Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Medidas drásticas y disciplina de la población: claves para evitar la propagación

  • 26-03-2020

  • 2 minutos

Por fin, los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo han desplegado paquetes masivos de estímulo para proporcionar una amplia liquidez y evitar una recesión mundial. Independientemente de estas medidas, creemos que una recesión de «confinamiento» es inevitable. Gracias a nuestro enfoque defensivo de asignación de activos, las carteras de nuestros clientes han superado a la mayoría de nuestros competidores en un 6% de media.

Tres posibles escenarios

1. Optimista: las medidas tienen un efecto rápido, lo que hace que las órdenes de confinamiento se levanten antes de lo esperado.

2. Caso base: incluso si las medidas adoptadas por las autoridades (gobiernos y bancos centrales) comienzan a tener efecto, los titulares siguen dominados en gran medida por las malas noticias a medida que aumentan las tasas de mortalidad, el desempleo y las quiebras.

3. Pesimista: los efectos del virus son más prolongados y profundos, lo que hace que la confianza de los consumidores se vea afectada y que el resultado sea cercano a cero gastos de capital. Los adultos jóvenes se ven afectados más severamente de lo que se pensaba inicialmente.

A día de hoy, no creemos que el escenario optimista sea el más probable dado que los gobiernos occidentales tardaron más en responder e impusieron medidas menos estrictas que sus homólogos de Asia (por ejemplo, China, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur). El escenario pesimista tampoco es probable dado lo que hemos aprendido de China y Corea del Sur: la propagación del virus se puede frenar si se toman medidas fuertes, junto con la disciplina de la población.

Por consiguiente, actualmente creemos que el escenario del caso base es el más probable. Nuestra posición se puede resumir así: protección de activos con una perspectiva a largo plazo.

Movimientos en la cartera

Gracias a nuestro sólido proceso de inversión, el cual hemos estado aplicando durante varios años, redujimos nuestra exposición al capital y al crédito a principios de febrero y desde entonces hemos seguido reduciendo progresivamente la exposición al riesgo. Nuestra prioridad por ahora es seguir centrados en la preservación del capital y mantener los niveles de riesgo bajos.