Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Más rápido que una veloz bala (de plata)

  • 05-09-2019

  • 3 minutos

La plata ha sacado provecho de la subida del oro, superando nuestras proyecciones y dejando atrás la fase de pesimismo que padecía durante los primeros cinco meses de 2019. Tras haber revisado al alza nuestras proyecciones sobre el oro, también lo hemos hecho en dirección idéntica con nuestras estimaciones del precio de la onza de plata para el segundo trimestre de 2019, pasando de los 16,5 dólares la onza a los 17,05 dólares la onza. Sin embargo, para finales del tercer trimestre de 2019, la plata podría marcar un pico mucho mayor aún, a la altura de los 19,90 dólares la onza. Es por ello que, como resultado, vemos en ella una oportunidad táctica muy sólida a corto plazo.

Utilizando el enfoque descrito en nuestro informe de “Perspectivas de la plata: en la búsqueda de un destello”, trasladamos las proyecciones base del precio de la onza de oro, a las proyecciones del precio de la plata. Esto hace que incorporemos la fuerte correlación que el precio de la plata mantiene con el del oro. Asimismo, tal como hemos publicado en el informe de las “Perspectivas de la plata para el segundo trimestre de 2020”, mantenemos los mismos supuestos en el modelo. Aquí en eso último, sin embargo, debe tenerse en cuenta que la demanda industrial de la plata podría verse afectada por una continuación de las guerras comerciales, mientras que, en paralelo, es probable que el incremento de las inversiones en el sector minero provoque un aumento de la oferta de plata y los inventarios en las bolsas de futuros se mantengan en niveles amplios. Esto en parte describe por qué la plata podría contraer, para fines del período proyectado, parte de la apreciación que estaría obteniendo a corto plazo.

Gráfico 1: la estimación del valor de la plata

Fuente: el modelo de estimaciones de WisdomTree, los datos históricos de Bloomberg y los datos disponibles al cierre del 27 de agosto de 2019.

Recientemente la plata ha estado equiparando su valor al del oro, el cual ya venía apreciándose –inicialmente, más rápido que la plata-. La creciente demanda para estos activos “anti-frágiles” o defensivos, nace del deterioro de las perspectivas económicas globales surgidas a partir de la escalada de la guerra comercial y las posibles políticas que puedan surgir a raíz de ello. Claramente para los inversores, el oro ha sido el primer puerto de parada para el resguardo de sus carteras ante la amenaza de los peores escenarios posibles. Cabe observar, además, que si bien el oro es el metal precioso que tiene menos carácter industrial, es el más defensivo entre éstos. Sin embargo, el hecho de que el posicionamiento especulativo en los futuros sobre oro haya alcanzado récords históricos, algunos inversores están rotando hacia la plata, cuyo posicionamiento no es tan extremo.

En julio de 2019 la relación oro/plata alcanzó su mayor nivel desde 1993, mostrando lo barato que la plata estaba en términos relativos frente al oro. No obstante, en las últimas semanas, dicha relación ha caído marginalmente debido a la apreciación que la plata ha comenzado a tener. Si bien no creemos que el cociente se contraiga hasta su media histórica, es razonable asumir que podría caer hasta en una desviación estándar de la media. Esto sería consistente con las proyecciones que realizamos para el tercer trimestre de 2019, en las cuales vemos a la plata alcanzar los $19.90/oz y el oro los $1525/oz. De todos modos, hacia el final del horizonte temporal de las estimaciones, es probable que la relación oro/plata vuelva a subir a medida que las perspectivas de la plata vuelven a deteriorarse por sí mismas.

Gráfico 2: la relación de precio oro/plata

Fuente: Bloomberg, WisdomTree, con los datos disponibles al cierre del 27 de agosto de 2019

En el artículo «El oro podría subir a más de $1800/oz si los riesgos geopolíticos continúan elevados«, presentamos algunos motivos por los cuales el sentimiento hacia la onza de oro (medido a través del posicionamiento especulativo en los futuros sobre oro), podría continuar en los niveles elevados que actualmente presenta. En estas circunstancias, la onza de oro podría apreciarse a los $1800 durante el segundo trimestre de 2020. La plata por su parte, en un escenario consistente con lo anterior y asumiendo que los otros supuestos en el modelo se mantienen, se situaría en el entorno de los $21/oz.

Gráfico 3: las proyecciones del precio de la onza de plata en un escenario alcista para el oro

Fuente: Bloomberg, WisdomTree, con los datos disponibles al cierre del 27 de agosto de 2019

En resumen, aunque nuestras estimaciones apunten a que el oro continúa siendo el mejor instrumento de cobertura para los riesgos geopolíticos –y las políticas asociadas que surjan como respuesta de ello-, es probable que el mercado de la plata ofrezca una oportunidad táctica a corto plazo. La plata ya ha comenzado a avanzar fuertemente y su momentum a corto plazo podría seguir extendiéndose.