Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Marta Díaz-Bajo de atl Capital – Selector del mes

  • 05-05-2020

  • 4 minutos

Os presentamos a Marta Díaz-Bajo, Socia y Directora de Análisis de Fondos de atl Capital. Con más de 20 años de experiencia en el sector, se incorporó a la entidad en 2008 como Directora de Estrategia de Productos y Marketing. Con anterioridad, fue Directora de Formación en Morgan Stanley y también estuvo trabajando en firmas como AB Asesores y MEFF. Marta Díaz-Bajo es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid.

Entrevista a Marta Díaz-Bajo, atl Capital

¿Qué te hizo decidirte por el sector financiero? ¿Tenías alguna otra vocación?

Cuando era adolescente quería ser periodista, pero mi padre me dijo que pensara en estudiar algo “con más salidas”, era típico que te dijeran algo así en esa época. Y a juzgar por lo que dice Jordi Sierra i Fabra en su emotivo video “leer me salvó la vida” deben decirlo todavía en ésta. Pero ahora creo que solo hubiera podido ser tertuliana, porque tiendo a hablar demasiado y a interrumpir. Así que a mi padre le agradezco haber tenido fácil por dónde salir y finalmente mi trabajo se ha convertido en algo que disfruto un montón, quizás por eso que dijo mi buen amigo Juan Rodríguez de que ser feliz no consiste en hacer lo que te guste sino que te guste lo que haces.

También es verdad que desde la universidad, todo lo relacionado con mercados y productos financieros era lo que más me llamaba la atención. Unas prácticas relacionadas con mercados financieros y la comparación con otras en el campo de la auditoría, acabaron por determinar mi decisión. Así que como casi todo en la vida, hay una parte de azar y otra de elección.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta es que no dejo de aprender. Incluso he tenido que desarrollar en cierta medida la habilidad de saber preguntar, escuchar y contrastar (algo similar al periodismo al que me quería dedicar).

Lo que menos me gusta es la ingente cantidad de información que nos llega, demasiada en mi opinión. Es verdad que se nota un esfuerzo por racionalizar/personalizar los emails de algunas gestoras, pero en general sigue habiendo un volumen ingente de cosas para leer y productos para mirar.

¿Cuáles son tus aficiones?

Leer, ver cine y series, viajar (de momento habrá que viajar con la imaginación…).

De cara a los próximos meses, ¿qué retos tenéis en atl Capital?

Atraer nuevos clientes, los que tenemos están contentos, señal de que hacemos las cosas bien. Así que nuestro reto es tener muchos más clientes a los que asesorar y que en el futuro sus inversiones les ayuden a cumplir sus objetivos.

Dentro del proceso de selección de fondos, ¿qué tarea es la que consume la mayor parte de tu tiempo?

La mayor parte del tiempo, aunque lo más útil es analizar qué valor aporta cada producto por sí mismo y cómo contribuiría dentro de una cartera, es ver en qué invierten, por qué y cómo, es lo más importante. Los riesgos y el tipo de control, también.

Las reuniones con algunas gestoras pueden ser largas y a veces no totalmente provechosas si finalmente lo que ofrecen ya lo tienes cubierto o no mejora tu selección. Pero por otro lado, a veces descubres cosas en las que no habías pensado que pueden ser interesantes. Así que hay que buscar el equilibrio.

¿Cuáles son las premisas para elegir un buen fondo de inversión?

Depende del tipo de fondo. Usamos diferentes métodos en función del tipo de fondo. No es lo mismo un fondo de renta variable donde el inversor suele asumir mejor el riesgo que un fondo de renta fija. En los fondos con mucha renta fija, el proceso de selección tiene que ser mucho más exhaustivo. A mi modo de ver son mercados más complejos en su negociación. Existen muchos más tipos de bonos que de acciones y a esto hay que añadir que suelen suponer la mayor parte de la cartera de un inversor mixto o conservador.

En un entorno de bajos tipos, que parece que se mantendrá por mucho tiempo, este tipo de fondos seguirá siendo el que nos lleve más tiempo. Y sobre todo, si queremos seguir teniendo el control de donde invierten (riesgo de crédito, duración, divisa de emisión, sector, etc.). Podemos ceder una parte de la cartera a gestores flexibles, pero no la mayoría, porque perderíamos en parte el control. Aunque nos informen con mucho detalle del posicionamiento y sepamos su intención, no podemos influir en las decisiones de cambios.

En el caso extremo y ha pasado algo así, se podrían tener dos fondos flexibles que históricamente han tomado buenas decisiones pero que encaran la siguiente etapa con una posición contraria. ¿Qué sentido tiene tener unas carteras que se anulan? Y, sobre todo, ¿qué sentido tiene si tu comité de inversión tiene clara su visión?

¿Cuál es el principal criterio de un selector para sacar un fondo de la lista de compra?

Que no haga lo que ha dicho que iba a hacer. Si es un fondo muy dependiente del equipo gestor que se vaya o que cambie la filosofía de inversión.

¿Qué fondos crees que lo van a hacer mejor en el entorno actual?

Los que inviertan en las compañías menos afectadas por el parón económico o incluso beneficiados como los que invierten en el sector salud. También los que inviertan en China y, en general Asia, que ya está más avanzado en la salida de la pandemia. Como idea nicho un fondo de salud centrado en Asia, podría ser una buena idea de inversión.

Hay otras tendencias que de beneficiarán, como la ciberseguridad, el Fintech y la tecnología y digitalización de la salud. Cada una por separado podría ser arriesgada, pero en algún fondo que las combine con un buen equilibrio entre el potencial de futuro y su consolidación actual, puede ser la nueva forma de invertir a nivel global.

¿Podrías decirnos alguna inversión alternativa con elevado potencial a largo plazo?

Los fondos de Real Estate porque han sido muy castigados y no han recuperado. Los de préstamos, pero con cuidado de que tengan suficiente diversificación en emisores y sectores. Pero en ambos casos el porcentaje en cartera debe ser adecuado.

¿Dónde te ves dentro de diez años?

Donde me lleve la vida, sea lo que sea, lo disfrutaré.