de que no va a haber recesión en Estados Unidos, puede haber una oportunidad de hacer dinero en el mercado de crédito en los próximos meses. Una de las cosas que nos muestra la historia, sobre todo en Estados Unidos donde los registros son más largos, es que es muy difícil tener dos años consecutivos de rendimientos negativos en el crédito. La única vez que ocurrió fue en 2007 y 2008, en plena crisis financiera.